Se hicieron las palabras gelatinosas, acuáticas, navegantes entre mareas de sol abrasador. Pequeñas medusas azules deslizándose en la vastedad marítima del alma...
Marinel.

martes, 11 de febrero de 2014

Llegó el 11 de nuevo y como siempre, de la mano de Yeste Lima.

Entrada para las Tontás de Yeste Lima a la que os animo a visitar sin duda alguna, es una mujer estupendísima.

...Vela el aire los pájaros en su duermevela, acaricia las aguas con sus manos etéreas y las mece en sus sueños donde bellas sirenas cantan a media voz, las aquieta en su furia y sus penas. Merodea los paisajes con sus ojos vacíos de color a llenarlos del color de sus rasgos diversos y los peina, hace bucles o alisa con suave dulzor mientras suena un eco de nubes, una flauta, un violín o un tambor....
Es la música que brota del alma impregnándolo todo, estallándolo en gozo, perfumando el amor, lo romántico, hermoso.
Es la música el final; el albor...
*Mi nimia aportación a su exquisita obra...algo de lo que me transmite escucharla.




Franz Peter Shubert, fue uno de esos compositores que supo entregar al aire la esencia de su alma, esa inspiración  innata de los genios de la música.
Nació en Viena, hijo de familia humilde y numerosa, Franz, desde su más tierna infancia amó la música. La de violín inculcada por su padre, maestro de escuela, y el piano, de la mano de su hermano mayor Ignaz.
Comentar que fue el mayor compositor de "Lied", composiciones breves extraídas de un poema, para ser cantadas o tocadas al piano generalmente, aunque pueden ser orquestadas con instrumentos de cuerda y viento. 



Seguidor de los grandes como Beethoven, Haydn o Mozart, llegó a considerársele el último gran representante del estilo clásico de máximo esplendor en éstos y enfatizado por él con su romántico lirismo.

De muy niño, su profesor de música ya le habló de la imposibilidad de enseñarle nada más, porque según él, Franz tenía el don de la música dentro. A los once años fue admitido como miembro del coro de la capilla de Viena y puesto a las órdenes de Antonio Salieri en la institución musical Stadkonvikt gracias a una beca por su talento musical.


El deseo de componer se le reveló pronto y con premura inusitada, compuso obras que se interpretarían en su mismo colegio, por la orquesta en la que él mismo era violinista.

Tras este período, trabajó como ayudante de su padre en la escuela, algo que para Franz era un suplicio, ya que jamás sintió interés alguno por la docencia, sin embargo, es en esta época cuando fructificaron algunas de sus mejores Lieds, como El Rey de los elfos, inspirado en un poema de Goethe, uno de sus autores preferidos. A la postre, acabó por abandonar el hogar paterno e intentó sobrevivir gracias a sus composiciones. La historia lo tilda de tímido a la vez que lisonjero, por llamarlo de alguna manera. Se dedicó en cuerpo y alma a la creación y consiguió un escaso número de seguidores lejos de la pompa y el boato,  gente bohemia dada al disfrute de la vida en toda la extensión de la palabra.




Para subsistir,  pronto se dio cuenta de que tendría que acabar creando óperas u obras teatrales, pero su falta de dramatismo, le llevaron a escribir algunas sin demasiado éxito, como por ejemplo: Alfonso y Estrella o Fierabrás.
Sin duda, su campo musical era el tan nombrado Lied.  Fue tal su dominio en esta técnica que llegó a escribir en un corto período (1815-1816) ciento cincuenta obras sin que ninguna de ellas perdiese un ápice de la calidad que lo caracterizaba.
Los ciclos, La bella molinera y Viaje de invierno, además de otros muchos, son títulos entre los que cabe destacar el famoso Ave María, A la música, La muerte y la doncella,  que definen su genialidad en esta especialidad.

A pesar de su creatividad, jamás vivió de manera holgada económicamente hablando y vagabundeó de un hogar a otro acogido por sus amistades. Tampoco jamás tuvo una relación amorosa estable, siendo bastante casquivano en esto, llegando incluso a coger sífilis y una gonorrea que complicándose con el tifus, lo llevaron a morir a la temprana edad de treinta y un años. Tras morir, su obra se revalorizó al fin, al ser defendida por otros insignes compositores como Robert Shuman o Félix Mendelssohn

Durante el que sería su último año de vida, carcomido por los dolores físicos y mentales de los que se habla en su biografía como posible trastorno bipolar, Franz escribió una de sus más famosas Lied. El compositor la creó a partir de la letra del poeta alemán: Ludwig Rellstab
Es tan hermosa en su profundidad, en esa melancólica serenidad, tal vez premonitoria de su final sin tan siquiera haber encontrado el amor y la calma necesitadas, que conmueve hasta la médula escucharla.


Os dejo la letra aquí y como habréis podido advertir, la música de su más famosa"Serenade" abre mi entrada, por si os apetecía envolveros con ella al digerir mi "tontá", cantada por Nana Mouskouri es un auténtico placer que me hubiese encantado ofreceros, pero Youtube no me ha dejado o yo no he sabido. :)

Quedo implorando mis canciones
a ti a través de la noche;
Abajo, en la tranquila arboleda,
¡Amada, ven a mi lado!

Murmurantes, esbeltas copas susurran
a la luz de la luna,
el acecho hostil del traidor.
No temas, tú, amada.

¿Oyes gorjear a los ruiseñores?
¡Ay! Ellos te imploran,
con el sonido de dulces quejas,
imploran por mí.

Comprenden el anhelo del pecho,
conocen el dolor del amor,
conmueven con los argentinos sonidos
a todo tierno corazón.

Deja también conmoverse tu pecho,
amada, escúchame;
¡Trémulo aguardo el encuentro!
¡Ven, hazme feliz!



Y no puede faltar en esta tontá, el enlace de cada uno de los demás participantes. 
Aquí los tenéis:
Yeste, Matt, Miguel, Rafa, Mª José, Anabel, Lehahiah, Mandarica, Bypils, Inma


16 comentarios:

  1. Una gran entrada. Shubert es un músico muy profundo. Me gusta mucho. Toda tu entrada interesante.

    Saludos cariñosos.

    ResponderEliminar
  2. Con la música llega la paz, y con tus letras se entiende mejor, porque son palabras que enseñan a apreciar lo que de hermoso tiene la música y su autor.
    un bsazo Marinel

    ResponderEliminar
  3. Ya sé más de Schubert.
    Bueno, en realidad no sabía nada, o sea que he avanzado un montón.

    Gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Como Toro: ya sé algo de Schubert. Jajaja.
    Lo cierto es que me gusta escuchar música clásica de vez en cuando, pero soy un completo ignorante, además de tener un oído enfrente del otro.

    ResponderEliminar
  5. Empiezo la mañana acariciada por tus letras y al son de esa bellísima Serenata, siempre estará de actualidad, es preciosa.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  6. Marinel precioso homenaje a Schubert nos dejas.

    Besos,

    ResponderEliminar
  7. Tengo que decir abiertamente que desconocía al personaje, pero me ha sorprendido muy gratamente el repaso biográfico que haces de su vida, y me ha parecido muy interesante. Muy bueno. Por cierto el vídeo fenomenal.

    Besos Marinel.

    ResponderEliminar
  8. Tienes razón, su música me ha deleitado mientras leía tus palabras, esas que siempre escribes desde el corazón.
    Me gusta la música clásica, pero temas y compositores en concreto, de Schubert no sabía demasiado y tú me has guiado por retazos de su vida que fueron muy complicados, quizás eso fue lo que le hizo sentir tan dentro las composiciones que hizo.
    Gracias por compartirlo y por seguir estando ahí, mes a mes, Marinel.Te agradezco también tus palabras en la introducción, son demasiado y no creo merecerlas.

    Lo malo, es que me veo en la necesidad de aclararte algo que puedes comprobar tú misma en las bases de las Tontás...y es que hay que escribir sobre personajes de cine o música que estén comprendidos desde principios de nuestro siglo hasta nuestros días, y si no me equivoco Schubert nació y murió antes de fin del siglo anterior al que nos referimos.

    Un despistillo sin importancia, jajaja, que conociéndote ya, me hace gracia.

    Besos apretaos.

    ResponderEliminar
  9. Yeste!
    Otra vez nooooo!!!
    Aynsss, que se me olvidan las bases te lo juro por Soopy. Soy el colmo del despiste...:(
    Lo siento muchísimo,otra vez,ja,ja,ja
    Está claro:
    Yo tengo que ir por libre, esto de encasillarme se me da fatal, fatalísimo.
    Ea, pues ahora no puedo, pero luego lo cambio, te lo prometo, aunque prefiero que me contéis esta entrada por ser la que toca y la primera que he hecho, pero al menos no quedo como una idiota-de nuevo-
    :)
    Si es que, ya me vale,ja,ja,ja
    Es que me encanta su música,qué le voy a hacer.
    Mil perdones.
    Luego miro a ver...
    Besos y sí, eres estupendísima, no me seas modesta.

    ResponderEliminar
  10. Encima me como letras!
    Las prisas son malas.
    Quise decir Snoopy,ja,ja,ja
    Aunque Soopy queda graciosillo,¿eh?

    ResponderEliminar
  11. Leo tu post, oyendo la Serenade.
    Fantástico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Muy bonito Marinel, no tenía ni idea de nada de lo que rodeaba a este compositor. Biquiños!

    ResponderEliminar
  13. Un gran músico fue Schubert, que te traslada a un mundo especial.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Qué de frutos maravillosos dio Viena...fantástica música y bonita entrada, muy bonita.
    Gracias
    Besos mil
    Luisa

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog