Y si llegáis, pies, al límite del cansancio y el vivir no se aviene a dejar vuestra huella en la orilla los días, no temáis el olvido de vuestro paso. Yo os sabré siempre mi soporte, mi pasaporte por parajes de ensueño y por sueños sin abandonar el refugio de las sábanas. Pies, partiremos juntos. Conmigo vendréis hacia ignotos caminos...
Marinel.

lunes, 27 de octubre de 2014

Olvidos desapasionados...


53 comentarios:

  1. Hola Marinel, eso deberíamos hacer muchas veces, pero la mortaja que tarde mucho en llegar.

    Me encantan tus cabeceras, esta es preciosa:)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piruja, sí, claro, la mortaja tarde, pero tarde, tarde!
      Me alegra que te guste.
      Besos.

      Eliminar
  2. El mundo tiende a matar todo aquello que nace apasionado, cándido e inocente, casi siempre por envidia.
    Pero eso no implica que hayan terminado con la pasión.

    Bellísimo pensamiento.

    Que tengas una estupenda semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joaquín, es raro este mundo, ¿verdad?
      Somos capaces de lo mejor y lo peor...
      Siempre quedan resquicios de pasión si se sabe buscar.
      Gracias.
      Feliz semana para ti.

      Eliminar
  3. Pienso que todos nos hemos sentido rosas antes de que nos saliesen espinas para defendernos.
    Otros, más agresivos, han optado por ponerse garras y atacar.
    Siempre eres muy profunda en tus entradas.
    Cariños en el corazón.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kasioles, también lo creo, y sí, hay seres que son espinosos siempre, tanto que dañan todo lo que tocan.
      Lamentable, pero cierto.
      Cariños y besos para ti.

      Eliminar
  4. En fin, es lo que tenéis los poetas, la belleza no se puede parir sin sufrimiento.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pitt, no me considero poeta sólo "intentadora"
      Lo cierto es que la belleza tiene ese lado espinoso del que ha de desprenderse para lucir espléndida.
      Besos.

      Eliminar
  5. Cuando sentimos en nuestro interior la fuerza del amor, somos como rosas sin espinas, sin embargo a veces estas crecen y hacen sangrar el alma y es cuando sentimos que algo se muere en nuestro interior.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ilesin, lo has descrito perfectamente.
      Y es que el amor, siendo hermoso como es, tiene también ese lado doloroso, sí.
      Besos.

      Eliminar
  6. Buena comparación entre pasión y flor.

    ResponderEliminar
  7. La vida es ciertamente un camino de rosas, pero no exenta de sus correspondientes sufrimientos. Una belleza.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco, así es. No hay cosa bella que no tenga aristas punzantes.
      Gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Seguir siendo rosa a pesar de las piedras que nos encontramos en el camino .
    Que no se pierda su esencia , por más que nos castigue el destino .
    Preciosa composición .
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, que al menos dejemos rastro perfumado, ¿verdad?
      Gracias.
      Muchos besos.

      Eliminar
  9. Flores de un par de días...pero qué días

    ResponderEliminar
  10. Hola Marinel, hace mucho que quería visitarte, porque me gustan mucho los comentarios que dejas en blogs amigos. Pero el tiempo es tirano y hay etapas que vienen más complicadas.
    Las espinas nos crecen como autopreservación ante el dolor de los desengaños o desamores, pero también nos hieren.
    Un poema breve pero intenso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirella, bienvenida.
      Gracias por venir.
      Es cierto, la vida es apasionante, pero nos va aleccionando de una manera no siempre dulce, así que no queda más remedio que espinarse como auto defensa, a pesar de que eso, a la vez, nos dañe.
      Es todo tan complicado, ¿verdad?
      Besos.

      Eliminar
  11. Siendo una flor tan hermosa, y las espinas que malas son: La vida por desgracia no es color de rosa, y en muchas etapas de ellas, se nos clavan esas espinas en el corazón. Pero como decía mi padre; "mientras el carro anda hace ruido". Si las cascan que sean las rosas, pero nosotros aunque con alguna espinita clavada, que tarden mucho en ponernos la mortaja.

    Besos Marinel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, tenía razón tu padre sin duda alguna.
      Hay que empecinarse en seguir contra viento y marea, sacar las espinas o guardarlas según convenga y adelante.
      Besos.

      Eliminar
  12. Madre mía Marinel, no te comento mucho porque no sé que decir, es que eres una artista de las palabras, me encanta como expresas las cosas y este poema de hoy dice mucho. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cris, no te preocupes, tienes y debes comentar cuando te nazca.
      De artista nada y lo sabes, no tienes más que recorrer otros blogs donde sí hallarás auténtic@s artistas de la palabra.
      Besos.

      Eliminar
  13. Bonita y escogida imagen, delicada, como delicadas son las palabras de Huidobro.

    Profundas palabras Marinel, y con gran sentido, acompañan el rojo de esa pasión ¿olvidada?...

    Un gran abrazo amiga.

    PD: Nada de informático. ¡Tal para cual!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ernesto, Huidobro, otro de los grandes poetas que merecen ser leídos con deleite.
      Creo que la pasión se aletarga, acomoda e incluso hiberna de manera caprichosa y/o indefinida.
      Hay que luchar para rescatarla al mundo.
      Un gran abrazo para ti.

      PD: Qué lástima, ja,ja,ja porque soy de un negado para esto de los ordenadores!!!

      Eliminar
    2. PD: jajajajajaaja... Llego hasta donde llego en esto de las teclas, y ello lo comparto con gusto con quien lo necesite.

      De nuevo un abrazo Marinel.

      Eliminar
  14. La belleza a veces se resguarda y se defiende de los depredadores para sobrevivir.

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saudades, totalmente cierto. Creo que desapasionarse es una buena defensa.
      Besos.

      Eliminar
  15. El peor enemigo de la pasión es la rutina, asi que a ponerse las pilas!

    Besos!

    ResponderEliminar
  16. No, Marinel, la pasión no se olvida de esas rosas sin espinas...Y a pesar de las espinas, sigue viva la pasión, porque la pasión es vida...y no hay vida sin pasión...(sonrío) Mi felicitación y mi abrazo grande por tu profundidad y creatividad, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mª Jesús, creo que la pasión es inherente al ser humano, solo que a la larga, nos desapasionamos, tal vez a fuerza de acomodo, de desidia...qué sé yo.
      Sin embargo, es verdad, que siempre viaja con nosotros por mucho que se adormezca. Habrá que despertarla.
      Gracias siempre.
      Un abrazo grande para ti.

      Eliminar
  17. Preciosa imagen y preciosas palabras.
    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
  18. Sugerente evocación con tus palabras y preciosa la imagen que las acota. Un abrazo Marinel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leticia, la imagen es la chispa que hizo brotar mi imaginación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. La Pasión en su corta primavera es capaz de huir de nosotros dejándonos amor, esa es la grandeza de la pasión.
    Si no deja amor muy cierto sera que brotaran terribles espinas. ;-)
    Gracias por tan bello pensamiento, un beso amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Benito, así es la pasión, ni más ni menos.
      :)
      Gracias a ti por dejar tu huella.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Muy bello y real, Marinel, es difícil tocar la rosa y no picharte... aún así, José Martí, nos recomienda La Rosa Blanca, tal vez porque no tenga tantas espinas? "Cultivo una rosa blanca/ en Mayo como en Enero/ para el amigo sincero/ que me da su mano franca/ y para el cruel que me arranca/ el corazón con que vivo/ cardo ni oruga cultivo/ cultivo la rosa blanca". Tal vez debemos hacerle caso al poeta. Me encantó la imagen... Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julie, es su defensa y así como ella brota de espinas, nosotros los seres humanos, también damos pinchazos a veces queriendo, otras sin percibirlo. Como dice José Martí, tal vez el error sea no cultivar más rosas blancas donde las espinas proliferan menos y seducirnos por la ternura, pureza y sencillez de la amistad que nos muestra ese candoroso color...
      Besos, amiga.

      Eliminar
  21. Lástima que la pasión acabe con espinas..., preciosa imagen y palabras..

    Besos, Marinel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, una verdadera lástima, aunque en realidad, hay muchos tipos de pasiones por las que apasionarse...
      Besos.

      Eliminar
  22. No, no se olvidará, de seguro, porque viaja en su esencia...
    Pero la pasión por la vida (y por todo lo que incluye ella) nosotros mismos debemos despertarla.

    Gracias por los poetas chilenos que siempre reconozco en tu casa, querida Marinel... :)

    Abrazo GRANDE!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maritza, es inherente a ella, ¿verdad?
      La vida en sí misma es una pasión repleta de apasionantes retos, instantes y sentimientos, sí.
      Me gustan los poetas en general, estos de los que voy poniendo retazos, son algunos de mis favoritos, aunque creo que ya sabrás que mi preferido es y será siempre Neruda.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  23. La rosa es flor y espina. Hay que estar preparado
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lapislazuli, pura dualidad, como todo en la vida.
      Abrazos.

      Eliminar
  24. Entre las manos, su huella.

    Saludo enorme, Marinel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luna, todo nos deja huella, hasta lo hermoso y no siempre por ese aspecto.
      Besos.

      Eliminar
  25. Es verdad, es un mundo hostil....menos mal que quedan rosas....mejor dicho menos mal que quedan islas donde tomar aire puro y relajarse....un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Víctor, hace tiempo que se echó a rodar por la ladera más perjudicada este mundo, por tanto rodar crece a pasos agigantados su hostilidad hacia quienes lo abocamos a ello, así nos lo va devolviendo.
      Ufff, me ha sonado esta retahíla a sermón!
      Ja,ja,ja
      Gracias por la parte que me toca de remanso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Una pasión sin espinas... sería como un amor sin sal.

    De esas rosas, todos sangramos un día. Y qué dulce dolor!

    Besos, princesa.

    ResponderEliminar
  27. Eva, no creo que haya pasión sin espinas, la verdad...
    Más besos.

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog