Se hicieron las palabras gelatinosas, acuáticas, navegantes entre mareas de sol abrasador. Pequeñas medusas azules deslizándose en la vastedad marítima del alma...
Marinel.

domingo, 14 de junio de 2015

¿Qué es que no es?

Quiso ser flor de aquellas
libertarias que nacían por
 doquier de color carmesí.
Ser el viento apeteció.
O ser ave nada menos, nada más,
surcando cielos de rebaños ovejunos
o de cómodo algodón, tocar la luna
y rondar el sol sin quemar sus aires.
Y de tanto desear
 y de tanto apetecer
se quedó en algo extraño.
Mirándose parecía un arbolito quizá,
flor salvaje, sin saberlo, lo era ya,
aunque nada de encarnada.
No sería pájaro jamás.
Por tanto, quedó en algo raro,
no se sabía muy bien qué...
Descubrió que era un arbolado sueño
 cuyas hojas volaban a soplidos de ilusión.

48 comentarios:

  1. "Un arbolado sueño cuyas hojas volaban a soplidos de ilusión"
    Me dejo llevar por tus palabras... Entre lo que es, lo que no puede ser y lo que quizás volverá.

    Un abraz✴

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AtHeNeA, el caso es... , ¿quién no vive entre soplos de ilusión?
      :)
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Tus palabras siempre mueven la ilusión, pero ahora te demoras mucho...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tracy, me alegra eso que dices de mis palabras, gracias.
      Y sí...ando algo lenta últimamente...

      Eliminar
  3. Y de tanto desear ser sólo fue sueño. Así parece ser la vida misma misma, mi querida Marinel.

    Un beso enorme!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fer, exacto.
      ¿No seremos todos sueño?
      Un gran beso.

      Eliminar
  4. Me pregunto:- ¿Es bueno querer llegar muy alto?
    Besos Marinel
    desde aquí
    http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com.ar/2015/06/arte-en-las-unas.html
    y desde aquí
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2015/06/tallarines-con-espirulina.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norma, probablemente no. Pero quién no sueña con viajar, volar, ascender...?
      Son sueños recurrentes y normales.
      Besos.

      Eliminar
  5. Cuanta desilusión, pero seguramente algo en tanta tristeza e incertidumbre debe estar bien, y seguramente será un nuevo error en algún próximo momento, porque de eso también se trata la vida, de cometer errores. Esta es una situación que nosotros debemos asumir para volver a tener esperanzas. Seguramente estarás intentando ser sólida interior y exteriormente, no te afanes en eso, seguramente es el nuevo error del cual te hablo. Solo creo que debemos intentar vivir nuestra vida siendo consiente de nuestras debilidades y flaquezas, así fuimos lanzado en este largo camino llamado vida.

    El poema no queda afuera, es bellisimo, me sentí volando a tu lado.

    Un beso inmenso.

    Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, no!
      No es desilusión lo que pretendían reflejar mis palabras, más bien consciencia, ratificación de algo que se intuye o se sospecha.
      Y es que nacemos soñando, vivimos soñando con cosas imposibles las más de las veces, sin imaginar, por mucho que se nos pase por la imaginación, que tal vez seamos carne de sueños, nada más y nada menos!
      Es inevitable soñar, bonito y necesario. Es mágico vivir con vuelos al alcance de un pensamiento o de un anhelo, sin esa hermosísima parte de nosotros, dejaríamos de ser sueños con visos de humanidad...

      Yo...yo llevo toda mi vida intentando ser sólida, fuerte y salvaje; es decir, ir a mi aire....pero me es imposible...me bambolean los sentimientos, ellos son los que se me desprenden y echan al vuelo mis ilusiones mientras yo trato de no separarme del suelo.
      ;)

      Gracias, muchas gracias.
      Un beso grande.

      Eliminar
  6. Lo importante es volar y poder hacerlo.

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ion, exacto. Eso mismo pienso yo.
      Besotes.

      Eliminar

  7. ¡Qué bien!. Descubrirse así, como uno es realmente... ¡Natural y único!

    ¡Vilano!

    ¿A qué aspirar a ser hortensia de colores, rosa roja de jardín u orquídea de concurso?. Ser lo que uno es ya es mucho. Pues con eso hay que vivir.

    Y por vivir hay que entender ¡vivir!. ¡No sobrevivir!.

    ¿Hay algo más natural, y por ende simple, que la extensa y “ordinaria” planta diente de león?. ¿Habéis visto el intenso color amarillo de sus flores. El logrado intento de decorar praderas. El abundante alimento que brindan a las abejas. El manto de capullos peludos en que se convierten después?. La perfección lograda por la naturaleza fuera de todo concurso absurdo de valores huecos. Esos tan de moda hoy en cualquier plató de la sociedad.

    Y no digamos la extensa lista de remedios medicinales que sus hojas, flores y raíces brindan!

    ¡Vilanos!

    ¡Vilanos!, mecidos por el viento de la creación capaces de viajar por el mundo entero... ¡Y dejar huella.! Y fruto. Allí donde posan la suya.

    ¡Vilanos!. Bellos y adorables vilanos.

    El poema, Marinel, vilano.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ernesto, así como Vilanos al viento, prestos a alojarse en el aire de la vida, dejándose arrastrar por ella sabiéndose imperfectos, pero capaces, jajajaja

      Tiene algo especial esa planta, algo mágico que me inspira siempre, me hace querer ser un poco ella para lanzarme al vuelo de a poquito, entre soplos de emoción, ilusiones o sencillamente apetencia. Me doy cuenta de que en realidad ya lo somos, porque ya volamos, ya somos Vilanos, nos echamos a volar cuando sentimos, que suele ser siempre, pero en lo que no reparamos más que de vez en cuando...

      Me alegra que te hayan gustado mis Vilanos y su vuelo.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Ser flor que vuela al viento, o descubrir que
    "era un arbolado sueño cuyas hojas volaban a soplidos de ilusión"...
    El caso es que era... y que uno -sea o sea- vuela leyendo tus bellos poemas.

    Marinel, mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Milena, SER, con letras mayúsculas y con todo lo que ello supone, entre lo que se hayan cientos de miles de vuelos....
      Besos miles.

      Eliminar
  9. Muy hermosa poesía Marinel, me ha recordado cuando éramos pequeñas y perseguíamos los "Vilanos" después de la lluvia y los que alcanzábamos los enhebrábamos con una aguja e hilo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conchi, yo jamás los enhebré, pero sí los perseguí, aún los persigo y hago perseguir a mi peque entre risas...es algo mágico e inolvidable.
      :)
      Un beso.

      Eliminar
  10. Que hermosa imagen la de la flor libertaria...

    Un abrazo, Marinel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, todo lo libertario tiene ese aura de hermosura...
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. LA IMAGEN Y TUS LETRAS, PERFECTO!!!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  12. Era un arbolado que volando entre las ramas se convirtió en ilusión , y rompiendo el aire se volvió suspiro.
    Y justo ahí buscamos esa frontera que separa nuestros sueños de esta vida tan absurda, tan real.

    Una preciosa poesía que por un poquito me la pierdo, no he recibido esta actualización, ni otras cuantas, no se que pasa con blogger o con mi equipo.

    Besos preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Loe, hola preciosa.
      Siempre anhelando fronteras que acaricien esta realidad y la lleven mullidamente por felices derroteros...así somos los sensibles.
      :)
      Tranquila...yo voy a tropezones...llego los domingos, como las campanas de las iglesias, pero luego me cuesta una enormidad encontrar el camino entre semana...
      Mis disculpas por contestarte tan tarde.
      Besos.

      Eliminar
  13. Cuando era niña, un juego que me encantaba era soplar "vilanos", como acabo de enterarme que dicen por allá.
    Aquí se los denomina con el nombre bastante vulgar de "panaderos", vaya a saber por qué.
    En tu poema, tan delicado como las pequeñas hilachas al viento de los vilanos, me sentí identificada, muchas veces mi parte vilana se ha sentido así.
    Un enorme beso y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirella, es tan bonito verlos volar cargados con nuestro deseo...aquí al menos se pide un deseo antes de soplar. ¿ O se lo inventó mi madre y yo lo sigo al pie de la letra por la ilusión?
      :)
      Gracias, un gran beso y feliz semana.

      Eliminar
  14. No es fácil conseguir que se cumplan todos aquellos sueños que un día tuvimos, por eso casi siempre nos quedamos a mitad de la carrera convertidos en eso,en un "arbolado sueño" sin saber muy bien qué somos en realidad.Pero es algo corriente, no debe extrañarnos.Creo que lo importante al fin y al cabo es haber vivido intentándolo cada día...

    Un poema ilusionante, a pesar de todo.

    Abrazos Marinel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joaquín, claro que no...de hacerse realidad todos los sueños, la vida nos parecería tan bellísima que nos resultaría traumático saberla finita...
      Pero es bonito imaginar esos sueños como arbolitos a la espera, ¿verdad?
      Gracias.
      Abrazos.

      Eliminar
  15. Mi querida Marinel deja que los sueños vuelen libremente para que crezcan y puedan hacerse una hermosa realidad.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ilesín, siempre lo hago, querida amiga, es de lo más fácil y gratificante que hay.
      :)
      Besos.

      Eliminar
  16. Quedó en algo raro realmente ¡Nunca será pájaro pero sin dudas se las rebusca para volar en estos tiempos en los que no se necesita haber nacido con alas para hacerlo!

    ¡Me encantó el poema Marinel! ¡Hace tiempo quería visitarte y hoy pude darme el gusto!


    ¡Te dejo un saludo en esta noche que crece voraz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquamarine, claro que sí...el caso es no cejar nunca en el empeño de echarse al vuelo, aunque sea con la imaginación; por supuesto!
      Gracias por tu visita.
      Saludos!

      Eliminar
  17. Precioso Marinel y que tengas muy buena semana.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, gracias, lo mismo te deseo.
      :)
      Besos.

      Eliminar
  18. A ni siempre me gustaron estas plantas voladoras, que van de aquí para allá y nadie tiene interés por que se queden en ningún sitio. Pero en los sueños todo es posible, hace mucho que no sueño, pero siempre deja un buen sabor a viaje y si es volando… lo mas
    Muy acertada tú entrada amiga. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, son preciosas, ¿verdad?
      Yo creo que son ellas mismas quienes no sienten interés por un lugar concreto...es mejor dejarse ir por los aires y posarse aquí o allá sin prisas ni agobios.
      Los sueños son lo mismo, son así de inconstantes y volátiles.
      :)
      Gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  20. Que bella descripción del “Diente de león”. Si no supiera que estas líneas son de tu inspiración, diría que es lo mismo que pensó Dios el día que lo creó.
    Soñar es bueno, cuando se vuelve liberador e inspirador, pero es malo cuando se vuelve motivo de frustración o amargura de no ser o no tener. Y es que, algunas veces por vivir únicamente soñando en lo imposible, olvidamos nuestras virtudes o incluso nos quedamos sin descubrir ese talento que duerme escondido en cada quien.
    Marinel, me gusta lo que escribes, obsequiando en cada renglón un momento de ensueño, que deja una caricia en el alma de cada lector.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Carlos, Diente de León, sí...y vaya usted a saber porqué se les llama así...yo quiero pensar que es porque es una planta valiente, crece y se desarrolla en lugares agrestes y luego se echa al vuelo...es como el proceso de una mariposa hasta llegar a serlo. Bueno...así la veo yo, claro
      :)
      No hay que dejar que los sueños nos amarguen la vida, sin duda. Hay que soñar acortándoles la cuerda, haciéndolos cercanos, alcanzables...soñar en cosas imposibles es como cercenar sueños al fabricarlos, sacarlos descabezados, en fin..qué sé yo
      Sin embargo, amigo, escribir sobre imposibles es fácil e inevitable para mí, ahí entre letras parece que les hago menos daño, jajajaja
      Me alegra mucho que te gusten mis cosas, posible o imposibles.
      Gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  21. Todos los elogios que me preceden son merecidos y hacen justicia a ese bello poema,Merinel.
    Enhorabuna. Estás en plena forma

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis Antonio, gracias, no sé...
      Sólo estoy perezosa, sin muchas ganas, dejando, casi, que las letras fluyan sin ataduras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Me encanta la imagen del salsifí, desmelenándose, como tú en el poema... Precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julie, ¿Salsifí?
      Qué bonito nombre que jamás había oído...me encanta!
      Gracias.
      Abrazos.

      Eliminar
  23. Esos dientes de león me han fascinado toda la vida.
    Ese deseo infantil en el que volar, más que un sueño, es mágica realidad.
    Besos, princesa.
    Otra joyita de las tuyas ;)

    ResponderEliminar
  24. Creo que de tanto desear, en realidad somos puro deseo materializado, ese arbolado sueño que como tú comentabas en el anterior post parece que alguien esta soñando por nosotros y nosotros vivimos como meros personajes del sueño... pero tú jamás será algo raro preciosa si acaso, algo especial por escaso, delicadeza y sensibilidad en letras ... ojalá que llena de ilusión sieeempre, ella es el motor de la vida.

    Mil besos preciosa, gracias por seguir regalándonos tus letras.. aunque a veces tarde en venir, cuando por fin llego siempre disfruto un montón Muaaaaaaaks! MARINEL.

    ResponderEliminar
  25. Y tanto soñó y deseó
    que se convirtió
    en àrbol, flor, nube y pájaro.

    Es una entrada preciosa para es flor en la que tantos sueños y deseos hemos depositado de niños (y no tan niños). Me enternece la imagen que inspiras con tu poema.

    una lluvia de besos, dulce Marinel

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"