Y si llegáis, pies, al límite del cansancio y el vivir no se aviene a dejar vuestra huella en la orilla los días, no temáis el olvido de vuestro paso. Yo os sabré siempre mi soporte, mi pasaporte por parajes de ensueño y por sueños sin abandonar el refugio de las sábanas. Pies, partiremos juntos. Conmigo vendréis hacia ignotos caminos...
Marinel.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

¿Qué fue?

No recojo los sonidos, se evaporan en el aire, se me escapan de las manos en busca de fruslerías que le den algo de vida a los silencios mojados.
Esos que allende los mares se perdieron una tarde mientras estas mis retinas jugaban a lontananzas arrebujadas de olvidos.
Los incitaba a salir, a perseguir  las argénteas sobrevolando la  costa.
Y los abúlicos ruidos en mi garganta quedaban.
Fue quizá el tibio sol de aquellas horas postreras sobrecogiendo latidos que moraban en mi pecho.
Tal vez fue la  primavera palideciendo asustada.
Sólo sé que no hubo eco que me hiciese compañía.
Ni tan siquiera la mía.
Hasta el mar estaba en calma.

http://www.fondos7.net/thumbs/5261_2.jpg

24 comentarios:

  1. El silencio extremo, a veces tan necesario, a veces tan lapidario...

    PD: al margen del fondo de tus textos, que son impecables, insisto en que siempre me llevo un engarce de palabras divinas.

    Abrazos miles


    SIL

    ResponderEliminar
  2. Suscribo la post data de Sil.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Precioso¡ así, con matices de lejanía, de lontananzas , de olvidos, tal vez rozaste la eternidad y solo formabas un cuadro y tu eras paisaje

    ResponderEliminar
  4. Soñaste despierta lo que pudo ser y no fue.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Fuiste tal vez tú misma, buscando un lugar en el sonido que guardan las olas cuando te meces en ellas. Tal vez la compañía precisó tus silencios, para que brotaran de tus letras tanta belleza.

    Un beso querida amiga

    ResponderEliminar
  6. Como dice Sil, se toca el silencio y la soledad.Precioso.Mil besitossss

    ResponderEliminar
  7. Un instante, a veces
    necesario para
    sumergirse en
    aguas calmas.

    Gran belleza en tus letras.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. La primavera suele palidecer asustada cuando los humanos escribimos cosas lindas como esta.
    Saludos desde el sur del mundo.

    ResponderEliminar
  9. Momento especial el de tus letras, que de tan tranquilo puede hasta sobrecoger!
    Creo que de llegar a sentir algo así, me estaría preguntando si aún sigo viva...
    ;)

    Besos, querida Marinel!
    Que tu jornada sea hermosa.

    ResponderEliminar
  10. Esos silencios que anuncian la soledad no deseada...precioso y muy delicado poema, mi querida Marinel.

    Un beso y muy feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. Fué silencio...
    El silencio que todo lo envuelve, que todo lo llena de calma..
    A veces tan necesario como vivir... como hablar o comunicarse..
    Personalmente me encanta el silencio, esos ratos en donde todo es pura calma...
    Me ayudan a comprender...

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  12. Hasta el mar en calma....el marcomo siempre nos acompaña...y la luna..hoy preciosa por cierto..seguimos...

    ResponderEliminar
  13. Un ronquido cual rugido se extiende por la noche, rebota encima de las olas y se pierde en otros mares.

    El silencio le sigue y en él un alma solitaria engarza palabras que hablan de recuerdos y olvidos, de mares y olas mientras se mira en la Luna.

    Silencio...

    ResponderEliminar
  14. Fue quizá el tibio sol de aquellas horas postreras sobrecogiendo latidos que moraban en mi pecho


    Sencillamente hermoso.

    FELICIDADES MUJER, y gracias por estar a mi lado en el recorrido de serlo.

    ResponderEliminar
  15. El silencio oportuno y bien guardado, siempre preferible al sonido perturbador.
    Es un texto para leer...en silencio.
    Un beso y abrazo

    ResponderEliminar
  16. Palabras delicadas, serenas, enhebradas con tanto acierto, que entra uno en tu espacio de Letras y sale como ese mar en calma que describes.
    ¡Qué grande eres, poeta!
    Cariños varios, Marinel.

    ResponderEliminar
  17. Asusta ese silencio
    asusta esa soledad
    Pero da esperanzas el mar en calma.

    (Te dejo mis huellas para que
    encuentres el camino hasta mi casa)

    Tamally maak

    ResponderEliminar
  18. A veces los ecos..se desvían..se pierden..se confunden con otros ecos.y no nos llegan..y solo nos queda el silencio..hasta de las olas y del alma..
    Besote desde el sur

    ResponderEliminar
  19. Tu palabra, Marinel, tiene un dulzor que engancha. Es como un sonido que late lejos, pero que uno no puede no puede escamotear. ¡Precioso texto!

    ResponderEliminar
  20. Muy bello, con esa extraña sensación de lejanía, tu hermosa prosa como siempre, abarrotada de imágenes...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  21. A veces hay que perderse en el mundo del propio mundo y dejar que todo fluya, con o sin nuestra esencia.
    Se agradece un instante de silencio total cuando una siente que va a estallar.
    Besicos y fluídez, mucha fluídez.

    ResponderEliminar
  22. A traves del silencio entramos en un mundo de paz y sosiego, aunque nos acompañen las añoranzas.
    feliz fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. El silencio se arrebuja en las entrañas, se adormece y sobrevuela en estado abúlico. Ningún eco puede perturbar ese instante en el que el sobrecogimiento palidece entre las sombras de un instante de paz...
    Besos, Marinel.

    ResponderEliminar
  24. El gran silencio, el encuentro con uno mismo, lleva , empujan a enfrentarnos con sentimientos escondidos, cada vez que te leo, tus letras derramadas me introducen en un mirar hacia dentro
    Un abrazo amiga de Begoña

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog