Se hicieron las palabras gelatinosas, acuáticas, navegantes entre mareas de sol abrasador. Pequeñas medusas azules deslizándose en la vastedad marítima del alma...
Marinel.

sábado, 31 de diciembre de 2016

La noche

                               
La noche envejeció de súbito, de un segundo a otro.
Las estrellas, tras las campanas del tiempo,
se advertían irisadas. 
De entre los colores,
el azul escanciado
 sobre el azabache nocturno.
.
.
...La ilusión morando en su mente
hizo fulgor en sus ojos, prendió
briznas en su sonrisa y cuajó perlada
en la cascada de sus ojos...


*Os deseo una estupenda noche, divertida,
sonriente, sin atisbo de dolores, cargada de buenos presagios
 para el nuevo año que asoma. Yo andaré sonriente seguro porque 
hoy cae alguna copita de cava, jajajaja
Acabaré repleta de besos como cada final de año porque cada noche
envejecida del 31, con el 1, llega mi cumpleaños y mi gente y yo, por supuesto,
somos muy besucones, así que os dejo, de todo corazón, parte de esos besos que recibiré.

Resultado de imagen de gifs animados de gracias y besos

El caso es compartir.
FELIZ NOCHE VIEJA
FELIZ 2017
 (esto ya iremos intentando poetizarlo si lo es o no ;) )

miércoles, 28 de diciembre de 2016

No sé...¿y tú?

No sé qué pedir...


¿Qué quisiera yo que me trajesen los Reyes?
¿Posibles o imposibles?
Si quiero un guiño del sol en la lejanía de
aquellas montañas nevadas.
Lo tengo, porque sale el sol todos los días.
¿Un ave sobrevolando los naranjos 
"desazaharados" repletos de frutos?
La tengo, porque viene a picotear el jugo.
¿Un Alazán recorriendo los caminos de mi sangre
entre pintorescos gorjeos de agua?
Lo tengo, porque estoy viva.
¿Brillo de estrellas en la mirada adormilada
y esquiva?
Las tengo, porque miro las noches despejadas.
No sé qué pedir...
¿Qué quisiera yo que me trajesen los Reyes?
Algún imposible tengo guardado en el cofre de los sueños.
Ya sé...
Queridos Reyes Magos:
.
.
.
¿Qué pedirías tú?

viernes, 23 de diciembre de 2016

Feliz...

No hay copos de nieve cayendo tras los cristales.
 Aquí no es blanca la Navidad.
        No siento mis pies hundirse en la esponjosa blancura
 mientras ulula el viento haciendo bailar a esos 
corpúsculos impolutos a mi alrededor.
La imagino cayendo sobre mis manos
y el adentro, albo, suspira,
se esponja y canta suave prendido
al misterio de estos días disconformes
con esa otra realidad...

                                
                    *Me han enviado este vídeo por Whatsapp y yo lo comparto con vosotros.

                                          Resultado de imagen de gifs de nieve cayendo con movimiento

                                                               Imaginando...

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Poco o nada...

Abreviada.
De tan minúscula,
apenas se percibía.
No se sabía a ciencia cierta.
¿Qué o quién?
Tenue como la neblina olvidándose 
de la espesura de su antecesora niebla.
Un rasgo.
Un esbozo en medio del dubitativo
trazo de un pintor informe.
Anhelo seguro de ser  algo sólido.
Se creía voz.
¿Eco?
Lanzaba efluvios de su garganta
en busca de oyentes lejanías.
A veces se creía tacto.
Sedoso, liso o arrugado.
Llevaba sus manos de paseo
por las flores y las telas y las piedras
y las pieles y...
De cuando en cuando un sonido
 renacía de la ignorancia de saberse.
Un sonido de tambor, 
un repiqueteo,
un tun tun.
De un bulbo rojo le brotó sangre
en medio de lo poco que era.
De ahí venía el ruido.
Comenzó el vagar en busca
de la definición perfecta entre la nada.




domingo, 18 de diciembre de 2016

Éter...



Llegó desbocada cual ardiente delirio
largo tiempo contenido.
 Su brío rompió las barreras,
se hizo beso entreabriendo los labios
 ansioso por notar en su gruta
peces buceando mareas de deseo.
Lluvia de fuego.
Fuego de agua.
Cae, cae, cae...
Cada gota la acerca a ser hembra
aproximándose al amado, ese firme
que anhela emblandecer entre sus brazos.
Persistente, húmeda e indómita.
Éter.
Desleída haciendo caminos
en su afán de arribar al clímax,
a esa fusión ingobernable y fugaz
de sentirse mujer enamorada...





miércoles, 14 de diciembre de 2016

A veces, la tristeza, es...


Un camino de espejo por el que llegar
a un lugar ignoto en el que escanciar
todo mal presagio y volver desvestida.
No pensar, andar, tal vez deslizarme
por escaso tiempo sobre lo vertido
sin volver atrás.
Tomarme una nube
y llorar, llorar...




domingo, 11 de diciembre de 2016

Una y otra vez...

Giró el manubrio. 
Sin miedo.
Se dejó vagar por entre 
el mecanismo de las horas.
Se perdió en la música de otrora,
cuando los ayeres eran presentes
revelándose pasado al poco de danzar.

Imagen relacionada

Tomó la manivela y dio cuerda
al baile del olvido.
Y ahora, funcionando el artilugio,
puso sus pies en posición...
Un, dos, tres, vuelta.
Un dos, tres, vuelta...
El vals de la vida una vez y otra
hasta caer rendida.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Sobrevolándome...

Fotografía de Vladimir Fedotko

Se me enreda el pelo en la noche y la duermevela
ríe traviesa entre las sábanas. Tiene al sigilo como aliado y
 unas sandalias como Perseo con dos alitas
que sobrevuelan mi voluntad.

Insinuante, sin titubeos, caligráfica entre delirios
ensoñadores, trepa mi mente, la zarandea la muy villana.
Merodea mis manos adoquinadas.
Hace vergel lo que fue páramo y en su travesía
sobre los sueños, va fondeando miles de orillas
donde las letras mansas esperan este martirio
de hacerse mías bajo la pluma de mi deseo.



domingo, 4 de diciembre de 2016

Umbral azul...


Ha cruzado el umbral como una ráfaga de aleteos colibríes
 en busca de una flor que libar en mis pensares.
La he visto posarse levemente cual una de esas gotas
 de lluvia bailando en el ventanal.
Su pugna por salir indemne del  peso de la humedad 
me ha recordado la batalla que libro ante mi pereza,
esa desgana persistente, ese repiqueteo acuoso sobre el alma, 
que aposentándose en mis dedos, los entumece e impide su revuelo...
Hasta ahora.
E ignorando hasta cuándo sentirá el ímpetu
 de dejarse mojar por las letras, doy planeo
 a la mariposa azul de mi inspiración.

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"