Diminutas lunas cayendo en el bosque desde la ingente altura de los sueños, así son las letras abriéndose paso entre la poesía que la mira absorta dejándola hacerse lluvia sobre lo tupido de la mente hasta los pies de las manos que siempre caminan hallando versos...
Marinel.

*Fotografía de Masayasu Sakuma

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Tálamo frondoso...(sigo enredada)

Ay amor...
Se durmió la hojarasca.

La he mirado correr, volar, hacer giros
como una algarabía de críos jugando.
Muchas hojas con alas mudando el color,
sin percibirlo, en su afán por vivir
 sin pensar en mañana.
Hete ahí, que el mañana llegó y perdieron
el verde, lo dejaron adherido al tronco
 del árbol que las cobijó.
-Esto parece un enredo-
Enredadas salieron, se elevaron, cayeron y volvieron a izarse
una vez y otra vez mientras dejaban como rastro su verdor.
Las observo alfombrando los céspedes, las aceras,
los charcos y hasta las ramas llorosas.
Todo lo ocupan las locas hojas ya amarillentas,
algunas enrojecidas de la vergüenza, otras vainilla
sin aromar, otras...otras ni están de trituradas por
el bamboleo del viento a ráfagas que las llevó,
primero en volandas "pá" conquistarlas y luego huyó.
Queridas mías: ya os amo yo entreveradas, varadas también
sin timonel ni timón, así, como pasto para la tierra que cíclica
y callada espera la mutación reincidente, el devaneo otoñal
que deja sabia, grato mantillo, perduración...
Amo esa hoja en concreto, la que ha quedado rezagada
en la alberca, flota muy cerca de unos cálamos.
Seguro se enredará, se hará un lío...


¡Ay amor!
Ya se durmió y yo, yo...tengo frío.

45 comentarios:

  1. Es tiernísimo el poema.
    Como lea el otoño, llorará.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toro, gracias. Me gusta la ternura.
      El otoño ha llorado bastante últimamente, debe haberlo presentido más que leído.
      Besos.

      Eliminar
  2. Esas hojas de otoño, que tanto inspiran, que bien traídas están en este poema.
    Besos con ternura otoñal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfred, me alegra que así te lo parezca.
      Las trajo el viento.
      :)
      Besos de ternura otoñal, sí.

      Eliminar
  3. Nos has transportado en ese ciclo y vaivén de las hojas, muy bello Marinel. Amo las hojas verdes que dan sombra y color en verano, y disfruto las hojas secas lo más que puedo caminando sobre ellas o viéndolas pasear en sus movimientos locos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Migue, gracias.
      Son verdaderamente inspiradoras las hojas. Lo cierto es que el otoño en general se presta a la poesía, sí.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Lao, gracias por sentir dulzor en mis letras.

      Eliminar
  5. Esas hojas hoy están de fiesta al versarlas tú.
    Revolotean y revolotean haciendo piruetas entre tu ternura y el viento.
    No tengas frío, que ya es tiempo de castañas...

    Besos, princesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva, bueno...creo que inspiran tanto a l@s poetasque deben pasar un otoño felicísmas!
      Hmmmm, qué ricas las castañas asadas.
      Besos miles, guapa.

      Eliminar
  6. El otoño te dejó volar subida en sus hojas, paseaste y creaste las palabras hermosas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester, algo así, tan bonito como lo dices, siento que me inspira para escribir esto que no está a la altura de su revoloteo, peeeeroooo...
      Abrazo.

      Eliminar
  7. En esos árboles desnudos brilla siempre en sus raíces el aroma del Amor que se reconstruye paso a paso para rer más veráz en el incicio de la primavera.

    Un Abrazo.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olga i Carles, gracias por venir hasta mi isla y quedaros.
      Así debe ser, no lo dudo, menos tras leer este bonito comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Marinel, le has dado voz a esas hojas que son como niños revoloteando en todas partes...Ellas nos invitan a vivir, sin miedo, sin complicaciones, disfrutando de cada momento, que se nos va...Saltando y volando por todas partes, alfombrando la vida y entregándose en una alfombra mágica e inolvidable.
    Mi felicitación y mi abrazo de luz por hacernos sentir hojas otoñales...
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mª Jesús, debiéramos ser como ellas en todo momento....felices e indiferentes a todo lo que no sea disfrutar de los instantes. Me parecen muy aleccionadoras las hojas, sin duda.
      Mil gracias por tus bellos comentarios siempre.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. ¡Qué bellamente mueve las hojas del otoño tus palabras! Si no existiera el otoño, lo habrías inventado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco, jo, qué bonito. Gracias!
      Creo que las estaciones fueron las que nos inventaron para que las halagásemos...
      :)
      Besos.

      Eliminar
  10. Marinel, me he visto corriendo tras la hojarasca, enredada entre las hojas, observando cada una...
    Precioso! Me encanta!
    Besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Milena, eso es fantástico porque escribiéndolo yo me veía así también...como una hoja revoloteadora y feliz hasta el final...
      Gracias, hermosa.
      Besos mil.

      Eliminar
  11. Hermosos tus versos llenos de ternura y luz.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ilesín, me alegra que veas luz en mis letras porque ya sé que tú estás llena de ella.
      :)
      Besos.

      Eliminar
  12. Muy difícil devolver a la vida unas hojas muertas y amarillas, y transformarlas con la belleza de las palabras en un poema vivo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mistral, no, no es posible devolver vida donde no la hay por mucha belleza que se imprima en las letras, es una triste realidad ésta.

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Visión de arlequín, gracias por tu visita.
      La vida es una constante dicotomía.

      Eliminar
  14. Esa hojarasca que nos envuelve y sobre ella dejamos lo mejor de nosotros... Como lo haces tú, Poeta. Y sí, tu poesía es el viento que acaricia las hojas muertas... Me encantó leerte hoy que veo caer las hojas de los chopos sobre el camino de la fuente... Ellas, me hablan de ti. Gracias amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julie, mil gracias, mi querida poetisa.
      A mí me encanta leerte siempre. De cuando en cuando tomo tu libro y me lleno de tus poemas una y otra vez, son momentos mágicos que siempre te agradeceré....y Sandra!
      :)
      Besos muchos.

      Eliminar
    2. Dale mi beso a Sandra, imagino cuánto ha crecido! Os quiero.

      Eliminar
  15. El otoño nos hace retrotraer hacia nosotros mismos.
    Las hojas bailando en el viento se despiden de la vida.
    Bellísimo poema Marinel.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, sí es como involucionar hacia nosotros mismos, retomar lo primigenio que a veces mantenemos en el olvido...
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Amapola, sí, con emoción lo escribí.
      Besos.

      Eliminar
  17. ¡qué mejor,
    que en tal tálamo tierno
    se recuesten y abracen
    de hojas
    tus versos!

    tan bellos)

    ¡besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, qué bonito comentario!
      Es más bonito que mi poema, así que no añado nada que pueda estropearlo.
      Sólo gracias y besos.

      Eliminar
  18. A veces los sentimientos se enredan, pero al final siempre se forja algo nuevo mirando hacia la esperanza. Buenas letras Marinel. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe, así es, totalmente cierto.
      Un fuerte abrazo y buen finde.

      Eliminar
  19. ¡Vaya honor que tienen esas hojas!, tan protagonistas cuando ya están perdiendo el protagonismo, que no su función. Tan importantes ellas.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tracy!
      Huisss, no te esperaba por aquí también, jajajaja
      No creo que aún pierdan protagonismo por mucho que el tiempo ande revuelto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Esto es algo más que un poema,es una sinfonía otoñal de juegos enredados y colores.Ellas,traviesas hasta el final,coqueteando con el viento,peleando con las otras por un trozo de otoño...Tú,poeta cómplice de sus últimos vuelos,sintiendo el mismo frío que ellas camino del olvido hasta una nueva primavera...

    Precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joaquín, me alegra que te guste, me nació observando esas hojas que cobran vida y vuelo cada otoño, esas que mueren finalmente volviéndose semilla para la tierra y nueva vida.
      Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Con la última hoja caída morirá la primavera pero en su tumba ya se oyen los pasos de una nueva.

    ResponderEliminar
  22. Tiene razón el Torito.
    Dan ganas de leerlo a los peques.

    Mi vida es un enredo.

    Mäs besos.

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog