Es el corazón un pájaro libertario. Viaja con sus alas entre la sangre, sobre los huesos y el complicado engranaje de nuestro cuerpo. Saben a gloria sus aleteos felices de los que siempre cae una pluma, y cual una bella durmiente, se aposenta en el lecho de la mente haciéndose recuerdo intenso e inolvidable...
Marinel.

viernes, 14 de junio de 2013

Un lapsus hasta el retorno.

No sé si os pasa, pero a mí, cuando tengo muchas cosas entre manos...chassss, éstas se me entorpecen, se me desbarajustan, es como si de pronto fuesen el colmo de la debilidad y no puedan soportar peso alguno.
Suelo llamarlo síndrome de manos blandas.
Todo se me cae, lían en nudos intangibles lo imposible de anudar. De pronto son resbaladizas, casi tobogánicas, ya que cosa que se sube a ellas, se desliza. Como podréis suponer, bajo estas dos damiselas, no hay un acolchado de parque infantil, solo el duro suelo.
Es cuando más vasos y platos desaparecen de la despensa, yo asevero con empaque, tiempo más tarde, una vez curada de este extraño mal, no recordar haberlos roto... Sinceramente creo preferir borrarlo de la faz de mi mente, por aquello de sentir la torpeza punzándome por dentro sin misericordia alguna.
Borrón y cuenta nueva.
El hecho es que, gracias a no ser la primera vez de esa blandura táctil, una va aprendiendo a domarlas un algo, más bien a derivarlas a otros derroteros esquivando para ellas el estrés que las imposibilita.
Las alzo al vuelo, las rumbeo, las filigrano, ejercitándolas en sinuosos pasos de baile al aire y así, con esos contoneos bailarines, olvidan su delicadeza momentánea.
Salen airosas de ese zapateao o danza en punta según la música del instante, victoriosas, reforzadas, envalentonadas hasta el meñique.
Es mi recurso, uno como otro cualquiera para darles confianza, hacerlas saberse completamente útiles a mis brazos y mi abrazo.
Cada cual tendrá el suyo en casos como estos, porque imagino que todo el mundo, alguna vez, habrá padecido este misterioso síndrome de manos blandas...¿o no?
Contadme, contadme.
Yo os cuento, que escribiendo esto, me ha venido a las manos el poema de Miguel Hernández, intenso,hermoso, reivindicativo hacia ellas.
Os dejo un retazo de "Las manos"

No han sonado: No cantan. Su dedos vagan roncos,
mudamente aletean, se ciernen, se propagan.
Ni tejieron la pana, ni mecieron los troncos,
y blandas de ocio vagan.

Imagen de Google.

Bonita poesía la de Hernández, ¿verdad?
+
+
Ya queda menos...Os echo de menos!!!
Muakkkkkssss

30 comentarios:

  1. Me agrada leerte de nuevo y no te preocupes todos tenemos etapas de "manosblandas"
    Un abrazo de bienvenida.

    ResponderEliminar
  2. Eso de las manos blandas sucede porque de tanto que tenemos que hacer, la cabeza nos corre más que las manos...

    Sí que es hermoso el poema de Miguel Hernández y también lo es tu reflexión.

    Besos y regresos

    ResponderEliminar
  3. Tiempo sin leerte, espero que te encuentres bien de ánimos blogeros y de de demás.

    Lo que si me pasa con las manos, aparte de que solo puedo hacer una cosa, si hago dos, me lio, es que hay momentos que están blandas y todo se cae, aquí decimos que "los dedos se nos hacen nudos"

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Marinel el problema es que no hemos sido dotados de manos-garra y la delicadeza de algunas manos hace que resbalen por ellas objetos que nacieron para estrellarse contra el suelo, tu di que trinchaste un cochinillo al horno y luego rompiste el plato, como está mandao.

    Besos,

    ResponderEliminar
  5. Manos blandas, cabeza dura, pies someros.
    Este síndrome ya es pandemia, Marinel, tanto abarcamos que al fin nada nos aprovecha.
    Lo de los platos rotos, pues eso:¡Oh, yo no he sido!,ejejje
    Ya se te echaba en falta. Bien por tu regreso al foro.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Se lo que angustia cuando ls manos etan tontas y blandas yo tuve un proceso agudo de reuma y no podia
    abrir grifod, ni coger e tele´fono menos mal que tenia tanto susto que llame a urgencias a domicilio (era domingo...) y me recuperé en dos dias, ahora estoy estable con inflamatorios....y tr cuento una anécdota divertidisima fuí al podó
    logo potwue me dolian mucho los pies y me dice tienes pies planos
    Como si tengo un puente muy pronunciado y me dice si pero es un puente debil y cuando andas se pone plano..creia que me tomaba el pelo !!!! me gusta el paréntesis que has hecho!!!! te esperamos con muchos cariños.
    Begoña

    ResponderEliminar
  7. Todos tenemos días de esos y si el contarlo ha hecho que vuelvas por aqui bien venidos sean tus días de manos blandas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Me gustó bastante este escrito de firme fluidez que contrasta con lo que describe.
    Cuando pierdo el corazón soy un verdadero manos blandas pero las cosas en lugar de romperse flotan, levitan ja ja ja.
    Aquí te dejo más sobre las manos

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  9. Que bien has plasmado amiga el mal de las manos, pobres manos si en verdad los pudieran hablar los dirían paren, paren, de usarme ya no puedo más eso es lo que te dicen tus manos amiga cuando no quieren seguir agarrando las cosas, y te las tiran para que las dejes descansar, me gusto mucho tu relato amiga eh sabido mucho de manos así por suerte a mi aun no me pasa jajaja oh no me eh dado cuenta.

    Besitos amiga a sido un gran placer volver a leerte, que tengas un hermoso fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. Jaja, yo tengo síndrome de manos atropelladas.
    No les puedo bajar un cambio.
    Excepto cuando duermo.



    Precioso el poema.


    Mil besos.


    SIL

    ResponderEliminar
  11. Hermosas "manos blandas"... ;) Las de Hernández,sí, pero las tuyas también,porque logran escribir tan hermoso, aún en estos tiempos de "blanduras"...

    MI ABRAZO GRANDE Y DESEOS DE ARMONÍA Y FELICIDAD PARA TI, MARINEL.
    BESOS!



    http://expresiongraficayverbal.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  12. Las manos son la prolongación de la voluntad,del estado de ánimo y cuando estos fallan,ellas se resienten.

    Que esas bailarinas manos tuyas tracen en estos días sobre el papel desierto los más bellos poemas,que estamos ansiosos de leerlos...

    Abrazos Marinel y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  13. Marinel,las mías ni te cuento..creo que nací con defecto de fábrica...aquí estamos esperando tu regreso.
    Millones de besos!!

    ResponderEliminar
  14. yo me saco las novias de los dedos...tengo tantas

    q chiste mas malo

    ResponderEliminar
  15. Al igual que hay temporada de setas o de espárragos, debemos estar en los días de las manos: ayer Ester y yo publicamos sendos poemas sobre las manos, hoy nos hablas tú de tus manos blandas y nos entregas el poema de Miguel Hernández con el mismo tema, ¿estamos o no en época de manos?
    Espero que sólo sea por falta de concentración y no por algún problema funcional.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Mi querida Marinel es una alegría saber de ti y volver a leer tus hermosas letras.
    Todos tenemos días tontos en que las manos parecen estar más torpes que de costumbre,pero no debes obsesionarte que esto es debido a que llevamos muchas cosas en la cabeza.
    besos y que tengas un bello fin de semana.

    ResponderEliminar
  17. Padezco del mismo síndrome, además del Sjögren, de quien me he hecho amiga y lo saco de paseo al sol, y de otro sobre el cual me advirtió mi "tía adoptiva" en el mundo virtual: síndomre de Stendhal, que me hace muy feliz y muy sana, y hace además que rompa copas y platos por docenas ante cualquier obra de arte que me deje extasiada.

    Mis hijos, para mí, como para tí, son la primera y la más bella, así que otra vez te entiendo, Marinel, te entiendo.

    Disfruta de tus síndromes y procura no hacernos esperar demasiado en este lapsus hasta el retorno a quienes padecemos del síndrome de Stendhal, ya que resultas una buena medicina paleativa para sobrellevarlo altiva y feliz de la vida ;)!!!

    Besos mil!

    Hasta la vuelta!

    Fer

    ResponderEliminar
  18. Me pasa algunas veces, sí, pero debe de ser, que tengo que hacer una sola cosa a la vez y con tranquilidad, pero como no me acuerdo, pues otra vez a lo mismo.

    O será la artrosis prematura que tengo, vete tu a saber! Pero vamos, que hay que llevarlo con alegría!

    Besotes hermosa!

    ResponderEliminar
  19. Me encantan las islas.
    Mejor manos blandas que puños duros, aunque cada cosa tiene su afán.

    ResponderEliminar
  20. SIEMPRE TAN INTERESANTES TUS POST.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  21. Las manos de Miguel eran manos de artista..un poco inservibles con lo cotidiano..pero muy valerosas para la libertad..
    A mi se me ponen las manos blandas ante el manjar de una piel..sea joven o curtida..todas tienen su aliento a vida..que hace de la blandura caricias..
    Besotes desde el sur
    Prudencio Hernández Jr.

    ResponderEliminar
  22. Hooola bonita, qué bien que te veo revivir por tu casa, eso es bueno. En realidad del tema que comentas me da la risa porque a ti te sucede que se te escurren las cosas de tus "manos blandas" cuando tienes muchas cosas entre ellas a mi... sieempre :)) supongo que tiene que ver con mi habitual despiste y que normalmente ando a mil por hora... la velocidad sin control... desastre seguro:-)

    Eso sí, también he desarrollado un especial sentido del malabarismo y para mi sorpresa tras dos vuelos inesperados por el aire a veces hasta consigo evitar el desparrame en añicos por el suelo de todos los vidrios o cerámica rota:))


    Muuchos muuchos besos preciosa, ojalá estés muy bien disfrutando ( entre comillas del finde curso) sin que se te rompa nada importante.. si sucede, que tenga repuesto.



    Feliz semana...o lo que queda hasta tu vuelta.

    ResponderEliminar
  23. Hola Marinel, me has echo sonreír con tus manos blandas... yo las llamo manos de pato, porque es cierto que esto que tan lindamente relatas nos ocurre a muchas personas... porque tenemos manossss no GARRAS...y ante este síndrome colectivo, te quiero decir, que es el precio que pagamos por bajar de los árboles, ser bípedos, y por haber conseguido la movilidad del dedo pulgar...

    Entonces es maravilloso tener manos blandas, de pato, de oca, o de dinosaurio... ¡SOMOS HUMANOS! y esto mi amiga es lo mejor que nos puede haber ocurrido.

    Cariños con un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Olá amei o blog !
    aproveitando visita pra pedir que visite meu cantinho:
    blog-cantinhodamulher.blogspot.com
    bejooosss...

    ResponderEliminar
  25. Me gusta el nombre que le has puesto a este mal que padecemos casi todos de vez en cuando.
    Yo suelo decirme que esta vajilla necesita renovarse.

    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Y a quién no le ocurrió???
    Sólo que tú lo dices siempre lindo, y metafísico...
    Yo ya te ando extrañando...
    Y mis manos andan nerviosas e inquietas por saber de ti.
    Anda, vuelve...
    Un besazo grandotote, mi Uka.
    Mi Marinel.
    ;-)

    ResponderEliminar
  27. Que bonito, que cercano, querida hermana perle.Claro que me ha pasado ,pero no he sabido dar tan atinada certera y hermosa solución como la que tu expones.Y creo que ni tu misma sabes cuanto dices de tí, de tu ser en este escrito.O sí.
    Un abrazo fuerte hermosa.Besos

    ResponderEliminar
  28. Que bonito, que cercano, querida hermana perle.Claro que me ha pasado ,pero no he sabido dar tan atinada certera y hermosa solución como la que tu expones.Y creo que ni tu misma sabes cuanto dices de tí, de tu ser en este escrito.O sí.
    Un abrazo fuerte hermosa.Besos

    ResponderEliminar
  29. Hermoso fragmento de mi poeta favorito. Y a todos nos ha pasado, nos pasa esa música que luego es danza y después, alegría, pena, tiempo en otra parte... Muy bueno, amiga. Besos.

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"