Explosionó la primavera de las emociones, estallaron el júbilo y el llanto al unísono. La alegría y la tristeza, de la mano, pasearon el alma y en cada rincón de los recuerdos, detenían su paso mirándose, sintiéndose, amándose...
Marinel.

miércoles, 30 de septiembre de 2015

De queuntos y peosías...

Quiso escribir un cuento.
Y escribió un queunto.
Quería escribir poesía.
Y escribió peosía.
Observó detenida aquellos
inventos cual vástagos
inesperados, sorprendentes
tras noches y días de soñarlos
tan distintos. Decidió amarlos ya 
que al fin eran suyos, nacieron del 
pensamiento y de algo más de allá
adentro donde germina furtivo
un esperma sentimiento 
venido tras un acto de amor
sin dueño, solapado al albedrío.
Hmmmm...


Queunto era alegre, no sabía de descontentos,
resquemores o silencios y además,
 rimaba con ciento.
Peosía era cual una peonía brotando
siempre a destiempo, un asomo de silencio
en medio de marabunta, algo así como
un desierto, cisura en el alma mía.
¿Cómo no amar lo imperfecto,
el amor en absoluto, total, 
resoluto, de este afecto filial?
¿Hay lugar para el dudar?
................

*Clickad en queunto y peosía para ver otras imágenes, si os apetece, claro. Es un caprichito mío, nada más.
:D



domingo, 27 de septiembre de 2015

Cual ave fénix...

En el óbito del beso, en ese cenit final donde
las lenguas exánimes creen no poder ya más,
es cuando el ósculo aviva, cual inextinguido fuego,
el deseo de besar cada porción de materia
que no quede por quemar...




miércoles, 23 de septiembre de 2015

Todo o nada...


Echaré sobre mi hombro el sueño que tuve ayer.
Una bagatela más en la bolsa del querer.
El antes será después y aún erizada la piel,
daré la espalda al pasado.
No habrá miradas atrás.
Tras de mí, unas líneas tatuadas en el dorso
de mi haz donde se podrá leer:
Ahora nada todo es.

sábado, 19 de septiembre de 2015

Y todo...por un perfume.

Aquel día, se regaló un perfume. No era nada especial. Tan solo amaba los efluvios olorosos.
Adoraba destapar el recipiente y sentir el embriagador aroma esparciéndose por doquier.
Abrirlo, era iniciar un viaje al elucubrar, a dejarse llevar por los entresijos de su mente. Pensar, por ejemplo, en esos regalos a los que daba por llamar: vestidos para la ocasión
Fragancias envasadas; cajetitas de bombones, joyas encadenadas o engarzadas a las que encadenarse o engarzarse, cenas exóticas o de gourmets, viajes que prenden la mirada y dejan huella en el corazón e incluso, aunque más escasamente, libros.
Se imaginó el hecho de poder ofrecer otro tipo de obsequios, otros para nada comunes, probablemente incomprendidos y menospreciados...
Cuarenta de mayos o febrerillos locos, burros pequeños e imparables, ovejas desparejadas o abriles secos. Miradas a quienes haces el bien, cien pájaros tras soltar uno o siembras de tempestades. 
Todo esto por citar ejemplos descabellados que sin saberlo, se nos adhieren por muy disparatados que nos resulten. Presentes sin presencia; esencias del vivir imperceptibles e inapreciables, atavíos para las desnudeces del alma...

lunes, 14 de septiembre de 2015

Rojo.

Atrás queda el sueño.
Por entre lo oscuro una tenue
luz despierta 
los
huesos.
Los labios se abren 
como fruta roja dejando
escapar uno
de
esos
besos...
El río de la sangre hierve
sobre el lecho cuando
de repente y de
un
rojo
intenso
se hace vestido en mi desnudez.
Demudada, ciega, me desdoblo
y siento como se me adhiere
toda
esta
pasión 
que alarga mis manos como 
dos sarmientos buscando tu cuerpo.




jueves, 10 de septiembre de 2015

Ideas intemporales...

¿En qué momento se desató el reloj de las horas?
Sólo recuerdo el escalofrío de la piel,
la levedad de las ideas, el eco de los suspiros
transitando en libertad a mi alrededor.
Algún instante pareció precario,
dubitativo ante el aislamiento,
proclive a la atadura sempiterna!
Mas...No. 
No hubo lugar a la recalcitrante idea
de volver al yugo de la clepsidra acechante.
Por un tiempo sin tiempo los amarres
desparecieron socavando el infinito...







lunes, 7 de septiembre de 2015

Revuelo...

Me conmueve ese rumor de pájaros merodeando
en mi pecho como bandada de ceñidos sentires
en búsqueda del nido que arrope su extravío.
Estrépito de vuelo donde alas inquietas
rozan errantes todo ramaje invisible...

Fotgrafía de Amy Judd


Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"