Se hicieron las palabras gelatinosas, acuáticas, navegantes entre mareas de sol abrasador. Pequeñas medusas azules deslizándose en la vastedad marítima del alma...
Marinel.

martes, 13 de agosto de 2013

Charla interna exteriorizada y con propósito.

Suelo cuestionarme en demasía el ansia de escribir que me gobierna, sobre todo, ese afán desmedido de poetizar, por libre, eso sí, cualquier cosa que sienta.
No hallo solución a tamaña cuestión. Es como si las letras hubiesen corrido siempre por mi sangre, amalgamadas a leucocitos, eritrocitos y plaquetas. Las letras serían algo así como...
"Letcocitas" viajando en el rojo apasionado de la savia de mi cuerpo.
Soñaba desde niña en escribir algo similar a aquellas letras que absorbía con deleite. En principio cuentos, para luego pasar a la poesía y cómo no, a los libros.
Lo soñaba en la misma proporción que soñé, desde que mis pies conocieron el suelo, en evadir dicha superficie en aras de tocar el cielo que hechizó mi infancia dejándome su influjo a perpetuidad.
Ser bailarina era otro logro, que con el tiempo, comprendí inalcanzable. Lo que no es óbice para deslizarme cual si lo fuera.
:)
He contado alguna vez, de cómo mis huesos nacieron empeñados en salirse de mi cuerpo, sobre todo, las extremidades, por lo que tenían que enyesarme a cada poco. Con la emigración de mi Andalucía natal a Valencia, consiguieron afianzar esos artilugios óseos, a base de inyecciones dolorosísimas, botellitas rosáceas y miles de pócimas más que fueron alejando el sueño de volar sobre mis puntas.
Lo llevé como puede llevarlo cualquier niña rodeada de amor del bueno, y que a la postre, con once años, comenzó a ver los resultados de tanto batiburrillo médico, notando el crecimiento hasta ese momento lejano, inalcanzable en apariencia. Era una miniatura infantil hasta entonces.
De ahí que, al decir mi hija que quería bailar, algo desbocado emergiera en mi pecho.
Lo de escribir lo llevaba tatuado al rojo, como he dicho antes, pero hete ahí, que también hubo de quedarse en la cuneta a causa de la tan temida, sempiterna y generalizada en este país, falta de recursos económicos.
Cómo describir el placer sentido al asegurar mi hijo que se dedicaría al periodismo...
Siento algo así, como que mis sueños fueron inyectados en mis vástagos, para de alguna manera, ésta vida que tanto obstaculizó mis pretensiones, me devolviera parte de lo robado.
Es algo de agradecer a pesar de los pesares, sin duda.
Así pues, tras haber realizado un tramo del camino, de mi camino, sigo sin entender esa determinación mía por unir letras, cosa que realizaba años ha, sólo para mí, y que un buen día abrí al exterior, a otros ojos humanos distintos a los míos.
Comencé avergonzada, temerosa e inequívocamente inexperta acumulando errores, algunos garrafales gramaticalmente hablando, ya que en mi cabeza surgían perfectos,ja,ja,ja
¡He aprendido tanto leyéndoos!
Así que esta disertación, digamos... "Ad hoc", es para daros las GRACIAS, no sólo a l@s que comento siempre desde el corazón, sino a l@s que del mismo modo leo sin dejar otro rastro que no sea el de mi mirada y mis latidos.
Y en un a parte, comentar así, bajito, casi en siseo a mi amigo, el profesor Luis Antonio, que el resultado de mi prosa es un desastre similar a mis intentos poéticos, pero extendido, ja,ja,ja
Que jamás podré expresarme tan maravillosamente como tú o tant@s otr@s, pero que no dudes ni por un segundo que lo intento, además de lo mucho que agradezco tus consejos y comentarios.
Muakkk para ti.
Besos también para el resto, naturalmente, mis amig@s querid@s, por vuestra benevolencia para conmigo y por esas sabias lecciones, que inconscientemente dais a ésta que escribe porque le sale de las venas.
Al final creo que esa es la respuesta,sí.



*Aún estoy de relax, moviéndome de aquí para allá, pero imagino que volveré.
 O no,realmente no lo sé, no me propongo nada. De momento, escribo en cuentagotas mientras el verano se pasea por mí.


Os sigo.

28 comentarios:

  1. ¡Como me gusta verte de nuevo Marinel! Yo creo, al menos para mi lo es, como una adicción, escribir tiene que ser algo de lo que disfrutar, sino, es mejor no hacerlo, en el fondo es como un amor que tiene sus cosas no tan buenas, pero estas, las buenaslo compesan.
    La escritura tiene un fuerte aspecto emocional, y muchas veces no encontramos las fuerzas o energías necesarias para hacerlo, así estoy en este momento, creo que necesito un descanso, y lo mejor dejar un momento y descansar.
    Así como tu comencé Marinel, sentía pánico cada vez que publicaba, pero ya ves aquí estamos, al menos haciendo algo que nos gusta y poco a poco van apareciendo ideas...
    Me ha encantado esta entrada, y como has abierto tu corazón a todo nosotros, tus amiga/os blogueros.
    Gracias cielo.

    Un abrazo enorme, un beso y bienvenida de nuevo.



    ResponderEliminar
  2. Tú escribes de maravilla. De Uka a Marinel he podido comprobar cómo eres capaz de ficcionar y de poetizar.
    Eres grande!!!
    Un beso enorme, preciosa.
    Y gracias por este guiño.
    :)

    ResponderEliminar
  3. ME ha encantado esta disertación tuya, Marinel.
    Está claro que lo tuyo son las letras porque te dan la vida y qué bueno que tus vástagos sean una extensión de tus deseos artísticos y culturales.
    Eres especial y así te siento.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  4. Me alegra tanto verte, Marinel...

    Deja que tu piel absorba el calor del verano, que tu mirada contemple llena de orgullo como se prolonga en la vida de tus hijos, deja que las letras inunden tu sangre, porque en ella van los latidos de tu espíritu.
    Por aquí estaremos tus amigos para cuando regreses cargada de poesía.

    Abrazotes muchos, Marinel.

    ResponderEliminar
  5. Hacer lo que a uno le gusta no tiene precio en esta Vida. Escribir es un sosiego y un desahogo...Un orgasmo de Trazos y Rasgos llenos de contenido dentro de un Continente que es la Prosa o la Poesía.
    Abrazos y besos...¡¡¡Bienvenida!!!

    ResponderEliminar
  6. Restándole sinceridad, no habrá por qué restarla, este relato-confesión-lección de cosas brotado como de la chistera del mago, es magia pura, Marinel.
    No importa las veleidades gramaticales
    No importa la depuración de estilo
    No importa dejar aparcadas las aspiraciones, ¡tantas!, de una mujer que antes recorrió las sendas de la niñez no habiendo sido jamás bailarina
    Ni importa la total adhesión a los proyectos de los (nuestros) hijos.
    Importa, pues, imponerse día a día la tarea de sentir como propios todos y cada uno de los atisbos de felicidad:
    A éstos, llámalos escribir.
    Escribe, escribe. Que lo escrito jamás lo abatirá el viento.
    Y sigue tu descanso. Te esperamos.

    Besicos, guapa

    ResponderEliminar
  7. Confesión autobiográfica para salir al encuentro de la escritura. Escritura afincada en una pasión de vida desde niña, adolescente y madre. Mereces ser Escritora, Poeta, Bloguera...en fin todo lo que la generosidad de las letras tiene guardado para ti.
    Ten en cuenta que nadie en ningún arte es perfecto, ni siquiera los más grandes genios del arte lo han sido. Es el gusto el rector de toda obra y entre más se repase y más se obsesione el artista con su oficio es como llegará al virtuosismo de su estilo y técnica, llegará a un territorio propio y único desde el cual desplegará sus alas hacia el infinito universo de la creación. Hay que repetirse infinitas veces hasta encontrarse, solamente eso, y sin ninguna vergüenza.
    Besos querida Artista!!! gracias por tan maravilloso testimonio de tu amor a las letras!!!

    ResponderEliminar
  8. Marinel, me ha encantado lo que nos has contado para que te conozcamos más. Los que no sabemos escribir como vos te admiramos, a veces no comentamos por no estar nuestro escrito acorde con el giro poético que le añades a lo que cuentas en tu poesía.Ese es mi caso, pero eso sí,te leo.
    Hay que descansar para recargar las pilas. Regresa cuando la inspiración vuelva.
    Besoss

    ResponderEliminar
  9. ¿Sabes?, no se muy bien como lo haces pero leyendo tus escritos siento bailar las letras al compás del corazón.

    ResponderEliminar
  10. Marinel es bueno llevar letras en las venas, como lo es llevar colores o llevar sueños que a veces se hacen realidad, de la niñez nos quedan muchos sueños no realizados pero otros se hacen realidad en los hijos, los que estamos lejos de la perfección, que no buscamos, nos conformaremos con pegar de vez en cuando patadas al diccionario.

    Muchos besos y felices vacaciones, yo sigo por el norte.

    ResponderEliminar
  11. REGRESAS Y TE VAS? JEJEJEJE. MENTIRAS!! TE ESPERAMOS.
    BESOS

    ResponderEliminar
  12. Pues procura volver porque se te echa de menos y porque el escribir te klo debes a ti y a quienes te seguimos día a día.

    ResponderEliminar
  13. Que llevas el arte de las letras circulando por las venas es obvio desde la primera vez que se te le.
    Cuando escribes trasmites sentimientos, que solo saben hacer llegar los que como tu, sin bastidor ni aguja, bordan con exquisito lenguaje emociones del alma.
    Asi nos enganchas como película con argumento que hace sentir en mi tus emocione
    ¡Besos poeta!

    ResponderEliminar
  14. Mi querida Marinel, cada vez que nos deleitas con una nueva entrada, el alma se nutre de tu sensibilidad y buen hacer entre letras, pero mientras decides tu destino, descansa y disfruta de cada instante que vivas.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. El sentido de la vida... lo podemos encontrar en la comunicación, el lenguaje escrito permite salir de la entraña del escritor a veces lo indecible o cómo vemos el universo, así querida Marinel ¡Eres de los nuestros! somos millones de seres que nos comunicamos a través de la palabra escrita, y sí, "... somos lenguaje... como dice un filosofo, René Char. Que no te extrañe que el abcedario que has aprendido, te lleve hasta la puerta del corazón de cada uno de tus lectores, y nos comuniquemos. Compartimos este oficio tan lleno de gozo y sinsabores.
    Un abrazo con mi cariño Marinel.

    Nota. La vida es una extraordinaria escritora. Escribe grandes novelas, o muestra poesía pura, hace cuentos y ofrece historias épicas, entre otras.
    Así, su inspiración es que hay bailarinas sin piernas, músicos sordos, escritores ciegos...
    Todos tenemos algo que confesar, a veces apenas se esta tramando, otras,lo sublimamos, pero nadie se salva.

    ResponderEliminar
  16. De alguna manera las decisiones de tus hijos te llenan de alegria, pero alegria pore llos porque han encontrado su profesion
    Respecto a tues ecritos, somos nosotros los que agradecemos poder leerte
    Sigue disfrutando el veano, aqui con mucho frio
    un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Espero que no dejes nunca de escribir, mi amiga, si quieres, claro, esa alegría de tus hijos, no te impide que sigas haciéndolo, que disfrutes de lo que te gusta y que nosotros, tus lectores, sigamos también tus letras. Hagas lo que hagas, disfruta de la vida, del verano, de este privilegio de ser y estar aquí, junto al mar, junto a la tierra... Mi cariño siempre, y mi admiración. Felices vacaciones. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Gracias a ti. querida, por hacernos parte de tu vida, por ofrecernos tus letras y dejar que las degustemos con calma.

    No dejes de hacerlo nunca.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Son como el aire, la ventana abierta, la reja rota, algo así.

    Escribir exterioriza lo íntimo, y lo vivifica.



    Un abrazo infinito.


    SIL

    ResponderEliminar
  20. Me sentí, en cierto modo, identificado contigo en cuanto a la necesidad imperiosa de escribir. Yo, al igual que tú, lo vengo haciendo desde niño y también como tú he aprendido mucho de todos. Este mundo nuestro de nuestros poemas e historias es en verdad un mundo fantástico que no deberíamos dejar nunca pues nos da mucho más de lo que damos. Así que ánimos Marinel para seguir escribiendo y que los demás podamos seguir leyendo tu mágica prosa y tus bellos versos.

    Buen verano y un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Vuelves a derramar letras sobre este ciberespacio tan común. Sigues igual de fuerte y emotiva...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Fluye, Marinel, no te cuestiones: ¡deja ser! Sé tú, Marinel, y dejan que sean tus hijos, ellos. Conecta con cada latido de tu corazón y deja al pensamiento en su sitio. Ese es mi humilde consejo.

    Le mando yo también un beso al profesor Luis Antonio, a quien además de tí, echo de menos estrepitosamente. Pero aprendo de Ustedes hasta en la necesidad de descanso, de silencio, en sus planteamientos, en sus diálogos internos y externos.

    ¡Cuánto los quiero!

    Un beso!

    Fer

    ResponderEliminar
  23. Cinco minutos muy bien aprovechados, al leerte de nuevo Marinel. El legado de tus letras no es solo para tus herederos, sino también para todos los demás.
    un bsazo

    ResponderEliminar
  24. Leerte es siempre un placer, aunque a veces no haya comentarios.
    Espero que tu descanso sea reparador y tu vuelta enérgica.

    Un beso

    ResponderEliminar
  25. He disfrutado leyendo tu charla exteriorizada... Y yo también te digo GRACIAS. Muchas muchas.

    Creo que cada un@ escribimos a nuestra manera, bien o mal, eso depende de gustos, igual que el bailar, igual que el hablar o, también, igual que el amar. Y si te sale natural hacerlo, sigue haciéndolo, que censor@s siempre habrá, pero ya ves lo que dice por aquí la gente (y yo me uno a ell@s) sigue con ello, sigue escribiendo, que nos lo merecemos, chiquilla!! :)

    Y oye, que bien esto de volverte a comentar después de más de un año sin hacerlo. Un abrazo bien grande Marinel.

    ResponderEliminar
  26. Marinel, vuelve porque te extrañamos.
    Al leer esta entrada, hace que piense que deseas continuar y te digo que me encanta leerte.Si deseas decir algo hazlo, sobre todo tu, porque lo haces muy bien. Un abrazo

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"