Partiremos, no lo dudéis. Pasará el tiempo raudo llevándonos a la cima del recuerdo, pero no lo haremos solos, partirán con nosotros los sueños.
Marinel.

jueves, 8 de enero de 2015

Destellos.


Hoy encendí una cerilla. Pensé en ti. En mí. En todo.
¿Qué hacer para evitar pensar?
La cerilla la tomé por gusto. La encendí como para cerciorarme de que el pasado existió.
Una rascadita leve y ¡zas!
Ahí estoy de nuevo, en el lugar y momento exacto que al poco de ser presente ya nacía pasado, ya descendía en fulgor e intensidad hacia la irrefutable extinción.
Las cajas de fósforos son de varios tamaños, pero todas albergan esos palitos llameantes...

44 comentarios:

  1. Muy bello, iluminas mi alma con tu luz, Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amapola, bellas tus palabras hacia mis letras.
      Gracias.
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  2. Bien hecho, Marinel. El fuego purifica e ilumina, ¿lo sabías, verdad? Y hoy es menester purificar y pensar para iluminar nuestra realidad.

    Muchos besos.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fer, lo sé o al menos eso he leído, aunque también tengo alguna escaldadura, la verdad.
      Sí...hay días que es vital quemar, aún metafóricamente, la realidad...
      Muchos besos.

      Eliminar
  3. Una simple llamita es como un amor , si no arrojas el palito ¡Quema!
    Besos
    André

    ResponderEliminar
  4. Tu llama no se apaga querida Marinel, sino que se extiende y crece cada vez que nos haces emocionar con tus palabras.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ilesín, creo que se apagará, mi querida Ilesín. Todos somos llamitas de apagón irrefutable. Pero aquí hablaba de esos recuerdos que son como destellos de luz, eso que vienen y se saben efímeros como una llama.
      :)
      Besos.

      Eliminar
  5. Siempre me gustó el fuego, es como el amor prende y crece. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester, a mi me gusta la danza del fuego, pero la del amor brujo de Falla.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Mantén siempre encendida esa llama, no permitas su extinción, ella es vida Marinel.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lore, de eso se trata, de, mientras nos vamos extinguiendo, prendernos una y otra vez a los recuerdos. Al fin; de ellos estamos hechos.
      ;)
      Muchos besos.

      Eliminar
  7. Toda una cajita llena de lucecitas, como nosotros.
    Reposamos en nuestro interior y a veces nos encendemos
    iluminamos a nuestro alrededor o nos iluminan.

    Es curioso todo lo que podemos pensar ante un acto tan frecuente,
    si nos paramos a hacerlo con toda nuestra atención.

    Esta entrada me ha recordado un cuento de Eduardo Galeano..... que posiblemente tiene poco que ver, pero a mi me lo ha recordado. Es posible que lo conozcas:
    “Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
    A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.
    —El mundo es eso —reveló—. Un montón de gente, un mar de fueguitos.
    Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.

    No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.”

    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maduixeta, que bonito cuento del gran Galeano y sus cuentitos siempre tan llenos de vida, de profundidad que además salpimienta con grandes dosis de entusiasmo y diversión para llevarnos de su mano hasta el centro de su pensar transformado en letras.
      Me ha encantado. Muchas gracias, fueguito.
      :)
      Besos miles.

      Eliminar
  8. A veces resulta muy difícil mantener encendida esa llama, ese fuego entre dos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saudades, sí, realmente complicado. Las llamas son efímeras, como la vida, los recuerdos, los pensamientos e instantes...somos una cadena de fugacidades.
      Besos.

      Eliminar
  9. Queda luz, olor y a veces....quemaduras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noel, de todo queda, sí y de ello se aprende.

      Eliminar
  10. ¿Qué hacer? Quemarlo todo ;) Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cris, esoooo, a hacer una hoguera enorme!
      :)
      Besos.

      Eliminar
  11. Los pensamientos llegan... No son de uno. Creemos que sí, pero no!

    “Pensamos” cuando los hacemos nuestros. Si no los retienes se irán. Cierto que serán sustituidos por otros. Cientos, miles al cabo del día. Si no los retienes, cada vez irán llegando menos...

    Y la mente alcanzará su razón de ser...

    “Que tu mente se convierta
    en compañera de tu viaje,
    Y generosamente se apague
    cuando llegues a la otra orilla.”

    Sehsa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ernesto, los ensamientos pueden ser libres, ir y venir a su antojo haciéndonos creer que los fabricamos nosotros sin que ello sea cierto...pero lo que sí es cierto o al menos eso creo, es que los recuerdos sí son propiedad de cada cual. Ellos son nosotros, nuestra vida.
      La mente vacía es la plena... ¿vaciarse para llegar a la profundidad de uno mismo, al conocimiento de la verdad y con ella a la paz?
      :)
      Muy bonito. Espero que mi mente sea generosa en su viaje junto a mí. Yo trato de serlo con ella.
      Abrazo.


      Eliminar
  12. La llama de un fósforo ilumina un momento, es efímera, pero también sirve para alimentar un fuego mayor, que calienta, cuece, vigoriza.
    En mi opinión hay que prender muchos fósforos y no temer lo que iluminan.
    Besotes, Marinel, tus textos siempre nos hacen reflexionar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirella, así es. De la nimiedad de la llama al fuego devorador...
      No, no hay que temerlos. Los recuerdos son destellos de un pasado que nos ha ido conformando, haciéndonos y eso hay que aceptarlo e incluso agradecerlo, por supuesto.
      Besos muchos.

      Eliminar
  13. Todo se va tan rápido en esta vida...
    Lo que creemos presente, se diluye rápidamente y pasa a ser pasado.
    Muchas veces he querido retener el tiempo, pero al igual que la llamita de esa cerilla, se me escapa fugaz de las manos.
    Sigamos soñando, amiga mía, a veces es bello recordar el pasado.
    Cariños en el corazón.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kasioles, sí, mi querida amiga, a veces, demasiado rápido...
      Es imposible retenerlo. EL tiempo es inatrapable, sólo somos llamitas que apagar en uno de sus suspiros.
      Pero sí, soñemos, siempre y con ilusión.
      Cariños para ti.

      Eliminar
  14. Me alegro mucho de que esa cerilla sea la que produjo la llama para traerte de nuevo Marinel. Besos y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepe, gracias.
      Son chasquidos ingobernables.
      :)
      Besos y feliz semana.

      Eliminar
  15. Que esa cerilla sirva para mantener muchas llamas encendidas; en el buen sentido de la palabra, no lo vaya a leer un pirómano y ya le hemos jodido.

    Besos Marinel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, jajajaja
      Sí, sí, en el buen sentido, que no están las cosas para prender fuegos de esa índole.
      Besos.

      Eliminar
  16. Hola Marinel, bueno es pensar y que no falten los pensamientos, buenos o malos pero que los tengamos, la llama de laa cerilla tenemos que tener cuidado, que cuando no nos damos cuenta nos quemamos:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piruja, así son los pensamientos y recuerdos...como los dejemos que nos invadan en exceso nos queman!
      :)
      Besos.

      Eliminar
  17. Los pensamientos se aferran a nuestra mente y no acaban de marchar.
    Tal vez, a veces, se vuelven distraidos, tal vez se esconden por un tiempo, pero regresan.
    ¡Qué bien escribes Marinel!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JJ, no acaban de marcharse porque somos nosotros y con nosotros partirán. Son momentos que hemos vivido y por mucho que pretendan distraerse o queramos evadirlos...están dentro.
      Mil gracias, aunque no comparta tu opinión.
      :)
      Un beso.

      Eliminar
  18. Y no hay llama que se encienda en vano, ni pasado que sea completamente olvidado.

    Te deseo un hermoso año Marinel y te mando un abrazo en esta noche decorada con estrellas fugaces!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquamarine, así es; justo así.
      También yo te deseo un año memorable en el que todo te lleve a la felicidad.
      Un cálido abrazo para ti.

      Eliminar
  19. Lo primerísimo mis mejores deseos para y por siempre y siguiendo en lo primero apartado a) , tu reflexión narrada es la certeza de cuan vanidosos somos algunos.
    ¡mi enhorabuena¡


    Besos muy muy cariñosos,

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tramos, mil gracias por tus buenos deseos que son recíprocos absolutamente.
      Creo que a vanidad es inherente al ser humano. Nos viene bien algún zarandeo de cuando en cuando; las curas de humildad son imprescindibles.
      Besos cariñosos para ti.

      Eliminar
  20. La llama es el instante, el verbo ser y estar en los tres tiempos... Lo importante que es tú lo hiciste eterno.
    Un beso fuerte y mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julie, así es...los instantes son como esa llama en la cerilla. Hacer eternos esos momentos es cosa nuestra, efectivamente.
      Un beso enorme para ti con todo mi cariño.

      Eliminar
  21. Escribes de forma muy bonita. Me quedo aquí si no te importa. Saludos :-)

    ResponderEliminar
  22. Carlos, hola. Bienvenido.
    Gracias, sólo son mis cosas, nada más, pero gracias.
    Claro, puedes quedarte, mi isla es tuya también.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Ver la cerilla como metáfora del recuerdo... Ummmm, y sí.

    Y ver cómo cada una que encendamos desprenda una luz diferente ante el mismo instante vivido, y que no deje de quemarnos aún prendidos ante el presente, como un fuego sanador.

    Besos, princesa.

    ResponderEliminar
  24. El otro día pasé y leí esta preciosidad pero no me dio tiempo a decirte nada... hoy te digo MARINEL que a veces creo que no eres consciente de lo inmensa que eres dentro.. por fuera no sé... pero esto es tan genial que deberían ponerlo como frase lapidaria de esas de referencia ..

    ...La inmediatez, el instante, ahora .. no hay más ...
    Palitos llameantes, tienes razón .. posibilidades, instantes de luz!

    Un beso cielo y .. subo .. Hoy me pongo al día contigo quiero dejar los deberes hechos antes del finde jaja Muaaaaaakss!!

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog