Es el corazón un pájaro libertario. Viaja con sus alas entre la sangre, sobre los huesos y el complicado engranaje de nuestro cuerpo. Saben a gloria sus aleteos felices de los que siempre cae una pluma, y cual una bella durmiente, se aposenta en el lecho de la mente haciéndose recuerdo intenso e inolvidable...
Marinel.

domingo, 21 de junio de 2015

Del beso al cielo...

Fue un roce leve en mi boca entreabierta,
como un beso mínimo venido de otra boca.
Un suspiro lanzado a los cuatro vientos,
y perdido en el aire, desorientado,
se posó en mis labios.
¡Bendita caricia repleta de suavidad!
Ella abrió las compuertas del temblor
en las manos, la puerta al ebrio caballo
de la ternura, despasó los cerrojos de
la cobardía poniéndole alas, y cual
Pegaso, me llevó en su grupa hacia
mares de ensueño donde versos misterio
perseguían mis manos anhelándose atrapar...



domingo, 14 de junio de 2015

¿Qué es que no es?

Quiso ser flor de aquellas
libertarias que nacían por
 doquier de color carmesí.
Ser el viento apeteció.
O ser ave nada menos, nada más,
surcando cielos de rebaños ovejunos
o de cómodo algodón, tocar la luna
y rondar el sol sin quemar sus aires.
Y de tanto desear
 y de tanto apetecer
se quedó en algo extraño.
Mirándose parecía un arbolito quizá,
flor salvaje, sin saberlo, lo era ya,
aunque nada de encarnada.
No sería pájaro jamás.
Por tanto, quedó en algo raro,
no se sabía muy bien qué...
Descubrió que era un arbolado sueño
 cuyas hojas volaban a soplidos de ilusión.

domingo, 7 de junio de 2015

Caminos que se pierden

Nos cuentan que se perdió...
El amor, sí, el amor.
Se quedó por el camino, 
enmarañado de celos.
Dicen que a su alrededor gravitaban
mil ocelos suspicaces, miriadas
de palabras voraces y cientos
de nudos enroscados a su cuello.
De inolvidables sucesos, se olvidó:

Los besos, risas y cantos, 
las palabras y el ardor que da el deseo,
 los llantos, caricias y la emoción.

Ahora se tergiversó, se consumió
hasta los huesos...
En mondadientes quedó hurgándose
aquellos restos de maliciosos bocados.
Lo profundo que fluyó enervando y
navegando por mares de la pasión,
quedose atrás cual miguitas de un 
camino que no se ha de volver a pisar.
Y dejándolo partir, resolvió obviar
 que amar es zona abisal
 convirtiendo en anodino
lo más bello del querer, 
su esencia, su belleza e interés.











Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"