Y si llegáis, pies, al límite del cansancio y el vivir no se aviene a dejar vuestra huella en la orilla los días, no temáis el olvido de vuestro paso. Yo os sabré siempre mi soporte, mi pasaporte por parajes de ensueño y por sueños sin abandonar el refugio de las sábanas. Pies, partiremos juntos. Conmigo vendréis hacia ignotos caminos...
Marinel.

miércoles, 22 de enero de 2014

Cabeza de luna.

No habrá noche sin luna cuando llegue mi invierno.
Ni una sola.
Mi corona soleada mudará primaveras
y los pensamientos, surgirán veteados;
serpentinas argénteas.
En mis sienes cansadas, asomando
certeras, unas hebras plateadas
testimoniarán la riqueza
de los años vividos.
Habré hallado por fin ese yacimiento
de sabiduría acotada a mi tiempo.
Sólo el mío.
Una gruta en susurro cada vez más intenso,
me hablará de la urdimbre postrera
destejiendo dobleces, alisando
la senda de llegar hasta el culmen,
 al albor de la nieve
sin tejas, ni techos, ni lechos
Sólo blanca odisea.
Nívea a la altura más allá de las cejas,
seré  cual fantasma con luminiscencia.
Llámame entonces cabeza de luna,
rincón de la alberca donde mis cabellos
de olvido dorados, pudieron
conseguir lo que el terco cielo
no pudo jamás:
Unir sol y luna,
fusión imposible de facto en mi testa.

34 comentarios:

  1. La experiencia es un grado. Y se manifiesta en ese color plata y en esa sabiduría. También para recoger palabras y obrar la idea de que en esas sienes plateadas esta la riqueza de muchas respuestas. Precioso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. "No habrá noche sin luna cuando llegue mi invierno", ese es un gran propósito que yo tengo. Me ha gustado mucho. Biquiños!

    ResponderEliminar
  3. Muy lírico y tu ígneo sentimiento transmite idilios internos entre pensamientos, que habitan en ti y que asoman con tan idílicos versos.
    ..y la urdidumbre postrera sera capaz de fundir en abrazo definitivo al astro y a la luna.
    Besos
    André

    ResponderEliminar
  4. Muy lírico y tu ígneo sentimiento transmite idilios internos entre pensamientos, que habitan en ti y que asoman con tan idílicos versos.
    ..y la urdidumbre postrera sera capaz de fundir en abrazo definitivo al astro y a la luna.
    Besos
    André

    ResponderEliminar
  5. No te imagino a ti en tu invierno, porque siempre con tus palabras harás nacer la primavera.

    ResponderEliminar
  6. yo no me tiño el pelo, y espero que mis canas me coronen (ya tengo varias titilando )
    precioso poema Marinel a ese período del tiempo que nos llegará (aunque muchas y muchos eviten a través de químicos espejismos y estéticas torturas lucir cabezas de luna)

    besitos

    ResponderEliminar
  7. A todos nos llegará ese invierno a nuestras cabezas, pero antes intentaremos que la primavera sea lo más larga posible.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Los sentimientos nacen en invierno y se convierten en bella primavera en versos plagados de imágenes tiernas y dulce.
    Precioso, Marinel!!!
    Cariños....

    ResponderEliminar
  9. Mientras exista algo imposible por lograr,habrá primaveras...

    gracias,un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Un rico lirismo habita en tus versos, Marinel.

    Mientras nuestro invierno llegue cargado de experiencias y entregas, creo que siempre será el mejor, y el frío no se apoderará ni de nuestros huesos ni de nuestras almas.
    Ojalá la poesía sea también eterna compañera...

    Que así sea!

    Abrazo grande!

    ResponderEliminar
  11. "...una gruta en susurro...", Marinel esto se pone... caliente...

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Precioso la luna siempre los acompaña.

    Besos querida amiga que tengas una linda semana.

    ResponderEliminar
  13. Tus palabras susurran, acarician cómo la tenue y sutil luz de la luna.
    Un poema muy hermoso, Marinel !!!
    Besos !!!

    ResponderEliminar
  14. Sinceramente no cambiaría mi madurez por ni siquiera un mes de mi juventud.

    Me ha encantado el poema. Te felicito.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Excelente poema, me encantó.

    Y quizás cuando llegue tu invierno tendrás la certeza de que tu aprendizaje apenas empieza.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Excelente poema, me encantó.

    Y quizás cuando llegue tu invierno tendrás la certeza de que tu aprendizaje apenas empieza.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. No habrá noche sin luna cuando llegue mi invierno.
    wow... que bonito poema.
    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
  18. Cuando llegue nuestro invierno ya dará igual todo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Hola Marinel, ella la Luna siempre nos acompaña en esas noches largas y que nunca nos abandona, las hebras plateadas déjalas que salgan dicen que es señal de sabiduría:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. La luna es imprescindible en invierno, sin ella no nos sirve la noche. Un hermoso poema, Marinel. "Me hablará de la urdimbre postrera" me encanta ese verso... entre otros.
    Un abrazo fuerte poeta!

    ResponderEliminar
  21. Esa señora luna y ese señor sol siempre se miran y tú eres testigo de ello, a veces están unidos, en el corazón de algunas personas.

    Besos,

    ResponderEliminar
  22. El tiempo blanquea nuestro cuerpo pero en nuestro interior sigue viviendo la primavera y es así como el alma sigue caminando hacia su estabilidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Yo no volvería atrás, prefiero quedarme con los años en los que he aprendido...
    Bellas letras.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Bellísimos versos acunando emociones...abrazando un latir vivencial.ENHORABUENA.
    Gracias por compartir tu esencia.
    Un abrazo
    mara

    ResponderEliminar
  25. Preciosos versos Marinel y que nuestros inviernos aunque fuesen fríos que ya ni lo son, que vivamos muchos, y siempre en compañía de un cielo raso, estrellado y bella luna.

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. No lo dudo.
    Hay que acumular todo el brillo posible, para ese invierno...


    Mil besos.


    ResponderEliminar
  27. Precioso¡
    Cabeza de luna, nunca lo oí...me gustó¡
    Bss.

    ResponderEliminar

  28. Seguro estoy de que tu invierno será acogedor y muy feliz con tantas lunas.Tus preciosos versos así lo vaticinan.
    Nunca hay que tener miedo a envejecer, es otra etapa más de la vida y puede ser tan rica como las anteriores o más.

    Me quedo con ese maravilloso cierre, para enmarcar:

    "Llámame entonces cabeza de luna,
    rincón de la alberca donde mis cabellos
    de olvido dorados, pudieron
    conseguir lo que el terco cielo
    no pudo jamás:
    Unir sol y luna,
    fusión imposible de facto en mi testa."

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Ya vivimos los rayos de sol en nuestro pelo, disfrutamos de su destello, de nuestras primaveras....ahora nuestras primaveras son más estables y nuestras noches jamás serán sin luna plateada, igualmente serán tan bellas...

    Besos apretaos, Marinel, preciosas palabras.

    ResponderEliminar
  30. Los años es lo que tienen, que ya lo sabes todo y te da una tranquilidad enorme. Eso que te vas a ahorrar en tinte, yo me lo estoy pensando, no creas, que menuda esclavitud.

    Besotes hermosa!

    ResponderEliminar
  31. La cabeza de luna podra revivir en primaveras
    Bellisimo
    Abrazo

    ResponderEliminar
  32. Quiero creer al igual que tú, que al llegar la plateada luz en la sien, sol y luna bailen al unísono en lo profundo y etéreo del pensamiento.

    Besos, mi Uka.

    ResponderEliminar
  33. El tiempo añade sabiduría, y se aprecia más la vida...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  34. CANCIONERO ANÓNIMO (S. XVI)

    "Ay, luna que reluces
    blanca y plateada,
    toda la noche alumbres
    a mi linda amada."

    (Patapar el güeco en la vía)

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog