Se hicieron las palabras gelatinosas, acuáticas, navegantes entre mareas de sol abrasador. Pequeñas medusas azules deslizándose en la vastedad marítima del alma...
Marinel.

miércoles, 28 de octubre de 2015

Del candor y otras delicias...




¿El horizonte creció o se menguaron los sueños?
Se preguntó la niñez.
Infancia: pasaste rauda por las vías de la ilusión.
En el andén se quedó una maleta de viaje con mil ratitos de amor,
pelusas del corazón, sorpresitas de candor, golosinas de emoción...

domingo, 25 de octubre de 2015

En caída libre...

Y...puesta a imaginar...
Yo quiero imaginar ese "final" acomodado
a lo que soy en cada letra que derramo:
Libre, como fina llovizna, 
cual pétalo incólume u hoja otoñal.
Delicada caída. 
Descenso indoloro. 
Planeo sutil.
Esencia al fin desubicada
del claustro corpóreo sin
ver ya más.
Más allá no hace falta mirar.
Entre versos dispersados
clamando unión: evaporada
Cayendo a la sazón.
Ser sólo una entidad,
corpúsculo vivaz del aire
que tú respirarás...


miércoles, 21 de octubre de 2015

Sencillez de luz...

Se quedó el fulgor en la noche negra.
¿Negra?
No. Azul. 
Sombra en la arboleda.
¿Arboleda?
No, que solo uno queda.
Cobalto y estrella.
Arbolito, ¿tú a la luz hospedas?
Arbolito tú.
 Arbolito yo.
Tu luz es mi luz en la noche negra.
¿Negra?
No. Azul.


sábado, 17 de octubre de 2015

Luna mía...

Anoche, mientras dormía, soñé la luna.
Fascinó mi sueño, colándose hasta el lugar
donde pudiese verla aún con los ojos cerrados.
¡Y es que pasan las noches tan raudas!
No puedo mirarte cada cenit del día.
O lanzarte un beso con mi mano blanca.
Ni contarte mis cuitas y mis alegrías.
Mis monotonías.
No puedo; le digo.
Entonces me mira con sus ojos grises y se resquebraja
en un llanto suave como un agua mansa bajando del cielo.
De pronto la veo menguar de a poquito,
y yo...yo me hago trocito de su nacareo.
Fantaseo.
Fantaseo.
Ser....



Un trozo de luna, sólo una porción de nácar astral.
Descender la noche y danzar en puntas sobre la verdor
ahora sombreada por la oscuridad.
Ser la vía láctea para aquellas lágrimas en el erial.
Silente, ufana, vaporosa y pálida,
 mujer de cristal bailando en la umbría. 
Costilla de luna, veleidad lunar...

miércoles, 14 de octubre de 2015

Destiempo...

Fotografía de Monique Hoffman

Pende del otoño una primavera que mudó en dorado, 
pensando en equívoco ser otra estación. Tierna muselina,
prendida a la confusión..., ¿dónde están tus flores?
¿No viste al estío de sol fulgurante empujar
 tu espalda y apremiar el paso queriendo reinar? 
Primavera errada, vestirte áureada,  no te hará otoñal...


http://fotografaaficionadacristi.blogspot.com.es/2011/11/mujeres-artistas.html


domingo, 11 de octubre de 2015

Del verso emancipado...

Quiso darle alcance y voló, voló.
Horadó su pecho buscando maneras
de seguir su estela, pero se apagó
la llama vivaz: la de la ilusión

 Por entre los dedos soltó al fin
el hilo de la imaginación.
La esencia del verso que se inacabó
al salir al aire buscando unas alas,
laceró el poema, desarmonizó
la bella estructura y lloró, lloró.

Observó las letras cual una cometa
en plena ascensión, silentes, felices...

Las nubes le hicieron un barco a vapor.


miércoles, 7 de octubre de 2015

Y si...?

-¿Y si pongo a una estrella tu nombre?
Le pregunta muy quedo.
-¿Para qué?
Le contesta despacio.

Para que, a pesar del mundo que nos separa, sintamos que no hay otra distancia entre nosotros que el espacio sobre nuestras cabezas. Para que cada noche sea como mirar tus ojos repletos de luz colgándose de los míos. Para hacer de  la lejanía algo finito en el infinito de nuestro amor.



domingo, 4 de octubre de 2015

Intrínseca...


No habrá tormentas que amainen mis anhelos,
seguiré por los caminos y aunque a veces flote
cual voluta entre nubes ignotas, esto, no será óbice
que coarte el ir dejando mis huellas en la senda del vivir.
Vendrán lluvias torrenciales, (ya las hubo inundando mis sucesos)
 cual devastación de lágrimas arrasándome los ojos, 
mas sé que también, al acecho, (siempre se oyen a lo lejos) 
me aguardan sonrisas y risas de tintineo como campanas de fiesta.
Los vientos, sean aliados o no, mecerán los ropajes
  que vista mi espíritu de lucha y permanencia.
Soy manifiesta entidad dejando tras sus pisadas y al vaho de su respirar
la impronta de su existir. El tiempo no titubeará en sacudir o tirar
las hojas del árbol que soy, (contra esto no he de batallar)
Quiero pensar que alguna de mis raíces seguirá alargada como pez
 nadando en la sangre de aquellos que entendieron, ( y hasta quisieron)
esta alma que me habita y un día me despojará...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"