Partiremos, no lo dudéis. Pasará el tiempo raudo llevándonos a la cima del recuerdo, pero no lo haremos solos, partirán con nosotros los sueños.
Marinel.

lunes, 30 de enero de 2012

Tiempo bravío.

Aún de gris al despertarse, muy pronto se coloca la montera, el traje de acuarelas relucientes saliendo hacia la plaza con sus gentes mirándolo dudosos.
Son días de toreo del invierno donde el gentío pañuelo blanco en mano, espera su faena.
Se ajusta bien los machos, se santigua y sale a darlo todo por el día. Se oye un pasodoble en la tribuna donde el sol viste de luces.
Es ahora mediodía con su estoque silenciado y a sus anchas  resplandece con sus pases soleados.
Y se crece.
Se oye el vitoreo en el tendido buscando ese remate en oro y grana. Tan solo un impase los separa.
El crepúsculo invernal agazapado se envilece y acomete hacia ese atardecer que en su capote esconde la agonía.
 Invierno matador por las mañanas, en pie pone la plaza  en suerte de muleta y al fin, rehilete en mano, en gélida noche convierte su estocada.


*Siento la necesidad de declarar mi total aversión hacia esta práctica de arraigada tradición en España. No me gustan los toros ni la crueldad que representan, pero quise hacer una entrada donde quedase claro los vaivenes del invierno y sus días donde sol y frío de la mano, nos tienen desorientados, como el mismo toro y el hecho en sí de torear.
Con todos mis respetos, este tiempo nos hace una faena con tanto pase...

35 comentarios:

  1. Marinel hasta el lenguaje taurino lo haces bello...que forma tan bella de enfrentar los estoques del invierno ....no me gustan los toros pero reconozco que el asunto tiene señorio....tu tiempo bravio es una muestra!!!!!
    Musutxus y dile a Sandra que no le olvido. Begoña

    ResponderEliminar
  2. la tauromaquia por estos lados dejó de practicarse a finales del siglo 19, es una pena que aún se sigan maltratando a estos animales por capricho humano

    Haces un muy buen texto sobre este tipo de entretenimiento sádico, sorry Marinel, pero la sola idea de esas lanzas clavadas en el lomo del animal y verlo desangrar me pone mal

    abrazo grande

    ResponderEliminar
  3. Su estocada es gelida noche, porque es cruel y triste.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. De crueles inviernos, en una analogía dolorosa e incomprensible.
    Por la intensidad y crueldad de las cosas, expresas bien el sentimiento que te motivó...

    Abrazos miles,Marinel querida.
    Que tengas una semana linda y bendecida!

    ResponderEliminar
  5. Aunque no me gustan los toros, tampoco los rechazo, no voy a negarte que has escrito una hermosa metáfora, entre toros y un día helador.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. un momento para arrimarse a la sensatez y a dejar a los animales en paz

    ResponderEliminar
  7. A pesar de que los toros no me hacen mucha gracia, tu escrito es poético, con ese lenguaje taurino tan bien aplicado, bellas letras Marinel, me ha encantado.

    ResponderEliminar
  8. El lenguaje taurino utilizado como metáfora de los vaines del crudo invierno, te ha salido de !olé!.

    Besos

    PD. Y no me gustan la mal llamada fiesta nacional, si para haber diversión hay que maltratar un animal, prefiero que no hallan fiestas.

    ResponderEliminar
  9. Coincido con José Manuel, la analogía está muy buena, y debo confesar que aunque detesto toda violencia con animales, los colores de esa cosa tan española me atrae.

    Es posible- ya a esta altura- creo- separar la tradición del salvajismo.


    Beso grande.


    SIL

    ResponderEliminar
  10. Buena analogìa, amiga.

    Me gusta el ambiente de fiesta de los ruedos.

    Pero no me gusta que el toro o el torero mueran.

    Bien escrito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. QUE MANERA TAN ORIGINAL DE EXPRESAR TU DESACUERDO CON ESE TIPO DE "ENTRETENIMIENTO".
    YO LO VEO POR TV Y NO ME GUSTA, ME PARECE UNA CRUELDAD TERRIBLE. ENTIENDO QUE EXISTEN COSTUMBRES BIEN ARRAIGADAS.

    BESITOS

    ResponderEliminar
  12. La faena que describes es la de un sol que se va y un invierno que pasea, el lenguaje es más lorquiano que taurino para describir la intensidad tan bien como lo haces. No hay más crueldad que la del invierno y el resultado es hermoso,querida Marinel (cada vez somos más los que rechazamos la fiesta torera, pero no por eso perderemos el lenguaje específico que enriquece nuestra comunicación)
    bsosss.

    ResponderEliminar
  13. Has creado un metafórico y bello texto.Cierto.El Invierno nos envuelve en gélida manta que socava el ánimo y la armonía interior.Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  14. me gusta los recursos de la vida misma trasnformado en poesia tan bella. beso

    ResponderEliminar
  15. Amiga, el texto lo has escrito de modo bellisimo... Y estoy contigo, los toros no son plato de mi devocion...

    Un abrazo, Marinel

    ResponderEliminar
  16. Yo no tengo el mismo gusto que las vacas, jajajaja.

    Y con el cambio climático el tiempo está más que loco y así tenemos los cuerpos.

    Besos!

    ResponderEliminar
  17. Marinel eres una artista incluso para hablar de lo que no te gusta, en eso coincidimos, nunca he asistido a la mal llamada Fiesta Nacional pero respeto los gustos de otros pues la vida me ha enseñado a ser anti-pocas cosas, si acaso la maldad, la indecencia y el borreguismo que impera en demasiadas personas.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  18. Tampoco yo soy aficionado ni mucho menos a los toros, pero sí debo admitir que la imagen es acertada porque el invierno, que sí me gusta, nos clava cada estocada que no te digo nada :)
    Ahora, admito que tampoco tendría (ni quisiera) valor para saltar al ruedo.
    Es curioso que un espectáculo tan cruel pueda sugerir a la vez imágenes tan atrayentes.
    Contradicciones del ser humano, supongo.
    Un beso, un abrazo y un olé..

    ResponderEliminar
  19. Comparto tu opinion sobre el tema
    Creaste una entrada muy buena describiendo poeticamente los movimientos de una "entretenimiento" horrible
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Hola Marinel...excelente prosa y bella metáfora, muy original...
    Y tampoco me gusta la tauromaquia, creo que es cruel...entiendo por qué la relacionaste con los crudos inviernos...te dejo mi cariño y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Una hermosas letras como siempre amiga no me gustan los maltratos que le dan a los toros, bella entrada los deja pensando.
    Besitos de colores feliz semana querida amiga.

    ResponderEliminar
  22. TOTALMENTE DE ACUERDO CON TU CONCLUSIÓN.
    BESOS

    ResponderEliminar
  23. En mi opinión no era necesaria la aclaración, aunque si tu la has considerado pertinente,me parece bien. Y pienso así por cuanto utilizas la tauromaquia como figura literaria, y el simil con el que elaboras el texto me parece perfecto y muy bello. Esas estocadas que nos da el invierno y hasta la vida son de ley.Muy hermoso.Un saludo

    ResponderEliminar
  24. Has logrado una hermosa metáfora con "el toreo".
    Te felicito.
    Un beso.
    Mercedes.

    ResponderEliminar
  25. Me parece un excelente paralelismo para mostrar tu desacuerdo con la fiesta de los toros; no son de mi agrado, no obstante en mi juventud, logré torear un toro en una fiesta de pueblo y claro, la Guardia civil me sacó a hombros. Menos mal que no me multaron jajaj!!
    Excelentes letras Marinel
    te dejo mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  26. ¡Bravo y olé!
    Bella manera de afrontar los estoque del frío invierno...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Aunque no te guste has creado una historia muy bonita.
    A mí, tampoco me gusta.
    Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
  28. Pues para sentir aversión por este mundo... lo has bordado, nena. Que bien me has hecho sentir y siento exactamente lo mismo que tú, Marinel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Por aquí estamos pasando frío y ya llevamos varios días, es normal en esta estación.
    En cuanto a los toros... Soy incapaz de ir a ver una corrida, es más, las veces que he ido, no miraba cuando el torero iba a clavar el estoque al toro.
    Recuerdo ver a los toros salir corriendo, animales enormes, de más de quinientos kilos, llenos de vida y al poco, ser arrastrados inertes por toda la plaza ¡qué pena!
    Seguro que me tacharán de carcamal, de blanda o de mojigata, no importa, no me gusta hacer sufrir a ningún animal.
    Te dejo abrazos y cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  30. Buen lenguaje taurino, el símil perfecto para describir la estocada y banderillas que el invierno nos da.

    Un grande y cálido abrazo

    ResponderEliminar
  31. Muy bueno Marinel, el frío de la sangre atraviesa mis huesos hoy un día realmente de tauromaquia en La Alcarria. Me ha encantado el simil. Besos.

    ResponderEliminar
  32. Me has hecho sonreír con esa frase final... "...este tiempo nos hace una faena con tanto pase". Yo también aborrezco esa tradición (hay tradiciones muy hermosas, pero otras, como esta, es cruel y por lo menos yo no le veo ningún sentido a torturar un toro y matarlo) pero tu escrito tiene un ritmo "muy de pasodoble" que me gusta, y es verdad que este invierno ha llegado un poco tarde pero ha llegado dando unas estocadas de miedo, y de hielo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Que puedo decir estimada Marinel, has descrito hermosamente la naturaleza impresionante pero al mismo tiempo dramática de la faena taurina.
    Pero como tu dices, ese festival dramático y sangriento ya debe terminar, aunque sea tradición histórica del folclore español.
    Me gusto la narración y su prosa.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  34. Tienes un bello espacio, te felicito, me quedo por aquí para seguirte. Besos al alma.
    elibrorojodepoesia.blogspot.com
    antojosvenusinos.blogspot.com

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog