Y si llegáis, pies, al límite del cansancio y el vivir no se aviene a dejar vuestra huella en la orilla los días, no temáis el olvido de vuestro paso. Yo os sabré siempre mi soporte, mi pasaporte por parajes de ensueño y por sueños sin abandonar el refugio de las sábanas. Pies, partiremos juntos. Conmigo vendréis hacia ignotos caminos...
Marinel.

miércoles, 26 de abril de 2017

Incógnita

Cuadro de Duy Huynh

Últimamente:
No sabía si ascendía o había bajado
de un limbo que no vio.
Ignoraba si era invierno o mes de abril
e incluso desconocía su color.
Se advertía, eso sí.
Y nada más cerciorarse... se olvidó.

lunes, 24 de abril de 2017

A pesar de transitorio...


Cuando vienes desaliento a desvestirme 
con tus manos de gárgola de piedra,
siento mi piel endurecida, certeramente gélida.
Abres una oquedad en la alegría, enturbias 
el fogaje que me mora restándole calor.
Pesadumbre inaudita que impeles
al agua de mis ojos haciéndola saltar
como una ola tras las pestañas que tiritan
mientras todos mis poros erosionan cual géiseres
convirtiéndose en erizos espasmódicos.
Instante trágico a pesar de transitorio...
¿Qué hacer para evitar tus manos de sastre
detestable clavando sus punzadas?
Nada.
El plasma de mi cuerpo pugnará
por irrigar, seguir viajando por las venas
y llegar al pálpito vital, bastión inquebrantable
de mi vida, regente sin igual con armas
esenciales con las que ahuyentará
el pétreo costureo del pesar.

Fotografía de Francesca Woodman

viernes, 21 de abril de 2017

Mmmmmm


Observo el detalle de tu humear incitando al beso
y noto en descenso de la comisura una levedad 
acuática y libre que desesperada busca
 la manera de poder besar la lisura ardiente
de tu recipiente...y beber, beberte todo sin dejar
caer ni una sola gota, ¡pobre de mi si te dejo enfriar!
Se le perdería un adarme mágico a mi despertar.
Me llamas siseante y voy en revuelo.
Tu calor arriba a mi orilla ansiosa,
me besas la boca, llegas a la gruta,
tomas el descenso y en tu descender
vas besuqueando, avivas el sueño
que se despereza al fin despertando 
tras el ritual.

Resultado de imagen de gifs animados de mujer y café

miércoles, 19 de abril de 2017

Apasionante


Es apasionante, casi delirante ver
 desenredarse las cavilaciones y verlas migrar.
Enmarañan bajo los cabellos
todas mis neuronas, alguna en despiste.
Las une, las ala, incita sus ganas 
de hacerse neuritas para emisionar.
Yo las siento globos que ondearon bajo por el corazón.
Las creo nadar en la linfa mía mudándose el gris
a rojo, rojo neuronal. Es un color nuevo, digo sin resuello,
mientras pienso y pienso cómo madurar esa
 algarabía en lucha vivaz por salir de mi.
¡Oh color vehemente enredado
 siempre al vocablo amar!
Pícaras neuronas, travieso pensar...
¿Mudasteis el gris para seducir un latido ajeno?
Venís enredando, casi delirando, 
siempre deseando viajar y viajar.



domingo, 16 de abril de 2017

"Poentos"


Remolinos de papel son mis manos.
Indagan el pensamiento en busca
de ese telar en el que poder tejer
tal vez poemas o cuentos.
"Poentos" es lo que harás.
-Me dice desde el adentro
ese duende creador
incapaz de estarse quieto-
Tomo la hoja, la observo.
Toco el teclado, lo siento.
Lo que escribo, ¿qué es?
No son poemas o cuentos.
Son versos sin rimar.
No se les puede llamar soneto, ni décima
ni lira, ni oda, ni tan siquiera quinteto.
Tiene razón ese espectro que reside en mi interior...
Mis letras siempre serán pliegos de formas irregulares
que con amor nadarán por aguas indefinidas
sin una rima especial....
"Poentos" son y serán.
Contarán poetizando.
En poemas contarán.

domingo, 9 de abril de 2017

No quiero.

Fotografía surrealista de Sarolta Bán

No quiero inventar.
En el pensamiento bullen las ideas,
salen a crear una y otra vez.
Maúlla la mente tras el ronroneo
de felicidad de ver esparcidas
letras y más letras.
Las voy a dejar en el lecho
suave de la inadvertencia.
Que duerman.
Que duerman.


viernes, 7 de abril de 2017

De sueño y de flor


Hoy soñé con lunas.
Muchas y ninguna.
Era tal la oscuridad en la noche aciaga
que aún sabiéndola no podía admirar
su tez plateada.
Recuerdo el aroma de azahar.
Cayeron mis párpados e inhalé profundo.
La magia se obró en aquella noche ya de primavera.
Subí la escalera de la fantasía, tomé las estrellas
que allí se escondían, en el cielo negro.
Las tomé cual si fueran flores para algún jarrón
y las esculpí con gran devoción de una en una
hasta modelar miriada de lunas.
Las dejé al oreo para luego unir su luz fulgurante.
En un veo y no veo, mientras inspiraba,
brotó ella del cielo para mi mirar.
Su sonrisa, sus ojos de gata, su felicidad,
rompieron la noche.
El sueño partió.
Bajo de mi almohada dormía una flor.



lunes, 3 de abril de 2017

Al árbol...

Al árbol latidos.
Todos.
Hasta los dormidos.
Los que tienen alas.
Los que no las hallan.
Que pendan.
Que latan sin dejar 
caer una pulsación.
En esta arboleda falta mucho amor.




sábado, 1 de abril de 2017

No seré...


Imagino una horda de gusanos dándose un festín
sobre el ropaje de mi alma...
Y no puedo.
No quiero.
Niego y reniego.
Quiero ser mil pavesas del incendio de mi cuerpo.
Partículas peculiares. 
Mías.
De mi o lo que fui consiguiendo 
al fin la manera de volar.
Entre el mar y el cielo confundirme
hasta que sus azules me absorban.
Un día ola meciéndome sola.
Un día nube en la que flotar.
Lluvia, viento, sol, pez, alga, rumor...
Perfume primaveral u otoño de hojas
donde mis vestigios puedan dormitar.
Notar mariposas en mi eternidad 
pintadas de azul como en acuarela
donde la remera de la infinitud
maneje la barca que mi esencia anhela.



Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"