Es el corazón un pájaro libertario. Viaja con sus alas entre la sangre, sobre los huesos y el complicado engranaje de nuestro cuerpo. Saben a gloria sus aleteos felices de los que siempre cae una pluma, y cual una bella durmiente, se aposenta en el lecho de la mente haciéndose recuerdo intenso e inolvidable...
Marinel.

sábado, 30 de julio de 2011

De una barrida...¡bruja!



Si me introduzco en mi mente, si  dejo la piel al aire, el corazón de paseo, o el alma de picos pardos, llego siempre algo confusa a la misma interrogante:
¿Hasta cuántas otras vidas soy capaz de vivir yo o vivir de aquí adelante?
Lo mismo voy de sirena burbujeando en el mar y rompiendo orientaciones de marineros fisgones, que voy desplegando alas lanzándome sobre el mar para comerme el pescado o ¡cómo no, ser un hada!,  una duende o una bruja que con la escoba se empuja para poder hacer magia.
¡Ay que suave ronroneo, casi risa la que nace de mis labios!
Veo la escoba que tan sólo barre el suelo y me viene a la cabeza derrochando la inventiva, una pira ya humeante, muchos rostros expectantes, hasta algunos cuchicheos:
¡Vamos, vamos dense prisa, tenemos ejecución de una bruja por la Santa Inquisición!
Caballeros rutilantes abrigados con jubón, aristocráticas damas de cofias y de chapines, el pueblo llano con sus capas desgastadas, más atrás hasta fulanas escondidas entre andrajos.
A la bruja deshacerse poco a poco, lentamente, quieren ver. Seguro que habrá alaridos, se resquebrarán sus huesos crepitando cuando les lleguen las llamas, su verruga en la nariz, que…por cierto… ¿Dónde está? Si es una mujer normal o eso parece… ¡Qué más da si ya lo han dicho los jueces!
Se la acusa de hacer magia, también de utilizar la escritura, ¡Oh Dios mío qué diablura! O quizá de enamorarse e incluso de amancebarse con hombre que atolondrado dejó su vida de lado, seguramente hechizado, míralo ahí sonriente ahora ya restablecido…seguro que no recuerda haber sido su querido…
Al fin la rondan las llamas, la mujer quiere gritar que ¡tan solo imaginaba, que todo esto no es cierto, ni tan siquiera verdad, que ella barría con su escoba la cocina, abrió la puerta mental e imaginó este ambiente medieval!

http://3.bp.blogspot.com/_VjwV1blkcCs/SZRri--lRkI/AAAAAAAAILU/__n9CVTjGgg/s400/Elphaba_by_dorihartley.jpg


 Lo peor no es sentir en exceso fuera y dentro de mis huesos, sino…
¡No ponerle solución!
¿Sabe usted cómo?
Yo no...

jueves, 28 de julio de 2011

En una noche estival...(brote sensual)

Devorada por las sombras, se dejaba desentumecer por los largos dedos nocturnos que acariciaban, casi lascivamente, su piel de suaves formas.
La cortina bailaba un lento con el aire cálido del estío. Se ahuecaba  delicada hacia el interior de la habitación. Ella la observaba laxa mientras sentía instalarse en su cerebro una música imaginaria, acompañante perfecta de caricias imaginadas, sentidas sólo por ella y su hospedada imaginación.
Levantó una mano parsimoniosamente, apretó el botón del mando de la mesita. El frío invernal del aparato que colgaba de la pared, cesó su rítmico vaivén.
Al poco, las gotas comenzaron a deslizarse por su cuello hacia sus senos, las notaba llegar, bordearlos, bajar después en dirección a su vientre, para desde allí viajar perezosas pero seguras al enredado y silencioso  valle del placer.
En el instante de la llegada, cuando el culmen iba apareciendo en el horizonte, el insoportable calor venció al deseo…


Tomó el mando desganada, apretó el botón, se dio media vuelta e intentó un acercamiento al sueño…



miércoles, 27 de julio de 2011

De rosas y pensamientos.


La jardinera las miraba una y otra vez. Observaba a la vez que dejaba discurrir los pensamientos por los vericuetos del cerebro. Intentaba decidir cuál tomar prestada a la tierra para decorar algún rincón de la casa, si cortar las dos, si ninguna.

Las dos eran preciosas.
Una le parecía algo más tímida, su color era como si el sol le hubiese regalado un atisbo de su fogosidad, su elegancia era incuestionable, su perfume delicado.
La otra aparecía radiante en su hermosura. Se le antojaba que ésta en las noches de luna llena, se había llenado de su blanca luz tiñendo su color original, difuminándolo. También aromática, su perfume era algo más fuerte como su presencia altiva y elegante.


Amarró un pensamiento que navegaba solo en su mente:
Como las personas, se dijo sin voz.
Nacidas en la misma tierra, compartían el misterio de la existencia, su fugacidad, ese período de vida indefinido e ignorado. Distintas en presencia, en aromas, en color y sin embargo hijas de la misma especie.  Una frente a la otra sin enfrentarse, sin dañarse, sin hábitos dañinos, sin otra pretensión que vivir el tiempo que les tocase hacerlo, de una forma sencilla, acompañándose, respetándose…
No, volvió a pensar la jardinera:
Las personas no son exactamente iguales. Ellas, (nosotros) tenemos las espinas alargadas, luchamos por todo, tenemos malas costumbres, no conocemos el conformismo o el respeto o …
Aquí se detuvo, miró la tijera, se levantó dirigiéndose hacia las rosas que parecían mirarla desde su quietud. Estaban a su merced
Las rozó delicadamente con sus manos, dio media vuelta y se marchó dejándolas enraizadas. ¡Estaba tan bonito ese rincón del jardín!
Prefiero ser rosa, decía mientras se alejaba...

lunes, 25 de julio de 2011

Párrafos azules.


Mecíala en sus brazos infinitos
Guardián se hizo de su piel
Inventó  una nana con sus besos
Despojó su cuerpo de delirios
La ternura los vistió.


El olvido fue paisaje fértil de suspiros
Comenzaron a rondarse el corazón
Alejaron lo efímero haciendo eternidades
Pintaron odios y maldades del color de la pasión.


Pasó el tiempo como un rayo
Truenos y lluvias avisaron
Otoños y veranos
Alguna primavera en el balcón
Algun invierno ralo.

Lo vio alejarse sobre el mar mecido por las olas
Quedó  en la orilla despidiendo sus húmedas pisadas
Se fue a dormir al horizonte que lloraba
Secándole las lágrimas  se durmió
La orilla de los sueños se secó.

Remilgada rehusaba comprenderlo
Sentía el tic tac del corazón
Dejándose la piel en los segundos
Las horas marchitaron la ilusión
Pasaron los minutos por su lado
Con ellos se perdio.

http://images.artelista.com/artelista/obras/big/2/2/3/9230141938210153.jpg

sábado, 23 de julio de 2011

Un cuento en la punta de los dedos.


...Existía un lugar, no muy lejos del asfalto, donde sin mucho recato hicieron al amanecer de un día; un entierro de postín. El responso fue muy rápido, cavaron sin miramientos para a la postre y al fin,  enterrar sin preámbulo y con prisa:
Ausencias, pesadillas, sudores y malhumores, soledades y pesares e incluyeron muy contentos, todos aquellos momentos  productores insaciables de muchos aburrimientos.
La brisa andaba dormida, los jilgueros cantautores calladitos, las flores no hacían corros exhibiendo sus primores u  ofreciendo sus aromáticos dones, los verdes pastos huían de las bocas de animales, los árboles, padeciendo  autonomía, marchaban  por los trigales. Las mariposas viajeras no encontraron escaleras para desplegar sus alas; allí estaban las enanas coloridas reposándose en las ramas. Ni tan siquiera murmullos, siseos o cuchicheos…
Sólo el silencio reinaba.
Entonces, sin previo aviso, aparecieron dos seres  por el guiso de paisaje donde por muchos intentos de tomarlo a grandes sorbos o desleír la mirada buscando razones mil para hacerlo paraíso, tan sólo las encontraba sintiendo que esa ensalada de posibles querubines, era taimado lugar de sobrenombre marcado:
Soporífero el amado.
Porque sí, por ilógico que fuese, acababa por amarse el sitio, su soledad y su hastío. Se odiaba al provocador de míseras pesadillas, renegábase  de cuando en vez de las sucias jugarretas en varias encrucijadas, entristecía el  no canto, ni piares o aún siquiera abucheos, rabietas, silbidos o pataleos. Más aun así se  le quería  pesar de su porfía.
Al rumor de las pisadas de la pareja de humanos; los verdores regresaron, las mariposas volaron haciendo vestidos nuevos en el cuerpo de la dama,  las flores se estiraron perfumadas, los árboles se juntaron e hicieron una arboleda, ¡los trigales respiraron! Se escuchaban mil ruiditos de animalitos pequeños; los grandes hacían más ruido. Al fin los jilgueros mudos compusieron mil canciones y con sus voces tenores acariciaron el cielo.

http://ima.dada.net/image/11295727.jpg
 
 
"El paraíso no era un lugar soportable, de lo contrario el primer hombre se hubiera adaptado a él; este mundo tampoco lo es, ya que en él se añora el paraíso o se da otro por seguro. ¿Qué hacer? ¿Dónde ir? No hagamos nada, no vayamos a ningún sitio, así, sin más."
Emil Michel Cioran

jueves, 21 de julio de 2011

Esas letras locas,locas, locas!

Para escribir hay que tener ganas. Es un hecho consavido y también muy consumado en este mundo de redes inalámbricas o no, donde nadas junto a otros en mareas de letras que vienen del corazón, recorren todo el perímetro "en llegando asi" a las manos y desde esos ramos de dedos darles la vida que al fin es para lo que nacen. Físicamente imposibles, sí que se hacen  visibles para el resto de escribientes que conocen de qué hablo...Pero amig@s...¡hay días que están rezongantes como niñitas traviesas!

Se me marcharon las letras huyendo por la ventana. Les decía a grito en pecho, ¡os quiero, no os alejéis!
Mas ellas dieron por hecho que estando lejos de mí llegarían  no sé hasta dónde a encontrar mil potosís. Yo en el fondo sonreía sabiéndolas retornantes, pues sin mi cuerpo queridas nada puede hacer la huida.
Necesito de vosotras para poder escribir, relatar cómo me siento y también cuándo sentí, sin vosotras no me pierdo en caminos retorcidos ni mis pasos son de vuelo ni tengo  bastión armado en mis letras derramadas, pero… vuestra presencia sin mí; es flecha sin Diana.
Venga marchad  aullando cual lobos en búsqueda de misterios, que no lo hay mayor que llegar al cementerio de siluetas dormidas que unidas son frases hechas o deshechas en jirones, yo aquí estaré quieta esperando ese retorno cabizbajo y sumergido. No  esperéis lo suficiente para olvidaros de mí, que si me da la corriente cerraré ventana y puerta de este cuerpo alojador y así, os quedaréis vagabundas sin ama ni trovador.

 
Impediros yo no puedo vuestra sana libertad, pero sabed amiguitas, que más vale malo conocido que bueno por conocer...¡ay si encontráis floridos otros pechos protegidos de recorridos divinos para llegar a las manos donde brotan los latidos!
Entonces...
¡Pobre de mí!

"Escribir es sondear y reunir briznas o astillas de experiencia y de memoria para armar una imagen."
Juan José Saer.


"Ciertas cosas son tan importantes que necesitan ser descubiertas solas."
Paulo Coelho.


martes, 19 de julio de 2011

Hablando de gaviotas.


                                                                                                    Hoy también un bonito vídeo con una canción que no sólo muestra la belleza de las gaviotas, sino que con bellas palabras, también habla de tristezas. 
Espero que os guste.


Rudimentarias mis letras, nunca a compararlas osé, a la belleza que envuelve este mundo donde vivo, en el que cerraré los ojos también.
Cómo podría mi verbo describir un vuelo raso de gaviota en alta mar. Hablar de su caída en picado como una estrella fugaz, de su gallarda figura aposentada en la roca, de su artístico pescar que más parece un suspiro!
Torpe me hallo al descubrir esta ignorancia infinita para poder redactar ese atardecer menguante de iridiscente hermosura con su oscuro vuelo allá donde despinta el sol, donde marchándose está y ella gaviota libre, cosquilleando sus rayos a despedirlo se va.
¡Cuánto te envidio gaviota la cercanía aparente a ese rey cegador!
Quisiera yo ser tus alas para poderlo alcanzar y notar sobre mi piel su desgastado calor cuando allá en el  horizonte se va bañando muy lento haciéndome tiritar, no de frío, sí de emoción ante ese acto de amor sobre las olas del mar.
Mis ojos se hacen chinescos en esa franja amorosa en el que tu silueta es oscura sombra ya. Tus graznidos son lejanas melodías que a por los sueños se van.  ¿Te servirá el malecón? ¿Quizá esa roca de allá donde duermen peces? ¿O será esa barca encallada donde sueña el  humano pescador?
Cualquier lugar es tu casa, bien lo sabes, lo sé yo, si hay una condición:
Sea piedra, madera, o sueños,  nada importa, ¡qué más da!
Lo que te importa gaviota es estar cerca del  mar.


http://1.bp.blogspot.com/_Fs2cIXpYb08/TTNgY9nIWUI/AAAAAAAAAds/zYPSpySe8yc/s1600/atardecer-en-la-playa-con-gaviota.jpg

lunes, 18 de julio de 2011

El aroma a jazmines...

Entretejida a tus faldas caminaba persiguiendo tu aroma. Caminabas por el pasillo que iba a la cocina exhalando ese perfume a jazmines que se tatuó en mi olfato para siempre. Era yo niña entonces; niña rara me decías sonriente cuando te me quedabas observando largamente desde tu sillón y yo, encogida sobre mis rodillas, leía, leía, leía…

Pero vuelvo a esa persecución:

Tu paso firme me daba la espalda. La cocina era pequeña, el patio era  grande, pero  tan lleno de macetas que sólo quedaba un pequeño rectángulo en medio para tomar el fresco.
Bajo un techado: la alacena
Era el armario de los víveres habituales, los que guardabas celosamente mirando las fechas para que no caducasen, “por si acaso”
-¿Por si acaso qué? Pregunté una vez
-¡Hija mía…yo viví una guerra y lo de después! Dios quiera que jamás tengáis que pasar algo así, pero por si acaso…guardo comida. Tú déjame que haga estas locuras, así soy más feliz.

Y yo, que la quería más que a mi vida, lo que más deseaba era que fuese la madre más feliz del mundo.

Madre e hija – Gustavo Schlottamnn


Ay, que se me va el pasillo diluido entre recuerdos…

Llegábamos al armario imponente y tú, como siempre, me indicabas ésta o aquella flor, la planta de allí, la hortensia de acá, (tus hortensias queridas, cómo olvidarlas)
Todo para despistarme y echar mano a eso que me ibas a dar por las buenas notas o por haber hecho bien cualquier cosa que me hubieses mandado. Ignorabas que sabía perfectamente el escondrijo porque mi hermano y yo,” curioseamos” cierto día…

-Toma cariño. Aún no logro entender por qué siempre prefieres esto y no muñecas o juguetes o sencillamente gominolas! Pero si esto es lo que quieres, tuyo es.

Ahí estaba mi nuevo libro de cuentos, impecable, ansioso por ser leído. La sonrisa cuajaba en mi rostro como la leche que hervías en el cazo para las tortas de queso. Me arreglabas el largo pelo en una coleta y tomábamos juntas el pasillo en dirección al comedor. Tú a tus labores, yo como una lapa tuya, en el rincón más cercano a ti…disfrutando mi tesoro…

sábado, 16 de julio de 2011

La magia de un beso.


Déjame que te cuente muy despacito cómo siento  el aliento de las flores, el siseo de las hojas, los pasos de los ciempiés, el batido de alas de pájaro, el de las mías…sí ya sé que no tengo…quizá sí y no las veas.
La caída rápida del manantial, el deslizar lento del río, la voz de las gotas de agua saltando en el aire, el murmullo de la hierba o el suspirar de los pájaros.
Déjame que te borre la sonrisa irónica con el sonido de mis labios sobre los tuyos. Sinuoso, sensual, apasionado al final será nuestro beso. Si amigamos el silencio en nuestra gesta, entenderás todo lo anterior. Será entonces también, al recorrer mis dedos el paisaje de tu piel, cuando descubras sonidos nuevos, visiones amanecerán en tus ojos cerrados por la pasión.
Será el jugo de mi boca, un hilito de agua calmando tu sed. El roce de mi piel serán duendes merodeando tus sueños, mis pies enredados en los tuyos serán raíces de los árboles que somos.
Todo lo entenderás en el momento justo en que el amor ciegue las ventanas de la realidad, nos acunen los sueños, nos abrace la ilusión.
Sí…todo lo entenderás

http://image.blingee.com/images17/content/output/000/000/000/698/619415131_2008825.gif?4

"Lo bueno de los años es que curan heridas, lo malo de los besos es que crean adicción."

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog