Y si llegáis, pies, al límite del cansancio y el vivir no se aviene a dejar vuestra huella en la orilla los días, no temáis el olvido de vuestro paso. Yo os sabré siempre mi soporte, mi pasaporte por parajes de ensueño y por sueños sin abandonar el refugio de las sábanas. Pies, partiremos juntos. Conmigo vendréis hacia ignotos caminos...
Marinel.

lunes, 27 de marzo de 2017

Mis pájaros...

Fotografía deKylli Sparre

La primavera está enajenando a mis pájaros.
¡Pobres!
Llevan rumoreando una eternidad enramillando
 su alegría, cuando llegan días de invierno
y muda su canto feliz en canto tirititón.
Ellos, mis pájaros, iban y venían con 
sus piquitos cargados para anidar.
Anidaron. Siempre lo hacen.
 Año tras año anidan sin pedirme permiso
en las ranuras de la salida del gas,
 en la ventana de atrás.
 (Nada romántico, les digo)
Hubo un tiempo que tomé la determinación de exterminarlos.
Llamé a quienes ofician eso de hacer desaparecer pájaros y nidos.
Vinieron y se fueron ante mi abatimimento, 
mi sentimiento de culpa, mi incapacidad
 para la vileza.
Desde entonces viven aquí  sin vivir en mi ni conmigo.
Ellos traen rumores de primavera, 
rayos de sol de cielos despejados y celestes,
siseo de flores, silbidos de vientos.
Fabrican su nido y al tiempo, una algarabía de piares
 chiquitos inundan la cocina 
en cada amanecer.
Yo me acurruco y ronroneo de placer ante sus cantos. 
Me aíslan por segundos del mundo,
 construyen otra especie de nido floreado y disperso
 desde donde tomo impulso
y sin volar como ellos, vuelo.

36 comentarios:

  1. Sonrío, Marinel.
    Este poema nos une pues en una rendija de aireación de mi cocina también anidan cada año.
    Tierno poema.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verónica, ya ves...qué lugares tan curiosos para anidar, ¿verdad?
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Bueno una carcajada
      Y un abrazo

      Eliminar
    2. Marijose, se puede comenzar sonriendo y acabar carcajeándose!
      :)
      Abrazo para ti.

      Eliminar
  3. Nos dejas un trino largo y tendido, Marinel...Muy original y genuino.
    Que sigáis trinando juntos muchos años, un placer escucharos.
    Mi abrazo y mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M.Jesús, es lo que me sale escuchando esos trinos ya tan de mi casa sin serlo.
      Eso parece que sucederá, sí.
      :)
      Abrazos con cariño.

      Eliminar
  4. ¡Que suerte! pajarillos, ¿gorriones a lo mejor?, a mi hija le anidaron murciélagos y no se puede quitar el nido hasta que los polluelos han volado. Un abrazo pio pio pio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester, creo que no,aunque no soy experta en pajarillos, mi padre sí lo era y el canto del gorrión no es lo que escucho yo de mis pájaros.
      Murciélagos!
      Quitar un nido parece fácil o lo es pensarlo, pero hacerlo...
      Pío pío, jajajaj
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Bonitos amaneceres, esos de rebullirse en la cama oyendo a sus vecinos en su nido. Suerte tienen ambos, usted su canto y ellos su sensibilidad. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Capitán Smith, no los escucho arrebujada sino en el desayuno, en ese instante pacífico tras el despertar. Pero sí, al final es una suerte para ellos y para mi.
      :)
      Besos.

      Eliminar
  6. Es que los pajarillos son muy traviesos
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Ese sentimiento de culpa....te espero para la terapia. :P

    Yo lo que tengo son palomas que anidan en el techo y no son bienvenidasssssssss pero ahí están =((((

    Besos =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Liliana, es que no fui capaz de dejar que quitaran el nido!

      Yo ya los he adoptado, fuera de casa aunque dentro, pero su canto por todas partes.
      Iré a tu consulta, jajajaja
      Besos.

      Eliminar
  8. Benditos pájaros que te sientan tan bien.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toro, la cuestión era asumir sus cantos y quererlos, u odiarlos y malvivir...prefiero que me sienten bien :)
      Besos.

      Eliminar
  9. Preciosa imagen que nos dejas en tus versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael, gracias, me alegra que te guste.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Me encanta oír a los pájaros. Y si su canto se hace poesía, pues entonces ya ni te cuento..

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel, a mi al final también. Nos hemos hecho amigos e incluso, como ves, poetizo sobre ello.
      :)
      Besos.

      Eliminar
  11. Los pajaros siempre traen alegría, aunque aniden en un lugar poco propicio.
    Me encantó tu poema, sobre todo cómo cambiaste en la segunda parte, cuando aceptás con placer su compañía.
    Besos, Marinel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirella, lo cierto es que sí. Si algún día están más calladitos, me falta algo.
      Sí, era la mejor solución y me encanta.
      Besos.

      Eliminar
  12. Su triar es la música del cielo

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noel, con el tiempo así lo veo.
      Besos.

      Eliminar
  13. El tiempo va a cambiar hasta los pájaros y no digamos a nosotros, pero incluso con el cambio saben donde se arriman y tú te dejas conquistar con sus trinos, no saben ná.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tracy, desde luego en lo de anidar sí que han cambiado...
      Yo decidí ser su amiga aunque no tenía muchas opciones, jajaja

      Eliminar
  14. Ha sido una mezcla extraña este precioso poema tuyo MARINEL, como si tus pájaros te llenaran de trinos a la vez que de malestar o a lo mejor no eran ellos y sí el lugar que eligieron para hacer su nido que por lo que sea es un pobreza para ti, en realidad así a lo lejos me parece precioso tener viviendo a unos pa´jaros contigo y si se suman a los que habitan tu cabecita .. una buena colección de plumas y trinos. Tranquila, tampoco yo podría matar a un pajarito, aquí la tiene tomada con las palomas y bueno, en exceso todo casa problemas pero es que a lo emerjo somos nosotros los que estamos invadiendo su hábitat .. quien sabe. Lo que sí sé es que escribes súper bonito ; )

    Mil besos pajarito!

    MuaaaksS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, es una mezcolanza la de sentimientos que me produjeron los pajaritos, así que intenté transmitirla.
      Por un lado sus trinos inagotables, al principio, me parecían rompedores de mi paz...más tarde, los imaginé cómodos en mi espacio, felices y esto me produjo una grata sensación y finalmente aceptación de convivencia...en paz!
      Curioso, sí...tengo pájaros en mi cabeza que unen sus trinos a los inquilinos forzosos y ya queridos. Tendré que querer también a los de mis sesos aunque a estos me cuesta un poco más, jajajaj
      También puede ser lo que dices y mi casa esté donde no toque.

      Mil besos de pajarito.

      Eliminar
  15. Eso que dices tú, nos pasaba a nosotros en casa hace muchos años. En primavera, los pájaros se metían a anidar en los tubos del respiradero del gas, y llegaban hasta la misma campana de la cocina.. Vamos que los podías oír hasta de respirar. Hasta que uno no se percata de que son pájaros, no resulta agradable, ya que la primera vez, piensas que se ha podido meter alguna rata. Ya hace años que no tenemos gas, y desde entonces se le acabó a los pajaritos llegar hasta la campana. Ahora también te digo que ese "pío pío" casi todo el día no resultaba agradable, y cuando enchufabas la campana, no veas el chasqueo que pillaban los inquilinos. Salían por el tubo a la calle cagando hostias; ellos y un montón de pajas. Bonita mezcla en este poema.

    Besos Marinel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, yo tengo gas ciudad y los respiraderos están arriba, cerca del ventanal y ahí anidan una y otra vez desde hace años. La verdad es que cuando se les escucha a todas horas se hacía un poco agobiante, pero he de decirte que a fuerza de escucharlos ya nos hemos acostumbrado.
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  16. HAY TRINOS QUE NOS CAMBIAN LA ACTITUD.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. A veces eligen los lugares más extraños, incomodan, pero también nos acompañan. Me gustó.
    Besos.

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog