Y si llegáis, pies, al límite del cansancio y el vivir no se aviene a dejar vuestra huella en la orilla los días, no temáis el olvido de vuestro paso. Yo os sabré siempre mi soporte, mi pasaporte por parajes de ensueño y por sueños sin abandonar el refugio de las sábanas. Pies, partiremos juntos. Conmigo vendréis hacia ignotos caminos...
Marinel.

martes, 29 de octubre de 2013

Contra malas hierbas...

Nacieron rastrojos.
Desde lo profundo se oye el gorgoteo
del matojo insano, de la mala hierba
arrastrándose entre las entrañas.
¿Cómo hallar la forma de talar
su ímpetu, su avance dañino, 
cercenarla toda antes de arribar?

Meterse en la cama, taparse hasta el cuello
debajo las sábanas prendiendo un gran fuego.
Primero la chispa dándole comienzo
por entre los dedos, bajo el firmamento
de sedosa piel, con algún ungüento
que prenda la mecha de una lumbre
dulce erizando el vello.

Frotar delicado en el ahuecado
de las palmas, manos por doquier.
 El chisporroteo prendido en los ojos
exentos de enojos, al fin abocados
 a verla crecer hecha llamarada.

Y una vez extinta la hoguera,
quemada la extirpe de la enredadera
que pérfida daña, hacerse débil humareda.
Contra malas hierbas, esta solución:
Abrasarlas con pura pasión...




33 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hay que evitar que esos rastrojos nazcan, eso se consigue cuidando y regando todos los días el campo (cualquier campo: terrenal, divino o humano) cortando todos las malas hierbas cuando son pequeñas raicitas, hablándole, cantándoles, diciendo a las flores lo hermosas que son, de este modo durarán y no será necesario hacer trabajos radicales.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pedirle a Él que convierta en flores los abrojos , pedirlo con todas las fuerzas y luego actuar con firme voluntad como si todo dependiera únicamente de tí.
    Hermosa tu entrada llena de vitalidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Tus versos casi hacen fácil la extinción de ellas.

    Aún así hemos de seguir inventado antídotos contra la mala hierba.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Felicitaciones Marinel, es un poema logradísimo, sus imágenes cautivan este ojo lector, hay fuerza en el verbo , el accionar se hace protagonista y no solo una contemplación

    abrazos y buena jornada

    ResponderEliminar
  6. No hay mejor manera de combatir las malas hierbas, qué abrasándolas con pura pasión.

    Un placer leer tus letras.

    Besos, Marinel

    ResponderEliminar
  7. Difícil tarea el librarse de la mala hierba que nos consume y confunde, que no nos deja atisbar el camino confundiéndonos.

    Besos,

    ResponderEliminar
  8. Apartar del camino aquello que nos daña o tal vez en el matorral encontrar una silvestre flor de cardo azul y adaptarla.

    Un abrazo para ti

    ResponderEliminar
  9. Hay que seguir luchando por eliminar las malas hierbas antes que terminen por ahogar la luz del corazón.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. las malas hierva se queman en la hoguera, fuego que purifica y libera...para abrir el corazón...a una entrega sincera...un poema que hace pensar en la magia del amor...
    Precioso Marinel, un abrazo de
    Begoña

    ResponderEliminar
  11. Las malas hierbas nublan los pensamientos. Los turban. Los tornan complejos y los convierten el algo falto de pasión. Por eso hay que encender la pasión a fuerza de sueños.

    Un beso soñador.

    ResponderEliminar
  12. mala hierba...

    siempre muere si es tratada

    ResponderEliminar
  13. Mi querida Marinel, todas las malas hierbas son difíciles de erradicar, pero con persistencia acaban muriendo y dejando todo un vergel prospero y fértil.
    Así que continua tu quema controlada.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Mi apreciada Marinel:

    Nos regalas un poema sabio y muy bien tratado con un mensaje de fondo estupendo: el amor vence a las malas hierbas!
    Te dejo un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Vital, ahora firmeza y a por las malas hierbas, que crezca lo que crezca que sea limpio. Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Hay que hacerle frente a todo, aunque no nos guste, pero no queda más remedio.

    Besos hermosa.

    ResponderEliminar
  17. Las malas hierbas se arrancan aunque a veces seamos parte de sus raíces.
    Duele, pero se acaba brotando fuera de ellas.
    Besoss

    ResponderEliminar
  18. un placer leerte y haberte encontrado

    ResponderEliminar
  19. Unas letras magistrales, llenas de toda esa emoción que vive en ti, Marinel, emoción de mar.
    Difícil es eliminar la mala hierba, a veces después de la siega nos damos cuenta que quedó un simple gajito y prolifera hasta llenar de zarsas el camino, entonces solamente nos quedan las manos y en ellas la fuerza del corazón para abrir caminos a pesar de las espinas.

    Un abrazo muy grande, amiga.

    ResponderEliminar
  20. Las malas hierbas son la cruz del campesinado, ellos ponen sus esfuerzos en producir frutos, pero al tiempos, esa toña de mal gusto y nulo provecho. Así también nosotros, derramamos nuestras fuerzas tratando de apartar de nuestras vidas todo lo inútil y dañino.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Hacer quemar esas malas hierbas, y quedarse sólo con esa llama ardiente...
    Sí.
    Besos, mi Uka.

    ResponderEliminar
  22. Sin duda un remedio eficaz y barato contra las malas hierbas que nos agobian.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  23. CREO QUE HAY QUE QUEMARLAS, DEFINITIVAMENTE.
    CON ELLAS NO SE TRANZA!...

    QUE SÓLO LAS BUENAS PASIONES Y LOS BUENOS FUEGOS ACOMPAÑEN TU TRAVESÍA VITAL,AMIGA.

    EXCELENTES LETRAS, MARINEL QUERIDA!
    BESOS, Y UNA JORNADA VITAL Y FELIZ!

    ResponderEliminar
  24. mil gracias por tu huella Marinel
    me gustan los comentarios largos
    acepto mi mea culpa en no retribuirlos de igual modo,
    y en ningún caso me molestan al contrario :D

    me alegro de haberte leído por allá, yo igual siempre entro a leerte, de hecho nunca he sacado tu enlace de entre los preferidos ni me he salido de seguirte,
    porque más allá de los tiempos en silencio,
    tu pluma me gusta y el cómo enfocas las imágenes poéticas

    así que espero seguir por mucho tiempo disfrutando de tus creaciones

    abrazos y preciosa jornada

    ResponderEliminar
  25. Si, a veces la mente se llena de dudas, de desconfianzas, prejuicios y visiones erróneas, que nos hacen daño al cuerpo y al alma y es mejor arrasarlas con la claridad y el fuego del amor, que todo lo puede...Muy bueno, Marinel.
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso, poeta y amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  26. Fico feliz em ver você em sempre nas postagens
    no meu blog independente de ser
    postagens de grandes escritores ou meus
    rabiscos escrito de alma e coração.
    Por vezes gosto de escrever aquilo ,
    que grita meu coração ou aquilo ,
    que minha alma grita e meus olhos choram .
    A felicidade é um momento um estado da alma,
    por vezes estamos com nossos
    pensamentos focados em problemas ,
    que acabamos perdendo os momentos ,
    que seriam de plena felicidade.
    Um abraço carinhoso obrigada pela amizade e carinho.
    Beijos carinhos,Evanir.

    ResponderEliminar
  27. Felicitaciones por tan bello poema Marinel, los rastrojos no son buenos amigos, es mejor arrancarles antes que sus raíces se hagan más profundas y nos hieran el alma.

    Un abrazo con mi cariño.

    ResponderEliminar
  28. La pasión es buen antidoto contra la rutina, como lo es la acción y la creación.Asi se detecta y elimina malas hierbas desde que lucen apenas como pequeños detalles.

    ResponderEliminar
  29. Las malas hierbas, como todas las hierbas, siempre van a aparecer, por más limpio que tengamos el jardín...

    Lo que hay que decidir es si la dejamos crecer, si le dejamos un espacio como le hemos dejado a las otras plantas (las buenas hierbas). Porque a veces sucede que tienen su espacio, y que pueden ser también beneficiosas para nuestro jardín.

    Ya ves, me enrollo como una enredadera salvaje... y al final casi no te digo que tus versos están llenos de vida, temerosa y apasionada al mismo tiempo, pero llenos de vida desde las raíces hasta los tallos más altos :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Las malas hierbas hay que quitarlas de nuestros sembrados, ellas interrumpen la cosecha. Para quiénes nos gusta la limpieza, no hay cuidado. Precioso, leerte.

    ResponderEliminar
  31. Jeje, me voló la cabeza.

    Lo ando implementando con bastante asiduidad =)



    Más besos.



    SIL

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog