Se hicieron las palabras gelatinosas, acuáticas, navegantes entre mareas de sol abrasador. Pequeñas medusas azules deslizándose en la vastedad marítima del alma...
Marinel.

domingo, 23 de junio de 2013

Mirando al mar.

A la orilla arriban las olas cansinas, amodorradas, reptando bajo el sol torrencial e insolente. En el firmamento, sudorosas las nubes, ansían anidar el celaje marino. 
Alboroto a lo lejos, porque las gaviotas tienen apetito. Los peces huyen pavorosos dejando un reguero de escamas; odian ser manjar de esas aves garfio. 
La quietud del entorno se rasga en profundos sonidos:
Rumor de las olas,  siseo de palmeras vistiéndose al viento, comadreo palmípedo sobre sus viandas, el runrún de sal o el suspiro exhausto de un náufrago a solas.
Canta una sirena en mágico arrullo atrayendo el sueño.
Toda su materia presagiaba el brote, esa pleamar de nostalgia viva que asoma a sus ojos, arrasa pupilas y nubla el ambiente. Lluvia  sobre manos trémulas, relincho furioso es el corazón.
Espíritu indómito anclado en bajura, calma chicha el mar.
Remanso tras de la zozobra de un instante insano.
¿Quién no ha sido nube, gaviota, pescado o sirena, náufrago u ola ante el mar?


Imagen tomada de Google.

27 comentarios:

  1. Creo que sólo aquel que no lo haya visto...

    Gracias por este paseo marítimo a través de tu mirada. Sentí la caricia de esas olas, la levedad del viento acariciando el plumaje de las palmeras y naufragué entre tus letras hacia el recuerdo de un subliminal instante.
    Qué belleza de relinchos tiene tu corazón!!

    Un beso, mi Uka.

    ResponderEliminar
  2. Se mecen las olas en un vals mientras la brisa nos trae aires lejanos, una gaviota planea mientras soñamos, ese instante invita a ello, a guardar esos momentos de paz.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. En verano, con las playas llenas de niños jugando, de adultos pisándote y hablando a voz en grito, con los chiringuitos de bote en bote, no es el mejor momento del año para ensoñaciones mirando al mar; aún así, bien a muy primera hora del día o al última, casi cuando los últimos rayos del sol se confunde, podría ser alguno de esos sueños.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ..Y me has hecho sentir pájaro , y me has hecho sentir ola, y leyéndote oigo cantos de sirena y me has dejado así ..como con mi pensamiento a solas.
    Me has hecho sentir vivo y me has hecho sentir ola!
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Una vez fui nube.
    Una vez, gaviota
    Una vez, remanso
    Una vez, zozobra.
    Una vez solo, sirena confundida.
    Una vez, pez espada allende mares.
    Siempre, náufrago en la orilla.

    Hoy, salutaciones de Sanjuanada, Marinel.
    Y para ti, abrazo grande

    ResponderEliminar
  6. yo soy roca

    me encanta que el agua me acaricie o golpee

    ResponderEliminar
  7. Se nota el verano en la presencia cosrante del mar en los blogs.

    ResponderEliminar
  8. Bienvenida y bienhallada, que alegria poder zambullirme en tu canto al mar !!! Marinel ..me encanta los cambios que has hecho en el blog, te ha quedado guai !!!!
    Tu entrada ha sido una oportunidad para bucear en las entrañas de tu eswcribir...
    Un abrazo de olas y caracolas
    Begoña

    ResponderEliminar
  9. Creo que todos tenemos un poquito de cada cosa, lo que si no cabe duda es que al leerte se siente olor a mar...

    Abrazos, Marinel.

    ResponderEliminar
  10. Cada vez que te leo siento el mar. Y también lo extraño. Hermosa prosa poética. Un beso marino desde tierra adentro.

    ResponderEliminar
  11. Frente al mar. Mecida por las olas de la imaginación todo puede suceder/nos.

    Besos y luz

    ResponderEliminar
  12. Amo el mar, me transmite miles de sensaciones, y nunca supe porqué. Me encanta sentarme a sus orillas,o en las rocas, gritarle todo cuanto llevo dentro…simplemente meditar y los sueños flotan sobre sus olas.
    Me encantan todas estas sensaciones y no me importa ser bastante dependiente de ellas.
    Como siempre, hermosas tus letras derramadas.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  13. Siempre soñé ser gaviota, y aún no me he resignado a ser sólo arena.


    Me ha encantado el texto.

    Con lagrimitas y todo, poco me cuesta, jaja.


    Besos muchísimos.


    SIL

    ResponderEliminar
  14. Tu poesía es tal y como la he recordado siempre amiga mía; he pasado una travesía en el desierto, un bajón emocional que me hizo alejarme de todo y de todos pero, repasando una antigua lista de favoritos he visto tu blog y me han llegado hermosos recuerdos de las lecturas y de tus comentarios tan amables.
    Quería saludarte, me alegro mucho de haberte encontrado.

    ResponderEliminar
  15. No creo que haya sido un instante insano ja ja ja
    Todo un evento poético que funde universo y ser humano en el fuego del amor. La carne hecha universo y el universo hecho carne, así es como de verdad brilla el sol!!!
    Besos Poeta!!!

    ResponderEliminar
  16. El hechizo del mar es innegable, sobre todo para los que no nacimos junto a él. Casi el mismo hechizo que ejerce esta prosa sobre quien la lee:

    "Rumor de las olas, siseo de palmeras vistiéndose al viento, comadreo palmípedo sobre sus viandas, el runrún de sal o el suspiro exhausto de un náufrago a solas."

    Sí, dan ganas de ser nube o gaviota...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Todos pasamos por diferentes etapas a lo largo de nuestra vida.

    Besos hermosa.

    ResponderEliminar
  18. Linda manera de soñar despierta. El mar sigue teniendo tantos atractivos como misterios, tan admirado por sensaciones positivas que inspira como respetado por quienes deben atraversarlo en las mas diversas circunstancias. Aun hoy siguen sus profundidades con tanto que explorar como el espacio exterior.

    ResponderEliminar
  19. Hola Marinel, preciosa tu narración tan marina y que nos has echo sentirnos un poquito de todo, pero me quedo con las olas a la orilla de la playa:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. He disfrutado con el recorrido que has hecho, el mar y sus amigos son mi casa, me gusta sentirme cerca aunque sea a través de tus palabras. Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Mi querida Marinel tu eres olas, eres viento, eres fuerza.
    disfruta del verano que te inspira.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. ¿Quién no ha sido verso, lírica, intrepidez o exaltación de la sangre viva palpitando?
    Marinel sí lo es, lo demuestra en cada escrito!!!

    ResponderEliminar
  23. Marinel, has vuelto como el oleaje a la playa,en esta prosa tan bella, inspirada en el mar. Cuna de nuestro origen de inmensurable belleza. Bella y también sobrecogedora postal mi querida Marinel. Bienvenida nuevamente en tu arribo al puerto!
    *Te comento al margen, que aquí donde vivo se llama, La Paz(ese es su nombre )y han agregado una frase completa "La Paz, puerto de ilusión" tiene lindas canciones dedicadas a esta bella ciudad costeña. Besossss Marinel.

    ResponderEliminar
  24. Se ha instalado "la caló" en Sevilla, llega tu poema como ola refrescante y recuento las horas para pasear mojándome por la orilla.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Sentí cada palabra, la caricia de las olas, el viento, las palmeras. Precioso!!! Te felicito!

    un abraxo!

    ResponderEliminar
  26. Todos lo hemos querido ser, más no todos nos hemos permitido serlo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  27. Impresionante,Marinel.
    Tu mirada en perspectiva vuela,planea,otea y cae en picado como gaviota garfio asustando a los peces...He sentido el mar,el murmullo y la frescura en la piel...Qué maravilla, amiga.
    Mi felicitación y mi abrazo grande.
    M.Jesús

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"