Se hicieron las palabras gelatinosas, acuáticas, navegantes entre mareas de sol abrasador. Pequeñas medusas azules deslizándose en la vastedad marítima del alma...
Marinel.

sábado, 18 de febrero de 2017

Pasó...

Pasó la infancia.
Se la llevó el viento
del tiempo.
Quedó atrás el cuerpo de
 niña junto a los juegos.
¿Las muñecas?
De trapo. 
Blanditas, semejándose a su carne.
No de plástico...¡tan feas por muy bonitas!
Sí...siempre blanditas,
¿Y las piedras bonitas?
En sus cajitas donde mirarlas
de una en una bajo la luz de la luna.
¿Y los cuentos?
A cientos.
A borbotones.
Detrás de uno otro alojándose en sus ojos.
Claro...le pusieron anteojos.
¿Y sus cándidos deseos?
En bolitas de algodón
pintaditos de amarillo de
tanto y tanto tocarlos,
besarlos y hasta arrullarlos
para que no se alejaran.
No le hicieron caso.
No.

47 comentarios:

  1. Hay que crecer y pobre de quien no lo haga . Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chelo, es irremediable, y tienes razón, pobre de quien no lo haga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. El fin de la infancia, expresado con una enorme ternura.
    Precioso poema, Marinel.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirella, la infancia es ternura o debiera serlo para todos porque todos pasamos por ella.
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  3. Pasó pero no por eso debería de ser olvido, para bien o para mal.

    ( Y de los cuentos nunca nos libraremos)

    Precioso poema.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaime, no creo que la olvidemos porque a poco que nos esforcemos...parecemos niñ@s
      No, de los cuentos nunca...para bien y para mal(según se mire)
      :)
      Gracias.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. De vez en cuando hay que arrullar a esa niña,curiosa e inspirada, que nos equilibra por dentro y nos renueva...Precioso y sentido, Marinel.
    Mi abrazo y mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mª Jesús, suscribo tu comentario por completo.
      Gracias.
      Un cariñoso abrazo.

      Eliminar
  5. No suelen hacer caso, no...
    Y cuando uno se da cuenta ya no puede hacer nada.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toro, así es la vida...
      Pero...podemos retrotraernos de cuando en cuando y dejar la tediosa y pesada madurez a un lado. Es divertido hacerlo.
      Prueba y verás.
      Besos.

      Eliminar
  6. Qué preciosidad de poema, pura ternura, Marinel, encandilada me quedo... y veo en él :)

    Besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Milena, mil gracias. Me inspira mucha ternura aquel periodo. Toda la infancia es ternura.
      Me alegra que te veas reflejada ;)
      Besos miles.

      Eliminar
  7. A pesar de todo,¡qué bello tiempo la infancia! El único tiempo donde vivimos (y nos bebemos)con intensidad el presente.Después,todo se hace más oscuro y complicado...más vulgar.

    Mi hermana,de pequeña,sólo tenía muñecas de trapo...alguna vez me dejaba jugar con ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joaquín, bello, sin duda. Después, a medida que crecemos, la vida nos marca un ritmo bien distinto...pero hay que seguirla sea como sea de la mejor manera posible.
      Es que son más achuchables, más, casi diría...humanas. Jamás me gustaron las otras, así que entiendo a tu hermana y me alegra que te dejara jugar con ellas.

      Eliminar
  8. La infancia, dicen que se cura con la edad. Pero siempre queda algo... ¡Qué bonito que sea así...!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel, en mi caso no es así, jajajaja
      Me chifla de cuando en cuando volver a ser aquella niña de largas trenzas y juegos sin preocupaciones.
      Un beso.

      Eliminar
  9. ¡Ese mundo bendito de la infancia...!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael, bendito y maravilloso, sí.
      Todos los niños debieran sentirlo así.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. ¡Qué pena que pase la infancia...!

    ResponderEliminar
  11. Respuestas
    1. Michelle, gracias, me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  12. Recuerdos deliciosos, cargados de ternura, Marinel.
    Una etapa preciosa y tú la has bordado.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmela, así es esa etapa...tierna y esponjosa.
      Gracias.
      Besitos.

      Eliminar
  13. ...y le pusieron anteojos, claro... Con aquellos cuentos de la hermana guapa que era la mala y la fea la buena, el príncipe salvador, la bruja vieja, los héroes y heroínas equivocados. Muy bueno tu poema, yo, como ves he entresacado el contenido que he percibido...igual me equivoqué? Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maru, cuentos de todo tipo, la verdad e incluso diría que los que menos leía eran los de príncipes y princesas, aunque también, claro.
      :)
      Me parece estupendo que siempre des tu aportación a mis cosas. Eso no es equivocarse, es tratar de entender lo leído y eso está siempre bien.
      Fuerte abrazo y gracias.

      Eliminar
  14. Leyendo tu bello poema rememoro mi infancia. Suele identificarse la infancia con el paraíso perdido. No es mi caso. Hay infancias para todos los gustos. La desmemoria nos ayuda a conservar lo mejor de las mismas. Nada más...

    Besos, Marinel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis Antonio, no sé si me alegra haberte llevado a rememorarla, para la mayoría lo es aún con el recuerdo, pero me parece que en tu caso no lo es tanto...
      Besos.

      Eliminar
  15. Estimada Marinel, bello poema el que nos compartes, una suerte de viaje al pasado, hasta esa infancia que nos deja huellas para el resto de la vida, con la que seguimos haciendo ese viaje lleno de contrastes hasta irnos adentrando al otoño de nuestros días.
    Bellísimo y evocador!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gustavo, gracias.
      La infancia nos marca para siempre, no a todos por igual, ciertamente, pero no hay duda de que deja huella y por lo general, bonita. Con ella vamos recorriendo el camino hacia ese otoño irrefutable, sí.
      Mil gracias de nuevo.
      Besos.

      Eliminar
  16. Tierno y dulce, me ha encantado!

    Besos =)))

    ResponderEliminar
  17. Mmmm qué cosa más preciosa y tierna has escrito.
    Como si te hubieras convertido en esa pequeñita que se fue.
    La infancia es la etapa de la vida más mágica si no la destrozamos los adultos. Deberías estar penado con cárcel pero dura el delito de romper o impedir tener a los niños una infancia feliz.. que después la vida haga de las suyas, ahí.. no.


    Un beso gradísimo y gracias MARINEL!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, me alegra que te guste. Me nació así, qué le vamos a hacer...
      Lo fui alguna vez aunque parezca lejano y era tal cual.
      Una etapa preciosa e inolvidable que todos los niños debieran sentir así, pero hay adultos y sucesos que la destrozan, cierto, triste y doloroso.
      Un beso enorme para ti.

      Eliminar
  18. Etapas que se van pasando y la vida continua.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. La infancia en la gente sensible es perpetua y hace este tipo de poemas, tan bellos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara, supongo que se nos queda una parte de ella anclada de por vida, sí...
      Gracias por ver con buenos ojos mis letras.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Hola Marinel, vengo de por casualidad a tu blog y me encuentro con una entrada tan preciosa como tierna y eso me encanta. La infancia es la etapa de la vida que nos marca todo el futuro, creo.
    He decidido quedarme contigo.
    Gracias por estas cosas...
    Amistosamente.

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog