Y si llegáis, pies, al límite del cansancio y el vivir no se aviene a dejar vuestra huella en la orilla los días, no temáis el olvido de vuestro paso. Yo os sabré siempre mi soporte, mi pasaporte por parajes de ensueño y por sueños sin abandonar el refugio de las sábanas. Pies, partiremos juntos. Conmigo vendréis hacia ignotos caminos...
Marinel.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Llegó el tiempo de manzanas y naranjas...

De días acidulados, ventolados y traviesos, aromáticos de lluvia,
 de tierra húmeda, del helor a dentelladas como naranja
en espera de ese hervor aproximando la dulzura retrasada.
Llega agitando papilas haciéndolas naufragar
 en la duda de amargor o de bondad, confundiendo al paladar..

Frío que de a bocados va traspasando la piel, abriéndose los senderos
 bajo ingente cantidad de atavíos, y allí, bajo la epidermis,
arrebujarse al calor de la hoguera del amor, tras habernos tiritado.

Días de suaves mordiscos, jugosos y placenteros
 escondidos de aguaceros al abrigo del hogar, de miradas
 pertinaces hacia las calles heladas, socarrona la sonrisa
 olvidando torpemente que toda manzana es proclive a agusanarse,
 y por eso, no ha lugar al des-seso de creérnosla sabrosa...

Tras los cristales, que cosa, cobijados del desgaire
 de la ácida estación, nos crecemos, sonrojamos
como si jamás la bruja del cuento aquel,
 con la fruta del edén en sus manos como garras,
 no fuese a venir jamás a tentarnos...

¡Nada más lejos!

Vendrá. Pasaremos del sabor de la manzana gloriosa
 a esa acedía tormentosa de la naranja sin ser,
y ni siquiera, tal vez, tengamos después el beso que nos saque del suceso...


31 comentarios:

  1. Hermosísimo poema.
    "...arrebujarse al calor de la hoguera del amor"
    Preciosa metáfora.
    Besos de corazón

    ResponderEliminar
  2. Es un cuento tenebroso, volátil, un laberinto de significados indescifrables ...¿Tendré que pedir ayuda a la bruja de la manzana roja?
    Un bsazo

    ResponderEliminar
  3. Precioso, ¡Cómo me gustan estos poemas! Cargados de metáforas y sentimientos.

    Bravo!

    ResponderEliminar
  4. Me gustan tus días de manzanas y naranjas,
    lo acidulado del sabor de estos otoños macilentos cobijados bajo una epidermis si cabe más frágil pese a las capas de abrigos y bufandas.
    Y esos besos, que aunque no lleguen podemos saborear en el antiguo leño que crepita bajo la nostalgia.

    Un beso, mi Uka.

    ResponderEliminar
  5. Hola amiga que bonita forma de describir los días con manzanas y naranjas hermosa forma de sentir como siempre es un gran placer leerte.

    Besitos de luz, que tengas una hermosa semana querida amiga.

    ResponderEliminar
  6. Expresas hermosamente muchas cosas morder o no morder , es la manzana parte de nuestro destino .
    Me gusta como escribes pero a veces mis neuronas no llegan tan allá como llegar a saber lo que quieres transmitir me siento algo como Spaghetti.
    Besos
    André

    ResponderEliminar
  7. Se me hace "agua la boca" al leer tu gran poesía Marinel!!!

    ResponderEliminar
  8. adoro el otoño, tiempo de cosechas, de vendimias, y de guardas
    de soltar lastres y de ovillarse preparando la semilla para primavera

    hermoso canto otoñal Marinel, marcas el paso y el tiempo reflejado en natura con aromas y sabores entrañables, que el invierno sea leve y que el manzano estalle en primavera con sus flores de promesa

    besitos y feliz jornada

    ResponderEliminar
  9. Dejémonos tentar por las significativas frutas del paraiso, para saborear ese maravilloso mundo de palabras y sentimientos que llevan hoy tus versos.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Tienes la gracia de conseguir que me gusten tus poemas aun cuando me cuesta entenderlos y casi no lo logro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. De la manzana a la naranja. Del dulzor a la acidez. De el cálido color, al color más ardiente... Tal como la vida.

    Hermoso

    Beso

    ResponderEliminar
  12. Es la vida, mi querida Marinel, es la vida...
    De pequeñas no entendimos el significado del cuento, ahora somos grandes y son días de lo que tan sabiamente describes, manzanas y naranjas, pero siempre en nuestro paladar, el sabor del beso.

    Me dejas enganchada con tus letras...

    Abrazos muchos

    ResponderEliminar
  13. Los bocados, sean de lo que sean, a l calor de la lumbre...¡ummmmmmmmm!.

    ResponderEliminar
  14. Es una experiencia interesante la de entrar a un texto poético desde un vocabulario enriquecido y variado, que explora los alcances de la expresividad. Yo también prefiero la libertad al escribir poemas más que las normas sobre tipos de versos y cantidad de silabas.

    ResponderEliminar
  15. Muy bonito, en especial las dos últimas estrofas, las entiendo mejor y me han llegado mejor, Marinel, tienes una habilidad para jugar con las palabras envidiable.

    Besos apretaos

    ResponderEliminar
  16. Pues me acabo de comer tras mandarinas valencianas después de mi helado paseo por el parque y me he quedado como nuevo, la bruja malaje no ha pasado por aquí.

    Besos,

    ResponderEliminar
  17. Marinel,nos dejas ese cambio de sabores,que son colores y sentimientos otoñales...Todo nos empuja al refugio,a la intimidad del hogar,donde se saborea la acidez y la dulzura,complementándose ambas y aportándonos lo necesario para seguir adelante en el camino de las estaciones...Mi felicitación y mi abrazo grande,poeta y amiga.
    Feliz tarde noche.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  18. Es la manzana de la bruja?

    No quieroooooooooooo

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Mujer de poca fe ¿cómo no vas a tener ese beso cuando enamoras con sentimientos?
    Te dejo un fuerte abrazo en ese romántico corazón.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  20. Que hermosas letras mi querida Marinel,donde las manzanas están cargadas de misterio.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Siempre es bueno cobijarse al calor del hogar.

    Lo que sí pienso es que probablemente sin tener el beso que nos saque del suceso.

    Bello poema.

    Saludos cariñosos.

    ResponderEliminar
  22. Tranquila, Dios está distraído.
    Y el Paraíso a disposición.



    Abrazo inmenso.


    SIL

    ResponderEliminar
  23. Alquien te dijo alguna vez que eres una mujer de escritura privilegiadas? Pues te lo dejo saber Marinel .

    Besos y se feliz!

    ResponderEliminar
  24. Confieso algunas de mis adiciones: a las naranjas, durante todo el año, y a tus letras para endulzarme cuando están ácidas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. A tu maravilloso poema no le falta nada para imaginar ese invierno tras la ventana al calor del hogar como si fuese real.Si acaso le sobra esa advertencia de que el mundo, al contrario que las calles, no se congela y que un momento sublime no es para siempre...y ya lo sabíamos,lo sabemos en todo momento, por esa razón hay que saborear con mayor intensidad si cabe los instantes de felicidad.

    Para cuando lleguen los días de la acedía de la naranja es posible que tengamos tanto dulzor acumulado que ni nos enteremos, es posible.Y si no es así, pues que nos quiten lo bailao.

    Siempre es un placer leerte Marinel,y un privilegio.

    Gracias por "helor" y "desgaire",no las conocía.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Un poema muy hermoso, me ha encantado leerlo, muy original.
    Bss

    ResponderEliminar
  27. Bellisimo poema de esos tuyos que encandilan.
    Besitos

    ResponderEliminar
  28. Todo llega y todo pasa, pero hay que desear siempre lo mejor para uno mismo. Siempre positivo aunque sea difícil.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  29. Días acidulados, primera vez que me los imagino así, azules, dorados y ácidos como el limón,pero tan imprescindibles.
    Abrazo, Marinel

    ResponderEliminar
  30. Suculento el poema, Marinel:)

    Te envío un abrazo muy grande muy grande :)

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog