Y si llegáis, pies, al límite del cansancio y el vivir no se aviene a dejar vuestra huella en la orilla los días, no temáis el olvido de vuestro paso. Yo os sabré siempre mi soporte, mi pasaporte por parajes de ensueño y por sueños sin abandonar el refugio de las sábanas. Pies, partiremos juntos. Conmigo vendréis hacia ignotos caminos...
Marinel.

sábado, 31 de diciembre de 2016

La noche

                               
La noche envejeció de súbito, de un segundo a otro.
Las estrellas, tras las campanas del tiempo,
se advertían irisadas. 
De entre los colores,
el azul escanciado
 sobre el azabache nocturno.
.
.
...La ilusión morando en su mente
hizo fulgor en sus ojos, prendió
briznas en su sonrisa y cuajó perlada
en la cascada de sus ojos...


*Os deseo una estupenda noche, divertida,
sonriente, sin atisbo de dolores, cargada de buenos presagios
 para el nuevo año que asoma. Yo andaré sonriente seguro porque 
hoy cae alguna copita de cava, jajajaja
Acabaré repleta de besos como cada final de año porque cada noche
envejecida del 31, con el 1, llega mi cumpleaños y mi gente y yo, por supuesto,
somos muy besucones, así que os dejo, de todo corazón, parte de esos besos que recibiré.

Resultado de imagen de gifs animados de gracias y besos

El caso es compartir.
FELIZ NOCHE VIEJA
FELIZ 2017
 (esto ya iremos intentando poetizarlo si lo es o no ;) )

miércoles, 28 de diciembre de 2016

No sé...¿y tú?

No sé qué pedir...


¿Qué quisiera yo que me trajesen los Reyes?
¿Posibles o imposibles?
Si quiero un guiño del sol en la lejanía de
aquellas montañas nevadas.
Lo tengo, porque sale el sol todos los días.
¿Un ave sobrevolando los naranjos 
"desazaharados" repletos de frutos?
La tengo, porque viene a picotear el jugo.
¿Un Alazán recorriendo los caminos de mi sangre
entre pintorescos gorjeos de agua?
Lo tengo, porque estoy viva.
¿Brillo de estrellas en la mirada adormilada
y esquiva?
Las tengo, porque miro las noches despejadas.
No sé qué pedir...
¿Qué quisiera yo que me trajesen los Reyes?
Algún imposible tengo guardado en el cofre de los sueños.
Ya sé...
Queridos Reyes Magos:
.
.
.
¿Qué pedirías tú?

viernes, 23 de diciembre de 2016

Feliz...

No hay copos de nieve cayendo tras los cristales.
 Aquí no es blanca la Navidad.
        No siento mis pies hundirse en la esponjosa blancura
 mientras ulula el viento haciendo bailar a esos 
corpúsculos impolutos a mi alrededor.
La imagino cayendo sobre mis manos
y el adentro, albo, suspira,
se esponja y canta suave prendido
al misterio de estos días disconformes
con esa otra realidad...

                                
                    *Me han enviado este vídeo por Whatsapp y yo lo comparto con vosotros.

                                          Resultado de imagen de gifs de nieve cayendo con movimiento

                                                               Imaginando...

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Poco o nada...

Abreviada.
De tan minúscula,
apenas se percibía.
No se sabía a ciencia cierta.
¿Qué o quién?
Tenue como la neblina olvidándose 
de la espesura de su antecesora niebla.
Un rasgo.
Un esbozo en medio del dubitativo
trazo de un pintor informe.
Anhelo seguro de ser  algo sólido.
Se creía voz.
¿Eco?
Lanzaba efluvios de su garganta
en busca de oyentes lejanías.
A veces se creía tacto.
Sedoso, liso o arrugado.
Llevaba sus manos de paseo
por las flores y las telas y las piedras
y las pieles y...
De cuando en cuando un sonido
 renacía de la ignorancia de saberse.
Un sonido de tambor, 
un repiqueteo,
un tun tun.
De un bulbo rojo le brotó sangre
en medio de lo poco que era.
De ahí venía el ruido.
Comenzó el vagar en busca
de la definición perfecta entre la nada.




domingo, 18 de diciembre de 2016

Éter...



Llegó desbocada cual ardiente delirio
largo tiempo contenido.
 Su brío rompió las barreras,
se hizo beso entreabriendo los labios
 ansioso por notar en su gruta
peces buceando mareas de deseo.
Lluvia de fuego.
Fuego de agua.
Cae, cae, cae...
Cada gota la acerca a ser hembra
aproximándose al amado, ese firme
que anhela emblandecer entre sus brazos.
Persistente, húmeda e indómita.
Éter.
Desleída haciendo caminos
en su afán de arribar al clímax,
a esa fusión ingobernable y fugaz
de sentirse mujer enamorada...





miércoles, 14 de diciembre de 2016

A veces, la tristeza, es...


Un camino de espejo por el que llegar
a un lugar ignoto en el que escanciar
todo mal presagio y volver desvestida.
No pensar, andar, tal vez deslizarme
por escaso tiempo sobre lo vertido
sin volver atrás.
Tomarme una nube
y llorar, llorar...




domingo, 11 de diciembre de 2016

Una y otra vez...

Giró el manubrio. 
Sin miedo.
Se dejó vagar por entre 
el mecanismo de las horas.
Se perdió en la música de otrora,
cuando los ayeres eran presentes
revelándose pasado al poco de danzar.

Imagen relacionada

Tomó la manivela y dio cuerda
al baile del olvido.
Y ahora, funcionando el artilugio,
puso sus pies en posición...
Un, dos, tres, vuelta.
Un dos, tres, vuelta...
El vals de la vida una vez y otra
hasta caer rendida.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Sobrevolándome...

Fotografía de Vladimir Fedotko

Se me enreda el pelo en la noche y la duermevela
ríe traviesa entre las sábanas. Tiene al sigilo como aliado y
 unas sandalias como Perseo con dos alitas
que sobrevuelan mi voluntad.

Insinuante, sin titubeos, caligráfica entre delirios
ensoñadores, trepa mi mente, la zarandea la muy villana.
Merodea mis manos adoquinadas.
Hace vergel lo que fue páramo y en su travesía
sobre los sueños, va fondeando miles de orillas
donde las letras mansas esperan este martirio
de hacerse mías bajo la pluma de mi deseo.



domingo, 4 de diciembre de 2016

Umbral azul...


Ha cruzado el umbral como una ráfaga de aleteos colibríes
 en busca de una flor que libar en mis pensares.
La he visto posarse levemente cual una de esas gotas
 de lluvia bailando en el ventanal.
Su pugna por salir indemne del  peso de la humedad 
me ha recordado la batalla que libro ante mi pereza,
esa desgana persistente, ese repiqueteo acuoso sobre el alma, 
que aposentándose en mis dedos, los entumece e impide su revuelo...
Hasta ahora.
E ignorando hasta cuándo sentirá el ímpetu
 de dejarse mojar por las letras, doy planeo
 a la mariposa azul de mi inspiración.

lunes, 10 de octubre de 2016

Un instante de vuelo...fugaz.

Hoy entreabrí la puerta.
Chirriaron sus goznes quejándose del inesperado movimiento.
En mis pupilas tanto tiempo ausentes de estos parajes de ensueño...las mariposas azules.
Azul...siempre el azul revoloteando a mi alrededor. Siempre letras persiguiéndome. Siempre
poemas acentuando mi vida, tildándola de emociones, subrayándola de apegos y sentires,¡tantos!
Hoy entreabrí la puerta porque me dio un vuelvo el corazón, se resquebrajó su reverso y brotaron alas,sí, las que me llevaban hacia esos otros mundos caligráficos donde os encontraba entre poemas e historias infinitas cuyo contenido propiciaba mis latidos y con ellos mi vuelo.
Hoy quise volar de nuevo con mis casi olvidados flancos,
que tan sonoros como los goznes, reclamaban retorno aún momentáneo y fugaz...



*Os echo de menos, pero estoy con otras letras entre manos ahora, menos agradables, más de hincar los codos...esfuerzo que me aleja de aquí aunque no del todo porque de cuando en cuando viajo por vuestras letras y las absorbo con infinito placer.
Os llevo en el corazón.
Besos para tod@s. Nos vemos en cuanto pueda.

sábado, 28 de mayo de 2016

miércoles, 11 de mayo de 2016

Cual pétalo al viento



Siento tener que dejaros, amig@s, pero ando desbaratada y el tiempo no
me rescata... me siento mal por no visitaros y comentaros, así que me tomo un
sorbo grande de respiro y a la que pueda, cual pétalo al viento, volveré.
Hasta la vista.
Os quiero mucho.
Muaaaakkkkkssssssss

* Ah...voy a arriesgarme a quitar la moderación de comentarios para no molestaros.
Veremos...

domingo, 8 de mayo de 2016

Nebulosas

Últimamente me late la cabeza. Pareciera que el corazón saliese
 de entre los sueños, irrisorios guardianes de duermevelas, 
al festín del anochecer y volviese, ebrio de pasiones,
a ocupar el habitáculo que mora.
Yo noto sus pasos guarecidos al rocío del despertar.
Su hipar deja un rastro palpitante en mis adentros, y,
amortiguadas por el breve tiempo de su retorno,
 aún noto sus huellas chispeantes en  mis tripas,
 mis brazos y mis piernas.
Queda el poso de su velada como un martilleo constante
en mis sesos donde va aletargándose al compás
 del trasiego diurno hasta desaparecer, temeroso eso sí,
 del llegar de la noche donde el reincidente vividor de las sombras
 esquive otra vez cancerberos partiendo feliz a la captura
de otras tantas melopeas en las que seducir a las estrellas.

jueves, 5 de mayo de 2016

Jugosos mordiscos

Hubo un momento en que noté...
Perdida en los marjales de mis labios,
allende las comisuras, la risa obturada
en las compuertas de la boca.
Mas...vinieron las palabras sabrosas, las acciones
pícaras, vivaces e intrépidas en este
 mundo servil y afligido en demasía
que me hicieron sonreír resquebrajando la presa.
Instante idílico sin rebaños ni pastores
ni hierba cuajada de flores atribuladas de amor
bajo el canto de las aves, pero que sabe mejor.
Chispeante mordisco en el vivir
eludiendo sin mesura la cordura.
Saboreé el ingenio de algún prójimo locuaz,
dejándolo penetrar en las autómatas vísceras
y reí sin poder más hasta la incuria total del desmadejo
fugaz y caí, cual fruta sin trabazón, comiéndome
 con fruición aquel jugoso momento
 de placer sin parangón.

Acrílico de Tom Martin



lunes, 2 de mayo de 2016

Amanecer con sueño

Quietud infinita en un instante en el que
el derredor, estático, parecía temeroso de seguir.
Miré el reloj.
Me miraron sus saetas aparentemente lánguidas
y sin embargo desafiantes.
Cayeron los minutos muertos
 como cerrojos.
Los objetos se apretujaron al estrepitoso silencio.
Sobre mis párpados caían pequeños yunques
en forma de tic-tacs inverosímiles
 a esa hora del día.
Anquilosados los miembros, detenidos en
la inacción, se dejaron vencer por la clepsidra
que sonriendo triunfante me llevó,
 sin oponer resistencia,
al mundo de los sueños despiertos...



domingo, 1 de mayo de 2016

Hoy y siempre

Voló tu espíritu dejándome deshabitada de tu piel blanca,
de tus ojos verdes y tu risa de canto.
Huérfana de tu mullido regazo sosegador de mis pesares,
dije adiós a tus manos, puentes de mis obstáculos y apagué 
la luz a tus besos sonoros repletos de cariño para que durmieran
el infinito, que enmudeció tus palabras sabias e incansables de aliento.
Voló y se llevó consigo cada uno de mis latidos presentes
y postreros cargados de amor y de añoranza...



*Feliz día, madres*

jueves, 28 de abril de 2016

Puedo y no puedo

No puedo algodonar la madrugada
ni tejer en Moahir el frío que trae el viento
gélido del invierno.
No puedo descoser las nubes de la seda 
de cielo o impermeabilizar la lluvia.
No puedo.
Puedo abrazar la almohada y sobre sus plumas
bordar los sueños, algunos sí y no otros.
Puedo cubrir mi aliento de terciopelo
y en cada beso abrigar el miedo.
No puedo hacer encajes y en sus
costuras escribir versos.
No puedo angorar la soledad y así
restarle helor a los huesos.
Puedo enguantar mis manos y mis manías.
Puedo armiñar mi cuerpo bajo la luna
que hace de espejo de mis locuras.
Puedo y no puedo.
Hacer visones de mis recuerdos
dando calor al abatimiento mientras
descienden como cascadas gotas de agua
de mis ocelos que tenían alas y las perdieron...


lunes, 25 de abril de 2016

Porque quiero

Refulge el sol.
Trinan los pájaros.
Me llega el aroma de azahar.
La yedra de atrás sisea bajo la brisa.
Aspiro queriendo absorberlo todo
sin dejar un recoveco en mi ser sin impregnar.
Amar, ¿para qué amar?
Me surge el interrogante, solo, abandonado
quizás por la indiferencia mía embargada
 disfrutando el instante natural.
Amar, ¿para qué amar?
Y sin amar,...¿qué sería?
¿Esa piedrita, tal vez?
¿Esa reja o ese banco de allá?
¿Podría sentirme parte de un todo
sin querer ser una más?
Amar, sí, amar.
Para percibirme toda.
Asenderear mi vida e ir descubriendo
ámbitos en los que pueda morar.
Caminar entre las flores y como ellas...
Vivir mi finita realidad.
Tararear  mis canciones,
bailar sin andar atrás si no es para darme impulso.
Buscar sin agotar los anhelos, observar
esos ardides que me salen a encontrar
y mientras el absoluto me enreda,
 pensar porqué quiero amar.




sábado, 23 de abril de 2016

Que nada la turbe

Que
                             nada
                                                      turbe
                                                                        tu
                                                                                        voz.
A excepción del asombro desmedido
venido de una ilusión. 
Paraje de introspección o de júbilo ha
de ser nuestro silencio.
Si las palabras se pierden, se descolocan
o encierran presas de desolación,
ve en pos de un regocijo evitándoles dolor.
El pesar trae mal augurio, es carcoma
del humor, afección de los sentidos.
Que
                                   nada
                                                             turbe
                                                                               tu
                                                                                         voz.
Cuando te falle el sonido, tómate
un rayo de sol para que naden tus
lágrimas y se vistan de color...



martes, 19 de abril de 2016

Espera...

Ignoro qué tiene el tiempo...
Se me pierde en ese cielo que miro
sin detenerme a admirar.
Me persigue si amanezco.
Me persigue hasta el ocaso como queriendo decirme:
¡Espera!
A lo que no hago caso.
Hoy al fin pude advertir, deteniendo mis andares,
 lo azul  que estaba el celaje.
De mi cercana angostura, veía, algo insólito
 ocurriendo ante mis ojos cansados:
Se me volaron las nubes.
De sus estratos nacieron aves blancas como armiños.
Titubeó mi mirar enmudecido de asombro,
en el alelado rostro la sonrisa perpetuó,
los brazos se me alargaron queriendo,
si quiera por un momento, tocar tal fascinación.
¿Fue la imaginación el numen para versarlo
o la astenia acumulada creándome un espejismo?
Ignoro qué tiene el tiempo...
Me detiene hasta encontrarme, 
me ofrece todo un festín
con el que pueda versar,
me pone alas,
me vuela,
me llueve nubes de espera
sin que las pueda rehusar.

viernes, 15 de abril de 2016

De rosales y Baobabs...

Quiero ser una.
Una de esas rosas pequeñas 
minimizadas en el entorno y olvidadas
en su nimiedad por esos otros brotes que nacen
 insignificantes y crecen hasta ser grandes como iglesias,
arbotantes del cielo al que creen sostener cual si
fueran dioses.
No quiero Baobabs como los de El Principito.
Para él, malezas que de no arrancar al poco de nacer
se apoderan de todo y lo anulan salvándose solo ellos mismos...
No quiero pensarme así.
Me prefiero una de esas perfumadas flores
 sin aspiración de altura e indiferencia.
Quiero ser un brote fantástico e ir
 creciendo a la par que muchos hasta hacernos
embriagador tapiz del suelo y que los Baobas
sean el circuito por donde nos lluevan las nubes
o refulgirnos del sol que traspase su engreído follaje
mientras aromatizamos primaveras o hacemos de morada
al breve vuelo de las mariposas errantes.








lunes, 11 de abril de 2016

Arritmia...

Si se me frena un latido en inarmónico impasse,
desorientado estará el núcleo de mi sentir.
Incansable e inútilmente el corazón extrañado
incitará a retomar ese rítmico compás en el que
 estaba avezado.
Empero, si el pálpito discorde
 cansado de transitar decidiera vagabundear...
Nada podrá interceptar su ansia de
 l
i
b
e
r
t
a
d




miércoles, 6 de abril de 2016

Tema recurrente

Y,...claro, moriré.
Se secará mi manantial de sentimientos.
Me iré resquebrajando, saldrán fisuras en mi piel
de nácar y aún después querré verterme sin poder.
Seré un fontanal sin agua que colme ya la sed.
Desierto sin oasis que prender a estos mis miedos.
Seré marmita vacía de vapor que impregne
los cristales del ayer y escriba sobre ellos
con  dedos temblorosos por perderlos...






sábado, 2 de abril de 2016

De lo insomne y poético...

Conservo fresco el  siseo de la hoja rasgada
ante la impotencia de versar su blancura. 
La estridencia de la noche sibilina en el silencio
que subyace, me parecía el gorjeo atormentado
de un ave perdida en el vórtice oscuro.
El sonido monocorde de la fina llovizna. 
Me recuerdo observando lo impoluto e imaginando
colosal y burlesca a la luna. De sus cráteres parecían
despeñarse piedras por las laderas de mi espacio.
Todo
 era 
equívoco
 y
 desconcierto
aquella noche funesta sin sueño ni poesía.
Olvidada, brotó en los cristales el alba.
Fantasmal, luminosa entre rojos de pasión.
Guareció mi cabeza, alborozó mis cárdenas
ojeras, silbó como un tren atropellando tinieblas.
Trajo con ella la fiesta de millones de luces
alumbrando mis pesquisas poéticas.
Despidió a la luna tarareando entre rimas...
Guardo todo en los pesares del entuerto
insómnico que al fin durmió los laureles 
en el pliegue de un albor.





jueves, 31 de marzo de 2016

Me excede...Proseando.

Reconocí el ansia indómita. De nuevo. Tantas veces me carcome dentro que ya no supone sorpresa alguna. No siempre es ansiedad alimenticia como en ese preciso instante en el que me moría de ganas de saborear el coulant de chocolate presumiendo ante mis ojos. No. Hay ocasiones que de manera indolente, así, de improviso, llega y me cruza un rayo la epidermis, la traspasa con su fuerza inesperada llegando al epicentro de mi vida: el corazón
Es otro tipo de desazón para nada apetecible, la verdad. Se llama emoción. Me aborda y ancla en mi por cualquier ínfimo detalle  venido desde ese plasma atrapador donde unas tras otra nos bombean noticias de una realidad aplastante, rota, dolorosa, fulminadora de cualesquiera ilusiones que tímidamente osen atisbar nuestro entorno. Yo soy de niñ@s, siempre lo digo. Me parece mentira que diga esto...Desde los seis añitos comencé a rodearme de niños en casa. Los de mis hermanos. Hasta que empezaron a llegar los sobrinos era yo la reina de la casa, la pequeña de ocho, la chiquitina, margarita como me decía mi hermano mayor: mi margarita
Siempre supuse que era por mi blancura y porque me ponía amarilla de rabia por cualquier cosa que me contraviniera. Entonces, como digo, era la peque, la mimada. Ay, qué poco duró la blandura de hacer de mi capa un sayo, de ser llevada en andas. Entonces, conforme fueron apareciendo los diablillos, no me cansaba de repetir que no me gustaban nada, pero nada, los niños. Sin embargo y sin saberlo, iba desarrollándose dentro de mi un algo especial hacia ellos. Un día, de pronto, percibí una oleada de calor, un sentimiento infinito de ternura, una atolondrada "ansia" de abrazar a esos locos bajitos. Al fin, pensé, adoro a estas personitas, sí. Me encantan sus espontaneidades, su sinceridad, su falta, por suerte, de miramientos y por tanto, de subterfugios. La naturalidad de sus hechos era y es agua fresca inatrapable, pero...a la vez, son tan ingénuos, tan dúctiles, tan frágiles en manos de tanto desaprensivo, de la infinita deshumanización...
De ahí, que cuando arriba a mis ojos un cúmulo de imágenes de pequeños sufriendo; sucios, llorosos, heridos por dentro y por fuera...No puedo. No. Lo digo sin vergüenza: lloro
Hace días vi en las noticias un niñito negro apareciendo en un poblado con dos piernitas de alambre, comido por las moscas, de huesos a flor de piel y sin apenas poder caminar...lo habían repudiado los suyos por algo relacionado con la brujería. Uf, ¿en qué mundo vivimos que no somos capaces de llevar lo necesario a esos lugares en los que tantas carencias tienen, entre ellas, la cultura?
He dicho ¿cultura?
¿Podemos los otros, muchos otros países y sus habitantes, presumir de esa erudición cuando los estamos ninguneando o lo que es peor, utilizando vilmente en  nuestro beneficio?
Lloré entonces. Lloro a cada poco viendo los telediarios que no puedo dejar de ver por mucho que lo diga. Lloraré, me temo, muchas veces más y en cualquiera de mis instantes. Lo haré contemplando la maleza de este sinuoso bosque en el que desaparece gran parte de la infancia ante la desmedida y cada vez menos inusitada indiferencia.




*Os iba a decir que siento esta perorata, pero no. Mi isla es un lugar para escribir lo que siento
y siento tanto todo esto que en algún momento tenía que llorarlo en letras...
Besos.







martes, 29 de marzo de 2016

¿Qué sería sin ellos?

Desde el habitáculo de mi arcana mente 
surgen como espasmos las cavilaciones.
Comparten espacio con otros entes no menos
etéreos que viajan cansinos por todo mi aspecto.
¿Son esos "efectos" los que me hacen ser tal y como soy?
¿Qué sería sin ellos si son lo que pienso, hablo y siento?
Al no poder ver toda esa aleación que cohabita en mi...
¿He de tener Fe?
Y si nos manejan estas inherencias...
¿Soy más que este cuerpo? ¿Nací para ellos y después partir?
Soy sólo un vehículo para lo impalpable, pienso por momentos.
Sólo un atavío para hacer un viaje. 
Un mapa de abstractos...
Un atlas con fin.

Fotografía de David Talley






sábado, 26 de marzo de 2016

Pasa el aire...



Se hizo viento el aire, abrió la ventana,
recogió el aroma del verdor del campo,
 trajo florecillas para enjarronar
decorando un tiempo que lento
mustiaba y palidecía viéndose pasar.

miércoles, 23 de marzo de 2016

Castillo de sueño


Mientras duermo: sueño
Déjame soñar que plácida
 yazco al pie de un castillo
emergido solo del lecho del mar.
Miles de meandros rodean
 sus muros y en la torre alta,
 más alta de todas, entran las estrellas 
 a cabecear su sueño perpetuo,
otras se descuelgan en largos collares
 tejiendo  cortinas de luz ancestral.
Hay una escalera hacia el aposento
 donde aguarda el tálamo de mórbido colchón.
Un candil de pícaras luciérnagas ilumina
 tenue el blando jergón, incita mi cuerpo
a amar sin control. 
Ven.
Únete a mi sueño.
Árboles gentiles prestarán sus sombras
 cuando el astro sol crezca apasionado. 
Si llueve, será su hojarasca cual una
 sombrilla de húmedo candor. 
Me visten mil sedas y un lindo brocado
ciñe el aleteo de mi respirar, ahora suave.
Mientras duermo: sueño 
No cortes mis alas.
Lo real no huye.
Estará esperando verme despertar...
Déjame soñar.



domingo, 20 de marzo de 2016

Azul, siempre azul...

Ilustración de Christian Schloe

cuya mente no cesa en la rima: quiero ser.
Residente de mil versos neuróticos
 transitándome dentro azuleando
ternuras y con ellas volar.
Y que el viento me atuse el cabello
mientras se hace palpable lo incógnito,
y que el índigo cielo se haga capa
que cubra mi cuerpo o teja un corpiño
ciñendo mis sesos hasta llevarlos lejos,
allá, donde viejos los huesos se han de dispersar
hacia las alturas mudando en luceros titilantes,
nóveles guardianes del azul del cielo y el azul del mar.

sábado, 12 de marzo de 2016

Incontable...

Sin contar, ya conté con no tener números suficientes
para calcular el cariño que os tengo...



*Me he cansado ya de leerme en la entrada anterior.
:)
Hasta pronto.
Besosssss

lunes, 29 de febrero de 2016

Un día cualquiera y chofff

Hola amig@s...
Hoy era un día normal hasta que algo ha truncado tal normalidad.
Tengo la suerte de tener amig@s dentro de este mundo, con los que comparto y departo por correo y ese hecho, hoy, repito, ha sido lo que ha hecho que me entere de un comentario malidicente, falso y doloroso que alguien ha hecho sobre mí en el blog de una mujer estupenda. Un comentario que no viene a cuento, que se hace con la única intención de dañar a dos personas, una de ellas yo y lo han conseguido, para qué mentir.
Por mi parte, he intentado aclararlo todo y por ende, pedir que se me/nos pida disculpas, pero quien ha comentado no tiene ni perfil...así de sucia es la gente, así de cobarde, de los que tiran la piedra y esconden la mano...
En fin, que he hecho plof...
Me tomo unos días. Lo iba a hacer para fallas, pero lo hago antes para pensar en este enredado mundo que poco a poco se va pareciendo más al real y van saliéndole más cardos llenos de espinas.
Nunca me he metido con nadie. Siempre respeto a todo el mundo, no sabría ser de otra forma...Pero siempre-ilusa de mí-he esperado lo mismo en correspondencia...
Besos a tod@s l@s que sé que sí son de verdad y me dan mucho más de lo que doy.
Gracias y disculpad esta entrada, pero necesito un algo de equilibrio.
No pensaba tener que recurrir a la moderación de comentarios, pero sintiéndolo mucho, he de hacerlo. Perdonad las molestias.


domingo, 28 de febrero de 2016

Ciertos vuelos...

Lo que está de paso no se ha de enfrascar.
Colegir al fin que hay vuelos de adarme.
Hienden las corrientes y después se van.
Son planeos hábiles. 
Son posar las alas para acelerar.
Van dejando atrás unas primaveras,
arraigan inviernos, palidecen arreboles,
evanecen rubores como se disipa 
aquel primer beso que quemó los labios.
Llenan los bolsillos de doncelleces mal curadas,
bonanzas sembradas sin germinación.
Devaneo fugaz.
Alas como pies levantando el aire
y en su polvareda arrastran miles
de partículas de  hechos radiantes
perfumes de flores, una vía de tren, 
las algarabías...
Transforman candores en recio bastión,
desde el que luchar contra toda ínfula en revoloteo.
Lastran en los ojos un río salobre en busca del mar.



viernes, 26 de febrero de 2016

Confín...

 *Fotografía de Zena Holloway

Me elevó la música.
Me desposeyó de todo el abrojo, la ira o enojo.
Me flotó, flotó...
Mullido el espacio, me presta su abrazo.
Errante, en ascenso voy surcando nadas,
ellas son las huellas por las que llegar
hasta ese confín donde mis dormires
junto a los acordes, abran los sentidos,
 den serenidad al batir de alas de mi corazón
que vaga en suspiros buscando ese nido
donde reposar sin tocar el suelo y ondear
el cielo hasta ensortijar la nube lejana,
el rayo de sol de aquella mañana,
la luna lechal o el rocío fresco
del anochecer.
Perecer en alegoría, de fondo el piano y, a la sazón...
       Vuelvo a uterizarme, amniótico instante, gozo, reinmersión
 sintiendo elevarse aquella canción de ayeres lejanos que ahora no son:
"Arrorró, arrorró.
Duérmete mi niña, duérmete en la cuna.
Cuéntale a la luna lo que aconteció
mientras hubo sol.
Arrorró, arrorró."

                                      

martes, 23 de febrero de 2016

Uno...

En días como hoy un pensamiento se me enraíza:
Dejar Blogger...




Un inciso, amig@s...
U hoy está Blogger febril o soy yo, pero no puedo comentaros porque sale algo extraño a la hora de hacerlo, como una repetición del blog que impide comentar o, repito, yo no sé hacerlo. Sea como fuere, me sucede esto, aunque esta mañana pude en dos blogs, el resto que he visitado es una odisea imposible para mi. Así pues, lo siento pero desde el móvil me resulta incómodo, ya sabéis...la miopía dichosa, jajajaj
¿Me perdonáis?
Eso sí, si alguien sabe qué ocurre y tiene a bien explicármelo, lo agradecería.

domingo, 21 de febrero de 2016

Delicado roce

Por entre los dedos llega una fragancia
sutil, acendrada, veloz en descenso
hacia el esternón repleto de augurios.
Llegó, vio y venció toda resistencia.
Aquella caricia caminó su rostro,
bajó hasta sus labios, aterciopeló
su mueca de asombro. Ahí se quedó.
En tan leve gesto, toda una ambrosía
abriendo compuertas a la obstinación
de no acoger tactos más allá de ella.
La debilitó ese delicado roce paseando
su lágrima, llevándola, aún sin quererlo,
al azoramiento de pura emoción.
¡Cuán afable mimo! 
Manos son jardines floreciendo
sobre la extensión de su faz licuada. 
Por entre la almohada se desliza el llanto,
se cierne en su sueño cual suave crepúsculo
de una sensación que creyó olvidada...

Fotografía de Brooke Shaden

jueves, 18 de febrero de 2016

Otra ojeada...

Ayer perdí una estrella.
Notó mi mirada un hueco en el firmamento, ese que tantas noches
se fija en mis retinas con adhesivo de admiración, incredulidad,
veneración y, ¿por qué no decirlo? aturdimiento.
Un vacío cruel pensando en que ese desierto oscuro, pudiera significar
 el fenecer del lucero tras una infinita lentitud agonizando.
Sonreí pensando en mis últimas pesquisas en la poesía...
Me nace muerte por doquier...
Es un delito del que debo escabullirme.
Así pues, decidí mirar con otros ojos, no con estas pupilas llenas
de hierba en la que crece rocío de puro sentimentalismo.
No.
Me cambié la ojeada.
La pensé corriendo con piernitas de plata. La imaginé veloz por entre las demás
descendiendo vertiginosa hacia la tierra buscando el lecho apropiado
para su evanescencia. La vi feliz dejando atrás el agónico ritmo de su
irrefutable desaparición. Sentí su anhelo por dormitar en el mullido
colchón de un lago cualquiera donde, y por sorpresa, emergería
un bello nenúfar de perfecta blancura con el que atraer miles de ojos
e inspirar a tantos poetas que perdieron su estrella...



martes, 16 de febrero de 2016

Sin límites razonables...

No morir.
No sentir el estertor de un abrazo lúcido, 
ese bocado en el alma donde el juicio
hunde sus fauces sin compasión...
¿Por qué morir anquilosada en la razón y no
 cuando la locura se inyecta en los latidos?
Quería ese núcleo existencial ido e imprudente,
 retozón y desbocado bailándole a la negrura.
Arabesque en espacio sin límites razonables.
Grand jetés ahuyentando bandadas de días oscuros
como cuervos dispuestos a picotearle la mirada.
Vivir en equilibrio, seguir los pasos, seguir, seguir...
Hasta agotar el oxígeno o hastiar al aire.
 Hasta sentirse presa del sinsentido.
 Hasta quedarse rota como muñeca
desechada por el uso de la vida,
 pero...
No morir.


domingo, 14 de febrero de 2016

Pétalos derramados

En el eco del olvido enmudeció la tormenta,
la lontananza rió en cascabeles de sol.
En el paisaje oreado, bajo sombras arboladas,
del pensamiento brotaban ígneas flores encarnadas
cuyos pétalos, en vastedad alfombrada,
cosquilleaban de amor.


viernes, 12 de febrero de 2016

martes, 9 de febrero de 2016

Desde el andén...

Quisiera "prosear" la noche cuando duerme
 y se hacen vigilia mis instintos.
Esas nocturnidades sibilinas parecen
 observarme desde su irónica negrura.
Llega el hartazgo de campar en la penumbra.
La tentación yace a mi lado. La ojeo una y otra vez
anhelando y temiendo tomarla entre mis manos.
Pienso en trenes e ignoro el porqué.

humo-tren-gif-animado

Hasta oigo su silbido acercándose.
Me veo en el andén del lecho a la espera
de ese ferrocarril que me lleve a otro confín.
Al fin decido tomarlo haciendo de las horas
un viaje fascinante en el que descubrir nuevos
paisajes y gentes desde el trayecto de las letras...
El vacío del tiempo se llena.
Otro "gruyere" como yo les llamo
a los muchos vacíos que nos pueblan:
Deja de serlo.
Me lo como despacito como un buen queso 
mientras se avista a lo lejos la alborada.



sábado, 6 de febrero de 2016

Sequía

Fotografía de Kylli Sparre

Bajo la cimbra del sol
sin arco iris que rasgue
la techumbre celestial,
viajo sobre áridos caminos
flotando en el azul ensueño
de sentir la lluvia...

miércoles, 3 de febrero de 2016

lunes, 1 de febrero de 2016

Ás...si me pierdo

Si me pierdo en el tiempo...
Enmudeceré.
 Extraviaré la sonrisa.
Lloveré aguaceros.
Oscurecerán mis azules.
Cual estatua de piedra miraré los senderos.
El temor menguará mis hechuras sin miramiento.
Si me pierdo...
¿VendrÁs a buscarme hasta mi silencio?
 ¿RastrearÁs mi voz hasta hacerla verbo?
¿RescatarÁs la alegría en mis labios tensos?
¿SecarÁs el diluvio de mis ocelos?
¿PintarÁs con azules todo lo negro?
¿AblandarÁs con tu abrazo todos mis miembros?
¿Me insuflarÁs de tu aliento?
 Si me pierdo...

Escultura de María Gamundi

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog