Y si llegáis, pies, al límite del cansancio y el vivir no se aviene a dejar vuestra huella en la orilla los días, no temáis el olvido de vuestro paso. Yo os sabré siempre mi soporte, mi pasaporte por parajes de ensueño y por sueños sin abandonar el refugio de las sábanas. Pies, partiremos juntos. Conmigo vendréis hacia ignotos caminos...
Marinel.

miércoles, 26 de abril de 2017

Incógnita

Cuadro de Duy Huynh

Últimamente:
No sabía si ascendía o había bajado
de un limbo que no vio.
Ignoraba si era invierno o mes de abril
e incluso desconocía su color.
Se advertía, eso sí.
Y nada más cerciorarse... se olvidó.

lunes, 24 de abril de 2017

A pesar de transitorio...


Cuando vienes desaliento a desvestirme 
con tus manos de gárgola de piedra,
siento mi piel endurecida, certeramente gélida.
Abres una oquedad en la alegría, enturbias 
el fogaje que me mora restándole calor.
Pesadumbre inaudita que impeles
al agua de mis ojos haciéndola saltar
como una ola tras las pestañas que tiritan
mientras todos mis poros erosionan cual géiseres
convirtiéndose en erizos espasmódicos.
Instante trágico a pesar de transitorio...
¿Qué hacer para evitar tus manos de sastre
detestable clavando sus punzadas?
Nada.
El plasma de mi cuerpo pugnará
por irrigar, seguir viajando por las venas
y llegar al pálpito vital, bastión inquebrantable
de mi vida, regente sin igual con armas
esenciales con las que ahuyentará
el pétreo costureo del pesar.

Fotografía de Francesca Woodman

viernes, 21 de abril de 2017

Mmmmmm


Observo el detalle de tu humear incitando al beso
y noto en descenso de la comisura una levedad 
acuática y libre que desesperada busca
 la manera de poder besar la lisura ardiente
de tu recipiente...y beber, beberte todo sin dejar
caer ni una sola gota, ¡pobre de mi si te dejo enfriar!
Se le perdería un adarme mágico a mi despertar.
Me llamas siseante y voy en revuelo.
Tu calor arriba a mi orilla ansiosa,
me besas la boca, llegas a la gruta,
tomas el descenso y en tu descender
vas besuqueando, avivas el sueño
que se despereza al fin despertando 
tras el ritual.

Resultado de imagen de gifs animados de mujer y café

miércoles, 19 de abril de 2017

Apasionante


Es apasionante, casi delirante ver
 desenredarse las cavilaciones y verlas migrar.
Enmarañan bajo los cabellos
todas mis neuronas, alguna en despiste.
Las une, las ala, incita sus ganas 
de hacerse neuritas para emisionar.
Yo las siento globos que ondearon bajo por el corazón.
Las creo nadar en la linfa mía mudándose el gris
a rojo, rojo neuronal. Es un color nuevo, digo sin resuello,
mientras pienso y pienso cómo madurar esa
 algarabía en lucha vivaz por salir de mi.
¡Oh color vehemente enredado
 siempre al vocablo amar!
Pícaras neuronas, travieso pensar...
¿Mudasteis el gris para seducir un latido ajeno?
Venís enredando, casi delirando, 
siempre deseando viajar y viajar.



domingo, 16 de abril de 2017

"Poentos"


Remolinos de papel son mis manos.
Indagan el pensamiento en busca
de ese telar en el que poder tejer
tal vez poemas o cuentos.
"Poentos" es lo que harás.
-Me dice desde el adentro
ese duende creador
incapaz de estarse quieto-
Tomo la hoja, la observo.
Toco el teclado, lo siento.
Lo que escribo, ¿qué es?
No son poemas o cuentos.
Son versos sin rimar.
No se les puede llamar soneto, ni décima
ni lira, ni oda, ni tan siquiera quinteto.
Tiene razón ese espectro que reside en mi interior...
Mis letras siempre serán pliegos de formas irregulares
que con amor nadarán por aguas indefinidas
sin una rima especial....
"Poentos" son y serán.
Contarán poetizando.
En poemas contarán.

domingo, 9 de abril de 2017

No quiero.

Fotografía surrealista de Sarolta Bán

No quiero inventar.
En el pensamiento bullen las ideas,
salen a crear una y otra vez.
Maúlla la mente tras el ronroneo
de felicidad de ver esparcidas
letras y más letras.
Las voy a dejar en el lecho
suave de la inadvertencia.
Que duerman.
Que duerman.


viernes, 7 de abril de 2017

De sueño y de flor


Hoy soñé con lunas.
Muchas y ninguna.
Era tal la oscuridad en la noche aciaga
que aún sabiéndola no podía admirar
su tez plateada.
Recuerdo el aroma de azahar.
Cayeron mis párpados e inhalé profundo.
La magia se obró en aquella noche ya de primavera.
Subí la escalera de la fantasía, tomé las estrellas
que allí se escondían, en el cielo negro.
Las tomé cual si fueran flores para algún jarrón
y las esculpí con gran devoción de una en una
hasta modelar miriada de lunas.
Las dejé al oreo para luego unir su luz fulgurante.
En un veo y no veo, mientras inspiraba,
brotó ella del cielo para mi mirar.
Su sonrisa, sus ojos de gata, su felicidad,
rompieron la noche.
El sueño partió.
Bajo de mi almohada dormía una flor.



lunes, 3 de abril de 2017

Al árbol...

Al árbol latidos.
Todos.
Hasta los dormidos.
Los que tienen alas.
Los que no las hallan.
Que pendan.
Que latan sin dejar 
caer una pulsación.
En esta arboleda falta mucho amor.




sábado, 1 de abril de 2017

No seré...


Imagino una horda de gusanos dándose un festín
sobre el ropaje de mi alma...
Y no puedo.
No quiero.
Niego y reniego.
Quiero ser mil pavesas del incendio de mi cuerpo.
Partículas peculiares. 
Mías.
De mi o lo que fui consiguiendo 
al fin la manera de volar.
Entre el mar y el cielo confundirme
hasta que sus azules me absorban.
Un día ola meciéndome sola.
Un día nube en la que flotar.
Lluvia, viento, sol, pez, alga, rumor...
Perfume primaveral u otoño de hojas
donde mis vestigios puedan dormitar.
Notar mariposas en mi eternidad 
pintadas de azul como en acuarela
donde la remera de la infinitud
maneje la barca que mi esencia anhela.



jueves, 30 de marzo de 2017

Tejido acuático...


Se vertió una lágrima.
 No recuerdo qué gesto suscitó
su caída en desnivel desde
 la sima de mis ojos 
hacia la comisura de mi boca.
Me pareció ecléctico aquel roce, 
casi una oda breve, 
un versito diminuto
 buscando la estrofa de mis labios.
Inherente a mi, salió soberana
 como chispa fluvial
en busca de la urdimbre
 del abismo de la emoción.


lunes, 27 de marzo de 2017

Mis pájaros...

Fotografía deKylli Sparre

La primavera está enajenando a mis pájaros.
¡Pobres!
Llevan rumoreando una eternidad enramillando
 su alegría, cuando llegan días de invierno
y muda su canto feliz en canto tirititón.
Ellos, mis pájaros, iban y venían con 
sus piquitos cargados para anidar.
Anidaron. Siempre lo hacen.
 Año tras año anidan sin pedirme permiso
en las ranuras de la salida del gas,
 en la ventana de atrás.
 (Nada romántico, les digo)
Hubo un tiempo que tomé la determinación de exterminarlos.
Llamé a quienes ofician eso de hacer desaparecer pájaros y nidos.
Vinieron y se fueron ante mi abatimimento, 
mi sentimiento de culpa, mi incapacidad
 para la vileza.
Desde entonces viven aquí  sin vivir en mi ni conmigo.
Ellos traen rumores de primavera, 
rayos de sol de cielos despejados y celestes,
siseo de flores, silbidos de vientos.
Fabrican su nido y al tiempo, una algarabía de piares
 chiquitos inundan la cocina 
en cada amanecer.
Yo me acurruco y ronroneo de placer ante sus cantos. 
Me aíslan por segundos del mundo,
 construyen otra especie de nido floreado y disperso
 desde donde tomo impulso
y sin volar como ellos, vuelo.

sábado, 25 de marzo de 2017

Helor...


Se helará la flor de mi vida
en hierático óbito.
Entrará por los resquicios
de ventanas y puertas
el invierno más duro a mis brazos guarecerse.
Yo me meceré a la espera del beso no dado.
Soñaré, en el último hálito,
 verte aparecer 
 con los labios sonrojados.
¿Vendrás como nunca viniste?
Si aterida me hallases...
Bésame por si pueda no irme.
Bésame como nunca lo hiciste.


jueves, 23 de marzo de 2017

Reincidente...


Reincides, mujer.
Siempre vuelves al agua.
Aferrada al jugo de tu sustancia,
exploras oleajes bravíos desde donde
 saltar las penumbras, los paisajes
inhóspitos, las ténebres sensaciones.
Ahí, en la magia del fluir, hallas la ansiada paz del silencio.
Ahí, distanciada de la caterva,  hechizas un instante oceánico
para encontrarte a ti misma en lo íntimo de tu alma. 
Prendida la mirada en el firmamento arrebolado ante tus ojos,
ERES , al fin, tú y nada.
Celaje y linfa a contraluz ante el asombro 
de 
tu 
entraña.








lunes, 20 de marzo de 2017

Como hojas ilusorias....


Fueron desprendiéndose de 
algún lugar boscoso del cerebro
como hojas de un otoño pasado 
que quedaron expuestas al deterioro
del tiempo y sus inclemencias.
Hojas ilusorias, impalpables,
 porque de tocarlas se deshacen
entre los dedos.
Sin embargo...
Desde un recóndito rincón,
otras manos hábiles y siemprevivas,
 creaban con ellas pequeños barquitos de papel.
Barquitos coloridos, frágiles y fuertes a la vez, capaces
de navegar tan lejos como los pensamientos.
Barquitos botados de un etéreo recipiente para
fondear la manera de anclarse en versos.
Versos gestados bajo el sol de la memoria
que morían de ganas de surcar los mares al viento
 y volar los vientos del mar de las palabras.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Un Mirlo-Grillo como homenaje...

Nació el pajarito Grillo.
Le pusieron Grillo por su color
y su piar tan raro.
Era cantarín y negrito el pajarito.
Chiquito como un mazapán.
Grillo va creciendo y en verano
oye como cantan los grillos:
¡Más fuerte, más fuerte que hace calor!
¡Más deprisa, más deprisa que el otoño llegó!
Grillo mira todo con sus ojitos
 de pajarito curioso, mira al sol
descarado hasta que el sol le puso el 
pico anaranjado.
Durante el día, Grillo pía y pía
mil cantos que va ensayando.
Por la noche, después de cenar,
pliega sus alas y duerme oyendo
los grillos cantar.


*Sirva mi poema como homenaje
 a la gran poeta Gloria Fuertes.

 Y con este humildísimo homenaje, os dejo estos días
de Fallas en los que andamos,(nunca mejor dicho) muy
liados l@s valencian@s.
Besos para tod@s y hasta prontito.
Muaaaakkkksssss




lunes, 13 de marzo de 2017

Humo

Es este devenir indiferente
el que me convierte en humo,
 el que pasa por mi lado invidente,
me avasalla y escancia
en la mesa del olvido...

Imagen relacionada

domingo, 12 de marzo de 2017

Hoy...de rositas

Hoy desperté abrazada al haraganeo
 sin asomo alguno de desazón.
Hoy voy a ser  merodeo,
neblina densa e inatrapable,
efluvio a tu alrededor.
Pasaré por tu lado sin disimulo
entre sonrisas de picardía.
Seré vestal preparando el fuego
 de la ilusión de dejarte a un lado.
Gran inmersión en el olvido,
obra maestra de la evasión.



Deleitada en el desovillo, veré de a poco
como mi piel va envejeciendo entre la espuma.
Será el silencio  acariciante hasta la locura,
 de irme perdiendo de una en una entre las pompas
de laxitud y en esas aguas de soledad sentirme
 embrión regocijado, a nado, parapetado.
Hoy pasaré de puntillas por el reloj y
me iré de rositas sin compasión.




viernes, 10 de marzo de 2017

Por cada latido...



Tras la liberación de mi cuerpo y mis huesos
llegará el pensar y traerá alguna sonrisa al evocarme.
Un gesto de mimo que la brisa del júbilo haya ido
 guardando en el receptáculo transparente del alma.
A ese lugar abstracto  acudirán quienes cohabitaron mis días,
 salvando los escollos, a  rescatar regocijos de instantes de bonanzas.
Custodiados en la liviandad de esa parte del adentro que imaginamos
sobreviviéndonos, permanecerán en alerta, 
prestos a salir a esparcirse en forma de remembranza
entre los corazones que amaron mis defectos y virtudes.
Por cada latido aproximándose a la sonrisa de sentirme
de nuevo, quiero una flor etérea sobrevolando, besando con dulzura
de pétalo en descenso, el lugar donde se ubican los recuerdos
trayéndome de vuelta.

martes, 7 de marzo de 2017

Mañana, mis manos...sentirán mis latidos.


Resultado de imagen de manos de mujer wallpaper

Y vendrá el mañana como hoy, como ayer, buscando las manos
de ella. Esas manos hábiles, múltiples, largas como  sarmientos
llegando a todos los resquicios. Manos allanando caminos de otros, manos 
acomodando sentires y enseres ajenos, ahuecando almohadas para otros sueños.
Mañana vendrá y ellas estarán cual bellas durmientes sobre el corazón
donde sus latidos la hacen saber de su fortaleza.
Frente a la apatía, el "siemprebregar" y la indiferencia, ellas
mullirán un lecho de paz de ausencia vital. Yacerán inermes
cuidándose solas desde lo infinito de un tiempo cruel
que no la valora e incluso la hiere de miles de formas
bajo el desvarío de quienes las creen menos aún que nada...
Mañana será un cómodo sofá para su terneza, su valor perenne
-en el diccionario hombría también-
¿Cuándo mujería?
¿Cúando borrarán esos signos torpes de desigualdad?
Girará el mundo una vuelta más y ellas, ausentes de toda labor,
solo se alzarán buscando una estrella para iluminar las mentes
abyectas, esas donde el corazón por más que bombee...no puede llegar.




*Mañana es el día de la mujer.  No hace falta ser feminista para sentir el ninguneo, la desvalorización y desigualdad aún vigentes por mucho que se haya adelantado. Los micro machismos, la violencia de género, malditos ellos...Un día que no ha servido para mucho a lo largo de los años, pero que debe cambiar a base de recordarlo a todo el mundo.
 ¿Qué sería el mundo sin mujeres?
Y yo, mañana, dejaré que mis manos sientan mis latidos...

sábado, 4 de marzo de 2017

Tres...


Los observo desde una distancia indefinida.
Ni lejos, ni cerca, ni encima.
Lleno.
Medio.
Vacío.
¿Con qué vaso me quedo?
Necesito del vacío para mi soledad abigarrada,
para la paz del alma y la quietud de algarabías.
No beber nada. Convivir en ella. Sentirla hasta la fusión
y no ser por momentos más que un trozo de humanidad perdida.
Necesito del medio para el equilibrio, para ver más o menos
huyendo de lo homogéneo porque nada es idéntico.
`Para afligirme si lo aproximo al vacío inapetente
o congratularme con el mundo si lo veo rozando el borde.
Necesito el lleno para esquivar oquedades desapacibles,
para mirar el medio arañando el desánimo y verlo caudaloso 
y a punto del vertido hacia mi esencia abatida.
Los tres me quedo.
Cada uno en su lugar y en su momento,
que por cierto no siempre elijo.
¿Mi vida son tres vasos?
¿Todo lo traduzco a eso?



miércoles, 1 de marzo de 2017

Blancoazulada...

Blancoazulada. 
Así te quiero, rosa mía.
Flor entre las flores.
Aun sin ser mi favorita, te me abres e incitas
a que adore tu ser.
Delicada y fugaz es tu esencia.
Tu transitar, un paseo sin prisa
ni una pausa siquiera.
Has de revolar
el aire con tu aroma infinito,
vienes a decorar por un tiempo fugaz
nuestro ágil andar sin saber hacia dónde o el cuándo...
Nace breve tu esplendor, va perdiendo tersura
 hasta la muerte de tus pétalos envejecidos.
Perecen guardando la esperanza de secarse
entre las hojas de un libro adornando el mirar.

domingo, 26 de febrero de 2017

Así es la vida


Resultado de imagen de surrealismo wallpapers
                                                     
Si me paso la vida soplando sueños...
¿Algo o alguien los atrapará?
Resuelvo en un estratosférico instante...
¡¡¡Me pasa la vida soñando!!!
Ella queda y yo me voy.
Jamás le darán alcance mis sueños,
antes, mucho, morirán.
Y ella seguirá impertérrita coleccionando
quimeras mientras soplamos muy fuerte.
La vida se hace un collar sonriendo
al despedirnos y el colgajo de su cuello
ondea de tanto soplar...




viernes, 24 de febrero de 2017

No es tiempo...

Que sea este un grito más, me digo.
Uno fuerte aún en el silencio que sólo dan las palabras escritas.
Estentóreo al menos en la mente de quienes lean.


No es tiempo de justicia, se fue parapetando
con disimulo en un rincón ostrácico y por lo tanto: indemne
Se salvó de laborar para la masa e hizo
 del reposo su bastión
intocable. 
O la hicieron y no supo revelarse...
Se enraizó el hábito del silencio,
de ese abrir los ojos y sellar los labios,
de notar el peso en la nuca bajando el mentón
hacia latidos en rayo.
Y las raíces crecieron, fueron árbol
al otro lado de la balanza.
Su peso descomunal de aluvión
de seres no contrarrestaba la pesadez del tiempo
con su egoísmo innato, ahora inmenso al irse
los abrazos de fraternidad hacia el mismo lugar
donde la empatía observaba...
Allí, en las nubes tomó residencia ella, y desde allí, olvidada
y pertrechada contra la irracionalidad, observaba con tal tristeza
que de cuando en cuando llovía sobre mojado...


lunes, 20 de febrero de 2017

A veces...

Resultado de imagen de gifs animados bonitos

Caen las palabras
como en el vacío...
Húmedas y libres
sonoras o afásicas,
siempre sorteantes.
A veces un lío,
un nudo,
 un atillo.
Un batiburrillo.
Mudándose en río 
sin buscar el mar.
Río que se ríe
y es por no llorar.
Río arrebolado,
cauteloso río:
Decreciendo vas.

sábado, 18 de febrero de 2017

Pasó...

Pasó la infancia.
Se la llevó el viento
del tiempo.
Quedó atrás el cuerpo de
 niña junto a los juegos.
¿Las muñecas?
De trapo. 
Blanditas, semejándose a su carne.
No de plástico...¡tan feas por muy bonitas!
Sí...siempre blanditas,
¿Y las piedras bonitas?
En sus cajitas donde mirarlas
de una en una bajo la luz de la luna.
¿Y los cuentos?
A cientos.
A borbotones.
Detrás de uno otro alojándose en sus ojos.
Claro...le pusieron anteojos.
¿Y sus cándidos deseos?
En bolitas de algodón
pintaditos de amarillo de
tanto y tanto tocarlos,
besarlos y hasta arrullarlos
para que no se alejaran.
No le hicieron caso.
No.

jueves, 16 de febrero de 2017

Si me cansa...

Si me cansa el vivir con su rasga, estira y aprieta...
Me ovillaré entre mis letras. Las haré jergón de un sueño
 aglutinado y perezoso que no quiso desprendérseme.
 Él mullirá conmigo ese insólito lecho, nos acunaremos 
lejos de todo, unidos en una inopia voluntaria siendo tránsito
 de un libro al que sólo iluminará la luz de otro sueño.
Si me cansa el vivir...




martes, 14 de febrero de 2017

Cualquier día...



Un día se hace mágico si se escuchan palabras como éstas...
Cualquier día como hoy.
 *Que se os haga música en los oídos todos los días*

                                      :)

domingo, 12 de febrero de 2017

Se aviene...

Se asilaron las palabras
enmudecidas de asombro.
Se avino el silencio
entonces a ocuparles su lugar.
Shhh... 
Se escucha un siseo de alas.
Mariposa guarecida
en el recóndito adentro
bajo la sombra del alma
a la orilla del decir...
Vuela sobre mi mutismo
sobre el pesar de mis manos
haz cabriolas de murmullo
entre mis dedos ausentes
de vocablos que versar


viernes, 10 de febrero de 2017

Vestiditos de Romeo...


Se viste la realidad de una verde
sintonía cuyo nombre es Esperanza.
Mujer dicen que nació con poderío
maternal para acoger no ya cientos,
ni miles, si no millones de seres
que irían llegando a avalanchas
y con juegos y disputas la iban
a requerir en infinitud de lances
en los que habría de mediar.
Ilusionante labor de peso
 trascendental a la que se habituó...
Luego de bregar tanto, sabiendo
que este trajín duraría una eternidad,
dejó que crecieran solos 
bajo su atenta mirada
fatigada de observar la necedad,
la ignorancia, el más que certero final...
Se uniformó, se hizo elástica e
indefinida, inconmovió sus latidos
dándoles algún recreo, de uno en uno
 eso sí,  por si olvidasen sentir
el porqué se originó... y los saca de paseo
vestiditos de Romeo, del color del Bermellón,
derrochando mil amores entre tanta indiferencia,
caracteres indolentes y multitud virulenta.


miércoles, 8 de febrero de 2017

Podría...

Resultado de imagen de gifs animados de viento
Se me viene el mar.
Su oleaje  anula
 todo pensamiento,
me incita a seguirlo,
clama en mis adentros
galante y espléndido
que ahí está mi hogar...
Me hace malecón
del piélago azul,
me aborda los sesos
intentando aguar
cualquier raciocinio
llevándolo lejos.
Observo el vaivén
taimado e ingenuo...
Podría adentrarme
en su inmensidad, sentir,
por un nimio instante
que puedo volar en ese
otro espacio y flotar
más tarde hasta convertirme
en una sirena de cantar
insigne o en un pececillo
viviendo en coral...
Pero sé el imposible
de mujer y mar.

lunes, 6 de febrero de 2017

Una, dos, una...


Fue parte del hecho anhelar
 efímeros que la transportaban
de aquí para allá
siendo algo de nada,
un mucho de poco
y un poco de tanto
que se desbordaba.
Guarecerse urgía.
La vida alecciona y
El relente es frío...
La dicotomía fue la solución:
Una división.
Dos partes de una.
Una siendo dos.
Una parte externa, ebria del galope
del órgano rojo, firme la pisada.
Otra parte dentro de sí misma
con los pies inmóviles, incólume el alma.



miércoles, 1 de febrero de 2017

Lo que puede y no puede...ser

El vetusto aroma es un indicio.
La neblina del entorno,
el enigmático sentir.
Quizá es poema que
 anhela ser y no se le permite.
Nonato baladí balanceado
 por un adiós superfluo... 
 Observa la lejanía insalvable
 de la indiferencia,
lo inapetente e insulso de
un instante yacente que dormita
 o tan solo sopesa la 
labor de maniobrar la mente 
en busca de rítmicos sonidos
que articular de manera armoniosa.
Y desiste.
Ahí queda lo arcano, en la antesala
de la materialización, desolado,
confuso entre su ansia.
A medio gas entre la vida y la muerte.
Luz corpuscular agonizante, evaporándose
cual pura exhalación.
Vaho de un espejismo que como 
tal, desaparece sin llegar a darse alcance.

domingo, 29 de enero de 2017

Brevedad...azul


Ramilletes de ternura quiero
azuleando el mar de la entraña
cual flores naciendo en la aridez
del devenir amedrentado.
Ternezas azules emborronando
sollozos, desatinos, enojos...

miércoles, 25 de enero de 2017

Huido tal vez...

Ahíto el paisaje de nuestros
pasos sin rumbo, proyecta
triste las sombras.
Ebrio de soledad, tirita.
De repente: el abismo
Lejanía de tu cuerpo y el mío.
Lóbrego escondrijo son los labios
yermos de caricias jugosas y palabras
aladas.
Sale el sol con inusitado júbilo
sobre nuestras cabezas vacías.
Y renacen suspiros olvidados.
Vuelan nuestras manos
a anudarse prontas la una a la 
otra.
Y me prestas un beso 
huido tal vez de tu boca en 
despiste.
Creas para mi aforismo de amor,
quizá de efímera dicha...
Rumor de mar.
Cantan avecillas.
Ronronea el alma
al compás de las miradas.
Cómplices al fin,
socavamos lo lúgubre 
transitando la luz de nuestros parajes
sin distancias ni simas.

sábado, 21 de enero de 2017

Rareza incolora...

Aquella rosa de dudosa primavera
me pinchó cruel en el dedo
y un reguerito de sangre
 de entre mi carne salió.

El celaje se nubló
mientras la veía en descenso
y recuerdo que pensé:

Ahí vas río encarnado
 a unirte sin dilación a esa rosa
que carente de color me robó
la linfa mía.

¿La buscabas, te buscó?
¡Ejerció tal atracción hacia 
mis manos ajenas a ese 
su juego de amor!

Ingenua, caí en la trampa 
de su rareza incolora
aquella mañana ufana,
a la sazón tan lejana.


La arranqué del parterre en
que moraba mientras
mi mano sangraba...


La rosa regocijada
en mi epidermis hendió.


miércoles, 18 de enero de 2017

Vagas...

No es raro, mujer...
Te mueves a contraluz.
Entre luces y sombras
vagas...
Ni es lo oscuro temor
ni la luz esperanza.
Todo es  camino de ¿organza?
vistiendo tus días y tus noches.
Hoy un pájaro pía bajo el sol
y tu piel se despierta y ríe y se deja
viajar por los cálidos dedos.
Hoy lo oscuro se ceba en tu entraña
licuada y te cuerpo se ovilla, dormita,
hace nadas donde no se resienta tu alma...
La guarda para el próximo envite
sea de umbría o de luz.
Ahí estarás tú.
Tú que te mueves a contraluz.
No es raro, mujer...

lunes, 16 de enero de 2017

Bajo llaves...


Murmura el tiempo,
suspendido del adiós,
que quiere hacerse lluvia
en el vértice de la mirada.
Y mis ojos son puertas
cerradas bajo llaves de olvido.
Una cadena perdida 
es la huella
de mis pasos. 
El universo plañe mi desidia,
pero mi corazón es calandria
imitando una campana 
allá a lo lejos...





domingo, 15 de enero de 2017

Fárrago...azul.

Un nudo viajante.
Un amasijo.
Aturdido, desubicado,
ignorando hacia dónde dirigirse.


Toma el barco a vapor de mis
suspiros y asciende en vértigo hasta mi mente.
Allí, sin poder más, grita primero para
luego rogar clemencia a mis vacilaciones.
A la postre...no es más que un lapso
maldito de ignorancia poética.
¿Cómo desanudarlo si ni siquiera sé 
mutar su embrollo en versos con o sin rima?
¿Cómo metamorfosear su enredo en lisura
de palabras, si no apolíneas, 
sí cuanto menos
bonitas?
Mi juicio holgazanea, salta entre mariposas,
 huele aquí y allá flores de ensueño,
danza en puntas sobre hierba rociada de ilusión.
¡Iluso, vuelve!
Chilla despavorido el fárrago azul.
Yo observo.
Callo.
Escribo...

miércoles, 11 de enero de 2017

Haciendo aguas...

Se rompió la madrugada tras las ventanas de fiesta.
Llega el sol a transportar sus alborados
 pedazos sobre sus manos doradas.
Mira a lo lejos, otea entre las níveas montañas
por si hallase algún resquicio de la luna plateada.
Mas...Selene ya se ha ido.
Ya el día a él reclama sus largos y
 auríferos rayos para diluir la escarcha.
¿Dónde dejar esos restos de la madrugada 
ufana tras ser amor del ocaso?
¿Qué fue del anochecer abandonando a su amada?
Volatilizó. Se hizo oquedad antes que ella despertara.
Marchó sin ver en sus ojos el amor
haciendo aguas, ni los latidos quebrados,
ni las grietas cuarteando su figura...
Huérfana de pasión se convirtió en un quebranto.
El astro, apremiado por las horas, al aire sus restos lanza.
Las nubes que observan todo, sintiéndose acongojadas
 han ido haciendo peldaños susurrándole al viento
que no la deje que caiga.
Ellas se mullen, la acogen, la cosen
y hasta le cantan.



domingo, 8 de enero de 2017

El gesto...

El celaje se enclavó en sus ojos
se hizo tintura en la mirada.
Grabó en sus pupilas dubitativas nubes,
pájaros ateridos, temblorosos rayos de sol
y hojas olvidadas de primavera.
Se hizo grande el silencio en un parpadeo.
Ruborizados, los rumores, moraron en el adentro.
De sus  sobrios labios, nació un gesto...
Un cálido y azul beso surgió del espasmo.
Nimio, indiferente a lo gélido, libre.
En un abrir y cerrar de párpados,
fue ilimitado, flexible, afable y tan volátil
que aún sin alas llegó tan lejos y tan cerca
como el aire que lo llevaba gozoso.




miércoles, 4 de enero de 2017

En un apenas...

¿Qué son los sueños?-se repetía-
sino quimeras aprisionadas de realidad,
cruel carcelera de la verdad.
¿Qué es la verdad?-cual cantinela-
se iba diciendo.
Bajo la luna de puro incógnito,
repleta toda de titubeos,
en un apenas,
fue diluyendo corporeidad hasta 
ser sombra cual si la noche
se hiciese en ella.
Fue sólo entonces cuando emergieron...
Miriadas de luces transeúntes desposeídas
de identidad acompañando
su paso errante, ¡tan sustancial!
Minúsculas luces siendo paisaje
sin gramo alguno de humanidad.
Lumbres andantes dando calor
a esa soledad que nace al día,
a veces, sin que se sepa.
Savia, río mágico brotado tras las pestañas
cuando los ojos mueren cansados.
Ella...ella nada percibía.
Seguía con sus pesquisas trascendentales,
mientras dormía...


Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog