Diminutas lunas cayendo en el bosque desde la ingente altura de los sueños, así son las letras abriéndose paso entre la poesía que la mira absorta dejándola hacerse lluvia sobre lo tupido de la mente hasta los pies de las manos que siempre caminan hallando versos...
Marinel.

*Fotografía de Masayasu Sakuma

viernes, 21 de noviembre de 2014

De soplo en soplo...

Hay cosas de mi fuero interno imposibles de remediar, quisiera hacerlo a veces, pero es un sueño inalcanzable. Uno más. Soy romántica hasta la médula desde que recuerdo e incluso no sabía poner nombre a esta sensación de involucrarme tanto en lo hermoso del entorno. Este sentirlo todo, en ocasiones hasta el dolor.
Si un día descubrí la poesía y mis ojos se anegaron, el latido comenzó a ser salto y las manos fueron devastadas por un pequeño seísmo. Al siguiente, la mirada me asombraba descubriendo la belleza de una mariposa prendida en el ojal de un árbol. Al otro, advertía que el viento me hablaba bajito para que el resto del mundo no lo oyese. En cualquiera de mis días, bastaba un instante dentro de las horas, en el que la sensación de ser distinta, me producía una desazón que aparecía y desaparecía casi al mismo tiempo, ya que siempre hallaba algo que distraía ese sentimiento diferenciador, me hacía perderme en pesquisas inventadas por mí para descubrir el nacimiento de algo inverosímil que sólo yo había advertido. Era algo así como una Sherlock Holmes, creando casos que solucionar porque de lo contrario, el mundo parecía rutinario; en excesivo evidente.
¿Venir para morir?
Sí, claro, esa era una misión irrefutable, pero... y ¿mientras tanto? ¿el mundo era sólo eso?
¿Las cosas distintas, las que se salen de lo "normal" con qué motivo fueron puestas ante mí?
Tal era yo desde que fui creciendo, casi más hacia dentro que hacia fuera.
Sé bien de mis volatilizaciones, de que pocos entienden este ser así. Serlo, me ha llevado muchas veces a sufrir lo indecible, de que seguiré haciéndolo a pesar de la coraza que fui construyéndome con los años y los reveses....
Seré siempre como esa fruta que, a la que te descuides, se hace blanda por dentro y se deshace.


Un soplo de vida. Un halo de luz venciendo lo arcano
de este transitar. Una sensación de llenar vacíos, 
tan solos, tan míos...
Toda algarabía.
Lágrimas al mar.
Sonrisas o risas y hasta los hipidos en el sollozar.
¡Son tantas las cosas que cual soplo vivo
me hacen vibrar!


40 comentarios:

  1. Mi buena amiga, ¿para qué intentar remediar los imposibles si son en sí mismos naturales? Y además bellos...

    Me ha gustado lo del viento susurrándote y crecer hacia dentro... Tal vez ese mismo me habló a mí algún día.

    Abrazos Marinel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ernesto, ja,ja,ja no acabas de irte cuando ya he publicado otra de mis cosas.
      Pues sí...qué le voy a hacer si soy así, ¿verdad?
      Tenemos unos oídos muy finos.
      :)
      Abrazos.

      Eliminar
  2. El lirismo permea la reflexión del despertar sensible de tu corazón de escritora. Un placer escucharte y leerte querida Marinel. Te dejo un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leticia, corazón sensible sí y sí. Poco más que añadir, la verdad.
      Mil gracias.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Dejar fluir... para alcanzar lo justo

    ResponderEliminar
  4. Leyendote hoy, te he sentido, diferente, siempre inteligente sin duda, pero hoy como bien dices, te has volcado más bien hacia fuera,. Siempre te he creído una persona sensible, pero más bien hacia dentro que hacia fuera, sin duda solo una coraza, y así de bien te entiendo porque así me siento yo, con tanta volitización, que a veces nos lleva al sufrimiento, ese tratar de remediar lo irremediable, hasta sentirnos morir.
    Vaya retahila la mía… que sigas como eres, y sin corazas, que estamos más guapas.

    Besos muchos, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lore, bueno, en realidad lo soy de una y otra forma, casi diría que más hacia dentro ya que en el mundo en que vivimos, al salir a él, hay que disfrazarse de normalidad...o no eres muy bien recibido y eso se aprende.
      De ahí la coraza, amiga Lore, esa que no creo que pueda relegar al olvido jamás.
      Muchos besos para ti.

      Eliminar
  5. Entre el venir y el morir está el corazón, porque con él viajamos a lo largo de la vida, y según lo que nos dice... actuamos, al menos los románticos. Precioso Marinel, no dejes de contarnos nunca lo que sientes. Besos y buen fin de semana amiga. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe, así es y no creo que pueda cambirse por mucho que se intente.
      Tal vez no se deba, también es posible...
      Besos y feliz fin de semana.

      Eliminar
  6. Precioso escrito sobre como se va descubriendo y apreciando la belleza......
    Me encantan tus letras.
    ¡Son tantas las cosas que cual soplo vivo me hacen vibrar!
    Tus letras y la belleza que contienen me hacen vibrar y emocionarme a mi.

    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maduixeta, gracias por venir tan encantada a esta isla de derrames constantes y casi siempre empalagosos.
      Eres un encanto, de veras.
      Un beso grande.

      Eliminar
  7. Puedo entender tu escrito, querida amiga, ¡claro que lo entiendo! yo también sigo siendo una romántica y muchas veces no puedo evitar que mis ojos se llenen de lágrimas ante cualquier emoción que, bien puedo estar pensando, o surge al ver algo a mi alrededor.
    Yo creo que has venido a este mundo para disfrutar y valorar muchas cosas que, al resto de los humanos, les pasan desapercibidas.
    No cambies nunca.
    La vida, con sus adversidades, trata de cambiarnos y de hecho, lo consigue en gran parte, tenemos que sobrevivir y nos metemos dentro de un caparazón que nos proteje de ese mundo exterior que a veces trata de herir nuestro corazón.
    Suerte has tenido de nacer así, sensible, romántica, en una palabra, poeta de los pies a la cabeza.
    Cariños en abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kasioles, sabía que habría quienes me entendieran, son esas personas afines que se sienten de igual modo y tú, imaginaba que me entenderías, sí.
      No creo que pueda cambiar ya, pero sí que me visto de absoluta normalidad cada vez que salgo al exterior, por si acaso y tengo una de corazas distintas que para qué contar...
      Gracias poetisa-cocinera.
      Besos y feliz fin de semana.

      Eliminar
  8. Es lo que tenemos la gente romántica, Marinel, que hemos aprendido a volar hasta en los cielos más bajitos, y hasta por las cloacas nos hemos metido, buscando algún sueño extraviado...

    Y traducir ese flotar, ese volar, ese sentir... a versos, a palabras, es una gran labor, y muy trabajosa tantas veces, y también necesaria.

    A seguir, a seguir, pues. Sabes que no estarás nunca sola en ese mundo, en este mundo al que no solo vinimos para morir.

    Un abrazo muy muy grande. Y una sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ximo, perfectamente dicho, sí.
      Vital llega a ser este desbordarse, sobre todo cuando una se siente más en las cloacas...pero sí, también ahí hemos aprendido a volar con vuelo rasante sin llegar a tocarlas nunca.
      ;)
      Seguiré, claro, no sé hasta cuándo, pero seguiré.
      Un abrazo muy grande, Ximo.

      Eliminar
  9. Mostrando tus interiores abriendo las puertas de tus pasillos te hemos sentido mas cerca, mas nuestra, mas de todos. Siempre he creído que eras un alma blanca ahora además brillas. Un saltibrinco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester, mil gracias. No, no brillo para nada ni soy un alma blanca tampoco aunque te lo agradezco.
      Soy una mujer normal de interior blando como un flan, de ojos que se alargan más allá de lo aparente y alma volátil, eso sí, pero blanca...ejemmm
      Tengo un pronto terrible cuando me enfado y hay muchas cosas que me enfadan, vaya que sí.
      Saltibrincos.

      Eliminar
  10. Y no cambies nunca, abierta de par en par el alma, desatado el vuelo que la vida reclama.

    Abrazos muchos, Marinel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mayra, difícil es que pueda hacerlo si ya no lo he hecho...
      Abrazos muchos.

      Eliminar
  11. No saben lo que algunos se pierden, recuerdo una tarde en un rio de montaña, quiero decir en sus primeros pasos, el sol ya se había acostado y la paz me envolvió, escuchaba los cantos del ruiseñor mientras las truchas saltaban a comer insectos, ´por allí pasó raudo el Martín Pescador después de haber merendado algún suculento pez... la paz y la tranquilidad lo envolvía todo. Tú sigue así Marinel.

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saudades, los paisajes están repletos de maravillas que advertir y sentir, dejarse llevar por ellos es una de las mejores cosas que tenemos.
      Y no me refiero sólo al paisaje exterior...
      Besos.

      Eliminar
  12. Querida Marinel te entiendo muy bien
    porque yo también soy un poco así,
    con esta frágil sensibilidad que nos hace sufrir.

    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, sólo quienes sabemos de esa fragilidad, comprendemos...
      Un abrazo muy grande.

      Eliminar
  13. Hola amiga, siento al leerte que eres más tú que nunca, te has paseado por las letras como las mejores, hay veces que las cosas salen así, sin pensar, y se pasea lo mejor de nuestra alma en cada acento. Preciosa entrada. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, así es, las dejé correr a su antojo. Dejé que las letras se llevasen mi alma a jugar con ellas.
      :)
      Qué le voy a hacer...
      Un beso.

      Eliminar
  14. Tu texto describe perfectamente qué es la poesía.
    La sensibilidad que, a veces es causa de sufrimiento, pero que es capaz de crear tanta belleza como hoy nos has regalado.
    Un abrazo
    JJ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JJ, vengo de tu blog, bueno de los tuyos y he visto que entiendes lo que digo aquí, porque tú también padeces los mismos síntomas...
      Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Me gusta verte así.
    :)
    Yo, por el momento, no me la quito ( la coraza)... desde un tiempito me pide el alma prudencia, pero no por ello, en lo más íntimo dejaré de abrir mi pecho a quienes saben lo que sufren y lo que aman cada uno de mis latidos, y esas sonrisas que la vida nos devuelve aunque sea una en el día a día.

    Mil besos, princesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva, a mí en cambio no sé si me gusta, ja,ja,ja
      Mas bien me he acostumbrado a ser como soy y punto.
      Yo suelo llevarla puesta siempre, al menos fuera de aquí. En la vida normal no puedes ir quedándote alelada y/ o muriéndote de emoción por todo...sencillamente, no.
      Suele ocurrir que esas aperturas sólo se quedan en un reducido círculo, porque como bien dices, con el resto, la prudencia, poner cierta distancia, es lo mejor.
      Mil besos, guapa.

      Eliminar
  16. Sé tú misma y no cambies. Te sobran motivos para estar satisfecha de esa manera de ser. Yo, con la edad, me vuelvo cada vez más racional y esto podrá aproximarme más a la verdad, pero a veces pienso que sería deseable ignorarla...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis Antonio, no creo que pueda hacerlo ya, que yo también tengo mi edad y ya sabemos que con los años, nos hacemos más escépticos, menos confiados, más distantes...tal vez por esa realidad aplastante que nos acorrala.
      No puedo tener la espontaneidad de niña que tuve tanto tiempo; es imposible. Fuera de aquí soy una mujer normal que no va por ahí dejando que el alelamiento y la sensibilidad la coarten.
      ¡Imagínate con lo que nos rodea!
      De ahí viene lo de la coraza...
      Besos.

      Eliminar
  17. Esa manera de ser tuya, romántica, poética, de sentimientos hondos y auténticos, no la pierdas nunca, sin ella no podrías ser quien eres, una gran poeta que sabe transmitir su música interior... Me encantó esta entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julie, intento no hacerlo, Julie, pero mucho me temo que la vida no es para ser así de forma permanente...así que por eso tengo este otro mundo donde puedo mostrarme tal como soy, aunque sea para un reducido grupo de gente que lo entiende.
      Soy feliz por ello, la verdad.
      Gracias y besos.

      Eliminar
  18. Cuando era pequeña, Marinel, ya vivía de ese modo que tu describes las sensaciones ante la explosión de la naturaleza exterior e interior. Olía el viento, me hablaban los árboles, bajito... igualita que tu.
    Besos, cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merche, me alegra que me entiendas tan bien por el hecho de sentirlo en propias carnes.
      :)
      Besos muchos, hermosa.

      Eliminar
  19. Hermosas y sentidas palabras mi querida Marinel.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Me he sentido identificado con tus sinceras palabras pues hubo una época (bastante larga) en mi vida en que sentí todo eso y más y el hecho de sentir así me hacía sufrir lo indecible, me sentía un ser extraño, raro, distinto a todos los que me rodeaban.Te puedo asegurar que mi fruto interior se reblandecía varias veces cada día hasta terminar deshecho,licuado...Ahora no es que sea distinto,simplemente que he comprendido el por qué, o al menos eso creo. Se llama exceso de sensibilidad.A los que somos así, nos afecta todo el doble que a los demás y somos capaces de apreciar sensaciones que para otros pasan totalmente desapercibidas. ¿Bueno? ¿Malo? No lo sé. Solo sé que es inevitable por mucho que nos empeñemos en ser de otra forma,al menos en mi caso...En el tuyo,bendita sensibilidad si ella te hace escribir así.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  21. "Hay cosas de mi fuero interno imposibles de remediar" ... Como se te ocurra encontrar, si quiera buscar un remedio a ser tal cual eres te atizo! jaja xD! MARINEL eres una delicia de persona, la sensibilidad con patas, las ganas y la ilusión en letras y yo tardo siglos en decirte lo que siempre siento cuando te leo porque nunca llego, ni a ti ni a muchas personas mágicas que yo sé están tras estas letras que regaláis y en estos detalle minúsculos que tú disfrutas y sufres que sepas que hay más como tú a quienes nos ocurre igual y por muchas lágrimas que derramemos... somos los que tb disfrutamos mas cuando toca porque vemos lo que casi nadie ve, sentimos lo que casi nadie siente y vivimos como casi nadie es capaz de vivir... con todo lo malo que eso lleva .. ánimo precios! de otra que sabe muy bien lo que te dice :-)


    Un beso inmeeeeeeeeeeeeeenso como tú!

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog