Se hicieron las palabras gelatinosas, acuáticas, navegantes entre mareas de sol abrasador. Pequeñas medusas azules deslizándose en la vastedad marítima del alma...
Marinel.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Siempre gracias.



Quiero pediros disculpas por mi exabrupto, mi, otra vez, desahogo emocional; otro de tantos.
He llegado a la conclusión, de que tampoco importa demasiado que lo haya hecho. Lo necesitaba, lo dije y como este espacio al que llamo isla, es, precisamente mío, en él vuelco todo lo que me corroe.
No obstante...uffff, me pasé tres pueblos con la extensión y aún así, sois estupend@s dejándome vuestras palabras de aliento.
De altibajos voy bien servida, no cabe duda.
De nuevo, mis sinceras disculpas por haceros partícipes de todo lo que sienta, para bien o para mal. Bueno...de todo no, si lo hiciera de todo os dormiría de aburrimiento.
Hasta pronto.
:)
Gracias.
En esta entrada inhabilito los comentarios, me basta saberos ahí.
Ciao.

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"