Y si llegáis, pies, al límite del cansancio y el vivir no se aviene a dejar vuestra huella en la orilla los días, no temáis el olvido de vuestro paso. Yo os sabré siempre mi soporte, mi pasaporte por parajes de ensueño y por sueños sin abandonar el refugio de las sábanas. Pies, partiremos juntos. Conmigo vendréis hacia ignotos caminos...
Marinel.

domingo, 31 de mayo de 2015

Vuelo dominical.

¿Y volver al desmadejo de la mente,
al desvarío de verter lo invisible
de emociones, sentires, pareceres?

Ovilla mi epidermis la carencia, 
me tensa tratando de asfixiar
la lejanía de las composiciones.

Aquello que otrora modelé 
me observa, se demora ante
mi voluntad y trastabillo...

Al fin, me abato contra un 
suelo de letras palpitantes
clamando ser conato una vez más.

Rebaso la pereza que me da unirlas 
en solícito corrillo, sentirlas deseosas
de pasar bajo las yemas al teclado...

Me vienen desde atrás cual aves
dispuestas a volar sobre este prado.
Por hoy...les doy la libertad.


Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"