Se hicieron las palabras gelatinosas, acuáticas, navegantes entre mareas de sol abrasador. Pequeñas medusas azules deslizándose en la vastedad marítima del alma...
Marinel.

lunes, 30 de septiembre de 2013

En las garras de otros.

Hubo un día en que el cielo mudó.
Negras nubes, un presagio sin voz
impregnó los hogares.
El cansancio cuajó, como aquellas
 caléndulas  en altares sin piel.
Carroñean las aves entre
la miseria sin bastión
ni bandera.
El apátrida crece 
extranjero en sí mismo,
como crece la hierba,
como yaga una herida
si la aguja no enhebra
la esperanza que cura.
 Mas la hubo...
La mató quien ordena
 atajar el problema
 sin dar tregua al pensar.
No hay ayer, ni mañana o jamás.
Combatir hollaría las tinieblas,
sin embargo algo impregna 
las fuerzas, que aclimata,
que yerra el camino a seguir.
¿Dónde el arma
si las bocas se cierran?
Sobre sábanas rotas,
sólo lágrimas prestas...




28 comentarios:

  1. Habito más de una vez en esa clase de ¨no lugar¨ de pesadilla.

    Y despierto.

    Y no siempre difiere la vigilia del sueño, pero a veces sí, por suerte.

    Abrazo inmenso.


    SIL

    ResponderEliminar
  2. ..Y empezó a haber apátridas cuando hicimos las fronteras ¡Cómo no derramar lágrimas cuando las bocas se cierran! Y están prestas las garras...

    Eres genial.
    Besos.
    André

    ResponderEliminar
  3. Hay una patria que es de todos, la Madre Tierra, pero demasiados buitres nos cierran el paso, nos tapan la boca, nos alejan del saber.

    Besos,

    ResponderEliminar
  4. Qué foto más tétrica, menos mal que tus palabras hacen de contrapeso.

    ResponderEliminar
  5. Sueño o pesadilla; pero me gusta como has creado y recreado este escenario apocalíptico cargado de ironía.
    Un placer leerte.

    Abrazos


    ResponderEliminar
  6. Detesto los apatridas que buscan escusas para ocultar sus miserias.

    Un poema Tremendo!!

    Besos Marinel y se feliz!

    ResponderEliminar
  7. a los apátridas los llagó con creces el cuchillo de las miserias.
    Luego convirtieron las pesadillas en realidad miserable cotidiana, querida Marinel...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Un estallido de letras que se plantan de frente a la indignidad, cerrar las bocas es admitir el duelo de una patria que llora.

    Ay, Marinel, me llegaste al alma.

    Abrazos muchos

    ResponderEliminar
  9. Una queja, un desgarro, la herida del poeta sangrando ante tanta injusticia. Es un gran poema, Marinel. Te felicito. Me encantó, plasma esa realidad de las innecesarias fronteras, creadas por y para los intereses de los buitres, que ellos sí que las cruzan para guardar sus dineros vilmente.

    ResponderEliminar
  10. ¡Anda que...! y encima te preocupa que no te salga bien la "Tontá".

    Después de leerte y comprobar cómo derramas sentimientos, no me cabe la menor duda de que lo harás estupendamente.

    Besos, Marinel

    ResponderEliminar
  11. Yo hay noches que casi los oigo, los "pensamientos-buitre"...

    En la tristeza que desprende tu poema hay muchos reflejos donde me reconozco, Marinel.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  12. Cuando hay tristeza en tus palabras y la acompañas con los buitres a la espera, nos dejas con desazón.

    ResponderEliminar
  13. Un señalamiento a la injusticia vuelto poesía. Un abrazo Marinel

    ResponderEliminar
  14. Sábanas rotas y lágrimas prestas...

    Ufffffff, que duro.

    ResponderEliminar
  15. Solo ha faltado ver un ser humano derrumbado próximo a esas aves carroñeras quitándole la carne a picotazos, entonces la foto estaría completa y estaríamos viendo la realidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Nada tan descorazonador como sentirse apátrida de uno mismo. Es como quedarse con los pies colgando que no alcanzan el suelo y las manos que no son capaces de salir por la estrechura de la bocamanga. Delicado y precioso poema.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Tristeza y desolación dejan tus palabras aunque vengan dichas en forma de un precioso poema. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hay buitres que hacen todo lo posible porque los sueños se conviertan en pesadillas. Ellos hicieron las fronteras humanas y nos convirtieron a todos en apatridas.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Hola Marinel, esos buitres son los que quieren acabar con nosotros, día a día nos quieren callar, pero de nosotros depende no dejarles avanzar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Desgarrado poema, en el que suceden metáforas a ritmo vertiginoso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Me envuelvo de palabras bellas siempre que vengo a verte, Marinel. Y la belleza en lo que dices siempre es lo de menos, pues queda eclipsada por sus tremendos significados.

    ResponderEliminar
  22. Poesia desgarradora, profunda!



    un abraxo!

    ResponderEliminar
  23. en el tormento un halo de rebeldía,
    buena poesía
    saludos

    ResponderEliminar
  24. Eres tremenda, ¡Enhorabuena! Esto es una obra maestra, actual y válida para muchos aspectos de la vida.

    ResponderEliminar
  25. Todo acabará desolado y yermo.
    Ya no bastan las lágrimas derramadas, para anegar de esperanzas tanto futuro devastador.
    Bss.

    ResponderEliminar
  26. Marinel, preciosa crítica al momento que vivimos, rodeados de buitres y alimañas acechando a los indefensos y oprimidos...Tremenda confusión nos invade a veces ante la inseguridad y el desorden...Tu poema lo refleja de maravilla y con gran expresividad, amiga.
    Mi felicitación y mi abrazo grade.
    Feliz jueves.
    M.Jesús

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog