Y si llegáis, pies, al límite del cansancio y el vivir no se aviene a dejar vuestra huella en la orilla los días, no temáis el olvido de vuestro paso. Yo os sabré siempre mi soporte, mi pasaporte por parajes de ensueño y por sueños sin abandonar el refugio de las sábanas. Pies, partiremos juntos. Conmigo vendréis hacia ignotos caminos...
Marinel.

sábado, 17 de mayo de 2014

De la pared sola...

A la pared desamparada, a su triste desnudez,
a la desangelada pared como a la espera
de un artilugio que de abrigo a su presencia.
Me pregunto mientras te miro, pared sola,
vacía de todo... 
Cómo vestir tu ladrillo cimentado,
ataviar tu frialdad, con qué ruborizar
la oscura piel de tus pétreas mejillas.
Pienso en azul celestemarino donde 
embarcar una góndola  y un blanco fular
sobre tu espacio submarinocelestial sea
la vela que te arríe.
Clamas auxilio, lo sé, lo noto.
En mi vasta propensión a diluirme en fantasías
 sé que me miras con tus ojos sin fondo reclamando ropajes.
Llegará ese momento, se avendrá de mis manos
el resorte impelido hacia el urgente pergamino de tu piel.
De lo inánime; surgirá  la magia, la impresión,
 el asombro instantáneo, ese repente
mudando este instante en titubeo.
Seguimos detenidas frente a frente
dos tabiques vacíos...buscando la manera
de embozarnos y entendernos.

Fotografía de Angie Sol

18 comentarios:

  1. Menos mal que las personas latimos, y por eso no podemos quedarnos mucho tiempo quietas... aunque a veces (demasiadas) olvidamos que estamos vivas, y nos quedamos así, entabicadas.

    Me gustó mucho la aparente quietud de tu poema, Marinel. Aparente porque hay un latir ahí, constante, que imagina nuevas maneras de moverse... nuevas formas de comunicarse.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ximo, pues sí, menos mal que no somos paredes aunque a veces, como bien dices, olvidamos que no lo somos.
      Gracias, esa intención tiene mi poema, de quietud pensativa, de introspección ante ese muro que en ocasiones nos sentimos sin serlo.
      Un beso.

      Eliminar

  2. ¨ En mi vasta propensión a diluirme en fantasías...¨ Entre paredes frías me he quedado.

    BELLO.



    Besos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sil, es que es así...o soy así, mejor dicho.
      Emparedada?
      Que va, para nada, sólo tienes que romper la pared...
      Besos mil.

      Eliminar

  3. ¨ En mi vasta propensión a diluirme en fantasías...¨ Entre paredes frías me he quedado.

    BELLO.



    Besos mil.

    ResponderEliminar
  4. En tus versos, esas paredes me producen esperanza más que otra cosa. Esperanza en el ser que, pese a todo, se eleva.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trini, la esperanza siempre latente y sin límite.
      Besos.

      Eliminar
  5. Esa es la vida, una búsqueda constante.

    ResponderEliminar
  6. Dicen que las paredes oyen, nunca lo he creído, las paredes esconden cobija, amparan y guarecen, también separan, distancian y apartan. En tus letras buscan un encuentro que parece cercano. Un enorme abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester, son cobijo, escondrijo, amparo y aislamiento...
      Un encuentro con el interior a veces tan recalcitrante, sí.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  7. Es el latir diario, y el sentir de siempre, somos almas que no descansamos y siempre andamos a la búsqueda de cosas nuevas, y recuerdos viejos. Tu entrada de hoy llega intensamente, no sé porque, hay días que…
    Un abrazo grandote amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, es así, hay días que una se siente como una pared dura y fría, desvestida...
      Por eso hay que llegar a entenderse y salir de ese estado. Sin más.
      :)
      Un gran abrazo para ti.

      Eliminar
  8. Es cierto, una pared desnuda nos suele causar angustia, la vemos abandonada, sola.
    Tú la has vestido con tus versos, cálidos paisajes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog