Se hicieron las palabras gelatinosas, acuáticas, navegantes entre mareas de sol abrasador. Pequeñas medusas azules deslizándose en la vastedad marítima del alma...
Marinel.

viernes, 9 de marzo de 2012

Desfrunciendo el ceño, (frivolidad)

Me da los buenos días.
Me despierto.
Me siento frívola a su alcance.
Ni un poco me rebelo.
Lo deseo.
El agua se desgrana sobre mí.
Se enredan los ayeres en mi pelo.
Se ríe el espejo de la vida
de esa maraña de recuerdos
 frente a él.
Sonrío yo a mi vez.
Lo miro de reojo y sigue allí
tan oloroso.
Me es tan necesario su alimento...
Me desperezo.
Aliso pensamientos y el  encanto se diluye
entre aleteos de pestañas ya lavadas.
Los labios con carmín.
Rubor en mis mejillas y el perfume
Corriendo desbocado por mi cuello.
Ahora es el reflejo de mi misma quien sonríe.
Soy yo.
Me calzo los tacones y me alejo.

Imagen de la red.

32 comentarios:

  1. Marinel... estas últimas entradas, tan mujeres, tan femeninas.. tan personas.. me tienen encanta..
    Este último post.. ¿frivolidad? aissss. que gusto.. casi te huelo..

    leerte es casi como si proyectaras preciosos reflejos..
    un beso niña..

    ResponderEliminar
  2. No hay nada como el contento interior que mana de ese amor por una misma.
    Un placer leerte

    ResponderEliminar
  3. Lo de calzarte los "tacones" ha sido un epilogo extraordinario. Te imagino. ¿Sabías que tengo debilidad por los tacones de aguja?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Un despertar risueño !!!!como dominas el arte de toda mujer que sabe manejar su vida...y valorar los pequeños detalles...leyendote consigo sentir una inmensa alegria de ser mujer!!!!! Un abrazo de Begoña

    ResponderEliminar
  5. Claro, por eso me vuelvo cuando pasa una mujer, ese perfume y ese halo que la rodea... y esos tacones pisando fuerte.

    Ma gustao,

    Un beso,

    ResponderEliminar
  6. A mí me gustan unas gotas de colonia -M. Dutti-, pocas. Al salir sin ellas parece que me falta algo.
    El perfume es un halo de personalidad.

    Un abrazo Marinel

    ResponderEliminar
  7. De frivolidad, nada.
    Tu texto es tan real, tan auténtico, tan tú... que el perfume llega hasta los comentarios y los impregna.
    Magnífica entrada, Marinel.
    Cariños varios, amiga.

    ResponderEliminar
  8. Uno mismo es lo mas importante..para poder ser..y vivir a pleno.lo que la vida nos da..
    La frivolidad si se usa para bien..es un artificio mas..
    Un besote

    ResponderEliminar
  9. Muy buen final M.

    Soy yo.
    Me calzo los tacones y me alejo.


    Abrazo grande

    ResponderEliminar
  10. Marinel hija mia si te olí y todoooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!geniallllllllllll besitossss corazónnnn

    ResponderEliminar
  11. ¡Lindo poema! Todo un ritual femenino, maravillosamente descrito por tu pluma exquisita.
    Recibe un fuerte abrazo y mi admiración de siempre.

    ResponderEliminar
  12. Qué despertar más apasionado, mujer.

    ABrazo inmenso


    SIL

    ResponderEliminar
  13. Que bonito despertar! así da gusto empezar el día.
    bssoss

    ResponderEliminar
  14. Preciosa creacion, amiga... Me encanta como juegas con las palabras

    Un abrazo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  15. Igual que las ondas de agua se ciñen para embellecer el balanceo de una barca, así el perfume a una mujer. Beso para los sentidos. Te he dejado comentarios en los poemas a la mujer. Me encanta leerte. Un beso

    ResponderEliminar
  16. Dos cosas hacemos mecánicamente cada mañana antes de afrontar el aseo: algunos estiramientos (evité usar desperezarse por hacerlo más fino) y desfruncir el ceño. He asistido con tu poema-relato a la intimidad de tu toilet, Marinel, y hasta aquí ha llegado tu aroma.

    ResponderEliminar
  17. Femenino ritual, una entrada romática y magica!

    ResponderEliminar
  18. cada una de tus palabras son el destello de cada ser que va descubriendo el amor o se va el enfriando el amor?

    ResponderEliminar
  19. Y qué triste se pone el espejo cuando te alejas. Presumo que desde su vida inerte cuenta las horas para vuestro reencuentro. :)

    ResponderEliminar
  20. Por un momento me ha cruzado por la cabeza, ¿lo sabe él? Pero soy tonto, esa pregunta ya tiene respuesta, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  21. Quererse a uno mismo
    es indispensable
    para que otros
    nos quieran.
    Tus versos se perfuman
    con encanto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Bendita frivolidad la que describes...

    ...y la que te sonríe.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  23. De verdad veo el domino de tus palabras, la idea y hasta como formas la palabras de esos poemas que haces que son como adivinanza. Muy bonito un beso

    ResponderEliminar
  24. Dominio de si misma, con una gran personalidad...Muy bueno!!!
    Besos....

    ResponderEliminar
  25. Los ayeres enredados en tu pelo dan unos frutos preciosos, Marinel. Haces poesía con perfumes y aromas, con tacones y rubores. Eres mágica.
    Besicos, guapa.

    ResponderEliminar
  26. Una frivolidad exquisita y absolutamente necesaria.
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Has descrito de manera poética cada una de nuestras mañanas...
    Sólo que yo debería de sonreír más.
    Besos, Marinel.

    ResponderEliminar
  28. Gracias a tod@s.
    Quise romper el hielo de tanta misera femenina con este dejo frívolo quizá,pero que nos acompaña a todas las mujeres.
    Para mí los perfumes son decoración vital en mi vida, más allá de joyas u otros abalorios y aquí pongo de manifiesto la pasión que siento hacia ellos.
    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  29. Simpática prosa para alguien a quien la mujer desea todas las mañana con ansia y desenfado a la vez para revitalizar la frivolidad que hereda de la ausente noche en el tibio amanecer.
    Toda una alegoría de la mujer hacia un amante silencioso que las envuelve con sus fragantes y húmedos brazos el cuello y demás: Don perfume.
    Siempre exquisita y única con tus versos y prosa querida Marinel.
    Por eso no dejo de seguirte.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog