Se hicieron las palabras gelatinosas, acuáticas, navegantes entre mareas de sol abrasador. Pequeñas medusas azules deslizándose en la vastedad marítima del alma...
Marinel.

jueves, 1 de agosto de 2013

Un espacio único.

Ahhhh...
 Espacio indómito, excelsa sensación
 en bocanada capaz de crear
 una ensenada. 
Perpetuo huidor, la fuga en ti
es buque insignia;
 a la sazón, 
estela emborronada.
No hay brizna de temor en tus andanzas.
A veces soplo de aire arrebujado
o auténtico ciclón
que nos despeina
los sentidos y atenazas
la savia que viajó desde
 una nada forjadora de destinos,
y,
levitó creciéndose en suspiros.
Brío, denuedo, redaños...
Silencio lenguaraz.
¿Podemos?
Ahhhh...
No. 
No podemos.
¿Unísono de a dos,
cabeza y esternón?
Tu fama te precede...
Eterno independiente
 el corazón.


Éste órgano es el director de nuestros pasos e indiferente a la razón viaja a su libre albedrío. Hoy me dictó que escribiera algo, para después, volver a emigrar durante otro lapso de tiempo.
Aquí está, pues, un intento poético al de la batuta.
Besos a tod@s. Os leo siempre y os llevo ahí, justo ahí...
:)
*Imagen tomada de Google.

No hay comentarios:

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"