Se hicieron las palabras gelatinosas, acuáticas, navegantes entre mareas de sol abrasador. Pequeñas medusas azules deslizándose en la vastedad marítima del alma...
Marinel.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Gatos en el jardín.

Me pareció un gran secreto el constante ir y venir de aquellos hombres atareados.
Un secreto emocionante por descubrir a través de los cristales enmarcados de mi casa.
Era un  espacio baldío que de a poco fueron llenando.
De aquella nada vacía, un jardín iba naciendo. Era el jardín de aquí al lado, debajo de mi ventana  que dejó de ser secreto.
Plantaron setos pequeños bordeando una placita.
Una manta de verdor plantaron de bello suelo, unos árboles erguidos de un verde fuerte e intenso.
Justo en medio una palmera y bajo ella... un bosquejito de ensueño:
Ciclámenes y violetas, algunas rosas chiquitas, también algún pensamiento.
Al jardín hice el  invento para perderme en raras horas de tedio o aquellas en mi sillón descansando del libro que iba leyendo.
Al jardín venían gatos. Las flores reían al verlos. Sus maullidos las regaban y con ellas mantenían conversaciones en versos.
Me decía yo hacia dentro...
Un día amaneció el seto roto. Roto el bosquejo de ensueño. Los árboles descuidados poco a poco se murieron, la palmerita de pena también se marchó con ellos.
Los gatos de tanta tristeza llenos, marcharon con sus maullidos hacia otro jardín secreto.
Yo, rota por tanto abandono, por la ventana  no miro.
En el sillón ya no leo.

http://3.bp.blogspot.com/__ccFdtNtgaE/SJEbqlghOrI/AAAAAAAAAXs/BZJilTVkfgo/s400/Noche+Triste.jpg

22 comentarios:

  1. Marinel, es precioso ese jardín secreto donde la flores ríen y los gatos maullan..
    Que pena que un día amaneciera desolado y abandonado ..espero que algún día vuelva a ser un jardín secreto.
    >Que bonita tu entrada, me gusta leerte.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Una crisis, de sensaciones vitales que el tiempo arruinó, como tantas otras cosas que ya no sentimos.

    Abrazos:)

    ResponderEliminar
  3. :(
    Qué tristes son esos jardines de nadie donde la decadencia y el abandono han hecho nido tras el esplendor de una vida...

    Besos, Marinel.

    ResponderEliminar
  4. Hermoso tu jardín que se murió de abandono, un levantar los ojos del libro y meditar ,integrar en espacio los sentimientos leídos.
    Hermosa Foto de infrarrojos lástima que la hayan retocado poniendo una mujer que no estaba en el original, Seguro que encontrarás otro jardín secreto para mantener vivos tus sueños.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Los gatos tristes morimos en los jardines abandonados...

    besos

    ResponderEliminar
  6. Los gatos melancólicos formamos parte de un paisaje con jardines rotos.

    Es tan hermosa y romántica, y triste, la imagen que me ha fascinado.

    Gracias, beso.

    SIL

    ResponderEliminar
  7. Murió tu jardín Marinel, murió la belleza tras tu ventana y nos queda su recuerdo en tus palabras.

    Nos queda tu cariño cuando tu mirada en él se posaba, pero vendrán más jardines, posiblemente bajo otras ventanas, y una mujer sensible, como tú, sentirá la misma emoción que nos haces sentir.

    Besos desde mi jardín

    ResponderEliminar
  8. A mi me parece un sueño que se mantenía fresco, lleno de colores y vida, junto con la de los gatos (que son muy curiosos, observadores y sagaces)mientras mantenías tu mirada puesta en él (léase interés), pero sucede que cuando nos cansamos de soñar se muere toda vida alrededor nuestro...

    Hermoso relato, Marinel querida, muy muy hermoso. Me encantó la presencia de los gatos en él...
    Acababa de estar en un blog amigo, donde aparecían fotografías de gatos justamente...
    Coincidencias?
    ...

    BESITOS MILES, AMIGA.

    ResponderEliminar
  9. Que triste final del Jardín me recordó a la película del jardín secreto, pero fue al revés el final termino muy alegre con el jardín llena de flores y pájaros, hermoso relato querida amiga.
    Besos que estés muy bien.

    ResponderEliminar
  10. Mi querida Marinel...literalmente has pintado un óleo precioso, y yo siempre digo que en una pintura o en una prosa donde no hayan gatos, falta el toque mágico...esos gatos de tu jardín me robaron el corazón...pero ellos siempre regresan...me encantó la historia...recibe mi cariño y un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  11. A veces pasa que nuestro jardin se muere cuando nadie hay para cuidar de él. Pero siempre existiran los gatos que pondran algo de alegría.
    Bonito escrito Marinel.
    un abrazo de saborescompartidos

    ResponderEliminar
  12. Marinel, buena entrada,hay muchos jardines abandonados, se hicieron con ilusión incluso con esfuerzo y luego...nada.
    Así ocurre con nuestras vidas,sino las cuidamos, nuestra alma va cayendo en la mediocridad y cuanta riqueza, belleza pudieran haber tenido, la misma tibieza la ha dejado despoblada de sus bellos parajes.
    Te dejo un beso de mi ternura.
    Sor.Cecilia
    Creo que eres seguidora de Alma Mateos, pues en el blog Con los ojos del alma, me estreno como recitadora de sus poemas ya formando parte de su equipo, me hace feliz invitarte a que pases.
    Gracias

    ResponderEliminar
  13. Precioso ese jardín secreto, una crisis de emociones y sentimientos, que el tiempo las arruinó.

    Es un placer leerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. De pqueños, aún viviendo en la ciudad todos tenemos nuestro pequeño bosquecillo donde nos sentimos bien, seguros y confiados. Solo cuando maduramos y empezamos a perderlo luchamos por él cona la fuerza de la inocencia que poco a poco se apaga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué pena de tan hermoso jardín descuidado! ¡Qué tristeza de gatos que ya sólo deben aullar para romper el silencio! ¡Qué hermoso momento mirar por esta gris ventanita y encontrarse de pronto, tus prosaicos versos!

    Besos mi querida Marinel

    ResponderEliminar
  16. Y con el se fueron tus sueños, pero hay que buscar recursos y no perder la esperanza.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. La vida ahora es un jardín desolado. Esperemos con esperanza el resurgir de las flores, el regreso de los gatos -aunque yo con ellos no haga migas-

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. UN CIERRE DE MAULLIDOS MUY MELANCÓLICOS.
    BESOS

    ResponderEliminar
  19. Hola Marinel, mira bien, tienen que estar ahí, pues el jardín es secreto.
    Más, si yermo esta el espacio, mira bien, mira, llegará la primavera y las nuevas simientes crearán un jardín nuevo.
    Volverán los ronroneos.
    Un abrazo
    Julio

    ResponderEliminar
  20. Ay, vaya, tan bello jardín y se quedó hecho una pena y hasta los gatos emigraron en pos de otro mejor suelo...

    ¡¡¡Con lo que me gustan a mí los jardines y los gatos...!!!

    Más besitos.

    ResponderEliminar
  21. Volverá a florecer el jardín y abrirás tu libro para leer entre las flores.
    Y maullarán los gatos.
    ¡Buenos son ellos para no salir en la foto!.
    Un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar
  22. Hay muchos jardines sin jardineros. Lo importante es descubrir sus secretos, sus flores. Y nadie mejor que los gatos saben de esos misterios que habitan los jardines abandonados... Muy sugerente entrada. Que no había leído. Me encanta.

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog