Partiremos, no lo dudéis. Pasará el tiempo raudo llevándonos a la cima del recuerdo, pero no lo haremos solos, partirán con nosotros los sueños.
Marinel.

domingo, 6 de diciembre de 2015

De paseos y campanas...



Voy de puntillas por el alféizar de mi sentir que aún dormita
bajo mi piel. Se oyen campanas a lo lejos; campanas de domingo.
Din, don, din, don, don

Repiquetean sin ton ni son o me lo parece.
Será que la infancia por dentro crece y me lleva
a días de campaneo sin preocupación.
El pajarito tras el cristal ya no se asusta de mi presencia.
Observo atenta su picoteo de las migajas que puse ahí
con gran ternura para alegría de ese comensal tan sorprendente
y sorprendido, pues sin vivir, vive conmigo.
Ojos abiertos cual mirador hacia el paisaje.
El frío está aletargado. El sol se ríe de su pereza.
Sale emplumado, henchido, ufano por la tardanza
del reacio invierno.
Acomodado, quién sabe dónde,
No hiela el cielo ni llora carámbanos por los tejados
como otro tiempo.
La gente anhela ya sus patines y sus abrigos.
No se recuerda ir ateridos y en las bufandas arrebujados.

Voy de puntillas por el alféizar de mi sentir que aún dormita
bajo mi piel. Se oyen campanas a lo lejos; campanas de domingo.
Din, don, din, don, don






53 comentarios:

  1. Las campanas y los pájaros son los más madrugadores. Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trimbolera, así es, totalmente cierto.
      Besicos.

      Eliminar
  2. Precioso eso de " Voy de puntillas por el alféizar de mi sentir". Maravillosa imagen, no la fotográfica, que también, sino la que has parido tan poéticamente tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tracy, me alegra mucho que te guste esa otra imagen que yo he pintado con letras.
      Gracias.

      Eliminar
  3. Bonito y sentido repaso a un domingo cualquiera del ayer que se hace hoy por la presencia del gorrión… También por lo que dormita, aún, bajo tu piel…

    También aquí en el valle oigo esas campanas escondidas en los pliegues de la memoria de ese antaño sin preocupaciones… Tal vez sin recordar, Marinel, compartimos calle, juegos y primeros amores de niños… (sonrío).

    ¿Sabes cuál es detalle más relevante, entre otros, que denota lo bien que escribes y cómo cuidas los detalles?… ¿No?… Pues es ese último “don” de las campanas.

    Así era ese último sonido tantas veces vivido sin ser conscientes de él…

    Detalle de Marinel.

    Que disfrutes del domingo soleado, azul y libre de carámbanos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ernesto, las campanas tienen el don de devolvernos al pasado, a veces, y sentir el presente con más intensidad.

      Quién no ha tenido calles, juegos y amores infantiles?
      Así que sí, todos compartimos eso y otras tantas cosas, cierto.

      No creo que escriba bien, aunque sí cuido mucho de hacerlo lo mejor que pueda, eso siempre.

      Gracias y que disfrutes de un buen puente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Amapola, gracias. Tú, seguro que lo tienes también...
      Un beso.

      Eliminar
  5. Hermoso poema te ha inspirado este domingo festivo.
    Din, don, don. La campanas suenan y los pajaros pian....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Karin, hay domingos así...de campanas, pájaros y paseos por los sentimientos.

      Eliminar
    2. Ah, olvidé darte las gracias.

      Eliminar
  6. Ay, las campanas, cuantos recuerdos....Me ha gustado mucho este despertar tuyo en un domingo con sol,un domingo más sin bufandas,sin gorros de lana,sin frío...es curioso pero también echamos de menos el frío.Será que sospechamos que tanto tiempo cálido no traerá nada bueno,que no lo está trayendo ya...a pesar de que algunos no quieran otro tiempo,por aquello de la "playita", del "disfrute" junto al mar cueste lo que cueste.Están en su derecho,pero...

    Abrazos Marinel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joaquín, sí...supongo que sí. Yo la verdad es que no recuerdo muchas campanas en mi vida,pero algún campaneo me viene a la memoria y desde la casita de la montaña sí que escucho las del pueblo que me han inspirado.
      Todo se echa de menos, luego cuando se tiene se desvaloriza e incluso se quiere alejar...somos así.
      Me gusta la playa en invierno, el mar es impresionante sea la estación que sea, pero lo cierto es que el invierno en su orilla es terrible.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. "...Voy de puntillas por el alfeizar..." Precioso verso que sirve para que desarrolles otros llenos de gran sensibilidad en este domingo y nos los dejes, como esas "miguitas de pan" que se ven a través de la ventana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael, siempre hay pasos que nos llevan a sentir otros y darlos, sobre todo en la poesía y tú de eso sabes mucho.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Campanadas de versos, ritmo y musicalidad. Hoy se te lee enérgica de principio a fin.
    Tus letras y el tañido de esas campanas, din-dan, hoy alegran el corazón en este día de fiesta, que por cierto aquí si hace frío...bueno soportable :)
    Bonitos versos en los que se contempla la trascendencia de un paisaje, que hace salir, de la monótona cotidianidad de ese día a día, en que estamos metidos.

    Me encantó.

    Besos muchos, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Daphne, la verdad es que sí me levanté dominguera, con ganas de escribirle a ese día que desde su inicio me infundió calor y energía. Todos los días debieran ser así, ajajajaja
      Gracias guapa.
      Besos muchos, poetisa amiga.

      Eliminar
  9. Me encantan las campanas, los pajarillos que acuden a nuestra ventana y tu poema :)

    Besos, Marinel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verónica, me alegra mucho que te hayas sentido así de encantada.
      :)
      Besos.

      Eliminar
  10. Din don din don...
    Hoy he oído campanas.... era en un acto de homenaje a una víctima de violencia machista... esas campanas eran como puñetazos en las conciencias... muy fuerte.

    Buen poema.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toro, esas campanas duelen hasta la médula, su repiqueteo es como la misma humillación y el terrible maltrato que padecen tantas mujeres. También rabia por la desidia de políticos filibusteros que pasan "de puntillas" sin profundizar en la horrible realidad de unos hechos que hay que atajar.
      Yo metería en la cárcel de por vida a esos insurrectos y además, haciéndoles todo lo que han hecho ellos a esas mujeres...sí...puede sonar cruel, pero es que ellos lo son y tienen que sentirlo en sus carnes para comprender...
      En fin...me enfurecen temas así...lo siento, pero me salta la hiel.
      Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  11. De puntillas y casi en silencio para poder oír y emocionarte con ese magico toque de campanas que emocionan el alma.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ilesín, las campanas del alma son las de mejor sonido y repiqueteo...
      :)
      Besos.

      Eliminar
  12. Aquellos días, amiga mía, en que no sabíamos o entendíamos de preocupaciones, se han quedado tan atrás, como el eco de esas campanas que quedó perdido en aquél lugar y sólo tú, que lo has escuchado, revives en letras su dulce tañido.
    Cuando las campanas de mi pueblo tocan, si no es para acudir a misa, no me gusta nada el eco que se propaga por todo el pueblo.
    Que tengas un bello día.
    En Castilla hiela todas las noches.
    Cariños en el corazón.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kasioles, sí...el ir creciendo supone eso también...codearse con las preocupaciones, tantas que nos hacen añorar un pasado ya remoto.
      Las campanas son algo romántico que nos hace sentir para bien y para mal.
      Bello/s dia/s para ti, querida poeta-cocinera
      Todo mi cariño, ya lo sabes.

      Eliminar
  13. Preciosos versos, llenos de lirismo, donde la nostalgia de un pasado se auna a un presente con esperanzas...din, don... el sonido de una campana siempre nos hace cosquillas en el alma y nos hace sentir una sonrisa.

    Un abrazo.
    Ángeles
    Ángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángeles, gracias.
      El pasado sin preocupaciones, como campanas de fiesta siempre, queda atrás con demasiada celeridad...
      Lástima.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. En algunas ciudades los vecinos han denunciado las campanas y su escandaloso ruido...

    Si fuese la vecina de arriba con los tacones, la pondrian verde todos....
    Estoy en contra de la contaminación acústica signorina Domingos y laborales...

    Me gusta despertar con los susurros de mi vecina nada escandalosos y muy moderados en comparación con campanadas...
    Besos dominicales
    S





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sicilia, yo odio la contaminación acústica, pero el tañido de campanas me hace pensar en pueblos, en su calidez, en su, precisamente, ausencia de dicha contaminación.
      Cierto es que de tenerlas al lado...otro gallo cantaría...
      Me alegra,cavalieri, que su despertar sean susurros haciéndole sentir alegre como campana de fiesta.
      :)
      Besos.

      Eliminar
  15. De puntillas y despacito para poder oir repiqueteo de las campanas del alma . Bien expresado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chelo, así de despacio y de puntillas, sí.
      Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Campanadas amortiguadas por la espesura del aire cargado de frío invierno, que al poco va llegando, aunque tu amigo pájaro lo ignore.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfred, mi amigo pájaro quiere comer y viene y va tan liado como las mismas estaciones y nosotros.
      Saludos.

      Eliminar
  17. Las campañas me trasladas a muchos despertares en pleno corazón de un lugar con magia y encanto, esa chispa de los lugares en los que la tranquilidad reina y pájaros o campanas se adueñan del silencio.

    Un abraz✴

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AtHeNeA,sí, eso era lo que quería transmitir, en parte, la paz y la tranquilidad de una mañana de domingo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Un fuerte abrazo para ti, te lo envío en este final de puente que más bien parece un acueducto.
    Llevo todos estos días metida en la cocina, hoy descansaré un poco.
    Disfruta tú, si puedes.
    Gracias por tus letras.
    Cariños en el corazón.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kasioles, fuerte abrazo para ti también tras este acueducto que no ha venido nada mal, la verdad.
      Cocinar está bien, pero hay que tomar distancia de eso también por mucho que nos guste ya que hay que tratar de desasirse de las rutinas en días como estos.
      Gracias a ti y todo mi cariño.

      Eliminar
  19. Qué bonito escribes, me encanta "pues sin vivir, vive conmigo" preciosa forma de amar la libertad de las aves. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estelas, mil gracias. Escribo por afición y sé que no tan bien, pero lo intento, no te quepa duda.
      Es que es así...es un pajarito-supongo que el mismo al menos en apariencia, lo es-que viene a por el pan que le dejo en la ventana, así que no vive en casa pero casi...
      :)
      Abrazos.

      Eliminar
  20. Tienes luz cuando escribes
    Y llegas desde lo lejos asi
    un abrazo grande querida compañera de letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recomenzar, gracias por esa luz que percibes en mis letras. Me gustaría que fuese así de veras.
      Un gran abrazo para ti.

      Eliminar
  21. Añoro las campanadas festivas de los pueblos. En las ciudades también las hay, pero apenas se escuchan. Porque vas de puntillas, el pajarillo no se espanta. Si caminásemos de esa guisa por la vida, ¡cuántos sobresaltos evitaríamos...!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis Antonio, las campanadas de los pueblos, sobre todo las festivas, son sinónimo de paz distinta siempre a la de la ciudad, donde el bullicio impide pensar y sentir tantas veces.
      Eso es verdad...de puntillas no puedo espantar al pajarillo...de eso se trata.
      :)
      Besos.

      Eliminar
  22. Con la placidez de un domingo, nos despiertas sigilosa y con el sonido de las campanas del recuerdo.
    De aquellos inviernos que olían a castañas y arrebujaditos nos llevaban de la mano hacia los diciembres.
    Es cierto que se funden hoy las estaciones, y se hacen desear, sí.

    El din don me recordó esta canción, aquí te la dejo:
    https://www.youtube.com/watch?v=VUfo8CICGDU

    Y un beso, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva,hay domingos plácidos; suelen serlo todos sobre todo por la mañana, luego ya si eso, al acercarse el lunes...pues como que no.
      A mí me encantan recién levantaditos.
      Oh, qué ricas las castañas y la vaguedad sabiendo que teníamos quien nos levantara e hiciera la vida más fácil...
      Sniffff
      Besos miles hermosa.

      Eliminar
  23. Respuestas
    1. Olga i Carles, así quiero sentirlas yo por mucho que cuando suenan a difuntos...me ponen la piel de gallina, la verdad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. El poema entibia ese frío.
    Las campanas me recuerdan mi infancia y una plaza.

    Besos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sil, yo escribo poemas precisamente para eso...para entibiar...
      Besos mil.

      Eliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"