Es el corazón un pájaro libertario. Viaja con sus alas entre la sangre, sobre los huesos y el complicado engranaje de nuestro cuerpo. Saben a gloria sus aleteos felices de los que siempre cae una pluma, y cual una bella durmiente, se aposenta en el lecho de la mente haciéndose recuerdo intenso e inolvidable...
Marinel.

domingo, 20 de enero de 2013

Todavía...porque siempre queda algo.


Imagen de Google.

…Conservo intacta la pericia en la batalla, en esa lid vestida de diario y sin sorpresas. Me falta sin embargo aleccionarme en el asalto, ahí donde el asombro me acorrala dejándome abatida la columna...

37 comentarios:

  1. Puede que eso ocurra por no ser persona de asaltos, de combates; tu poder, inmenso poder, está en la palabra, esa que nos llega y nos abate de sensaciones cálidas que más que matarnos nos resucitan.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay!, luna que reluces
    blanca y plateada,
    toda la noche alumbres
    a mi linda amada.

    Hércules

    ResponderEliminar
  3. Es lo malo del asombro, que siempre nos pilla desprevenidos.

    ResponderEliminar
  4. Pericia, asalto, asombro... y siempre queda algo que nos sorprende aunque estemos cansadas. Adelante, amiga. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Nunca hay que darse por vencido, aunque las sorpresas son la salsa de la vida y, según como, recuperan esa columna y lo que se ponga por delante.
    Un abrazo y besos.

    ResponderEliminar
  6. Me recuerdas a esos escritores que se suben al ring de la escritura a pelear con sus sombras y fantasmas y no se bajan del trabajo hasta que están exhaustos, lo importante es lo que dejan escrito.

    ResponderEliminar
  7. Me recuerdas a esos escritores que se suben al ring de la escritura a pelear con sus sombras y fantasmas y no se bajan del trabajo hasta que están exhaustos, lo importante es lo que dejan escrito.

    ResponderEliminar
  8. Marinel, siempre te leo, pero el timepo me desafía y me vence, por eso no puedo contestar a tus escritos enhebrados de fantasía. Lo hago cuando puedo.
    Abre la puerta y conocerás el asalto en un relampago; y en el asombro verás una luz que nunca te escribieron y un brazo de amor sustentará tu columna.

    ResponderEliminar
  9. Hay tantas las cusas por las que a veces nos sentimos abatidos, aun después de la victoria en la batalla...

    Nunca te des por vencida Marinel, ahí creo que está el secreto.

    Sigo sin poder estar con vosotros con la frecuencia que yo quisiera, la vida real, asi me lo exige de momento,espero estar con vosotros,con más asiduidad.

    Un abrazo y ánimo.

    ResponderEliminar
  10. Asombrarse es la sal de la vida, siempre hay que dar saltos y no tener miedo a las caídas pues nos levantamos con mas fuerza.
    Cariños...

    ResponderEliminar
  11. Vencedores es posible que no pero vencidos nunca, tenemos que luchar y nos quedan muchas metas.

    Besos,

    ResponderEliminar
  12. Hermoso escrito, Marinel. Si sabemos dónde fallamos, es fácil subsanarlo (si nos interesa hacerlo)
    La palabra, es una herramienta muy poderosa.
    Besos, feliz domingo

    ResponderEliminar
  13. Nos sorprenden tantas batallas...
    Es un texto breve, pero con mucha miga.
    Un abrazo grandote y mil gracias por estar cerca.

    ResponderEliminar
  14. Todos tenemos un momento que nos resulta más difícil.

    ResponderEliminar
  15. Las sorpresas nos ponen a prueba y requieren de nuestra fortaleza y talento...No tengamos miedo,aunque temblemos inevitablemente,Marinel...
    Mi gratitud y mi abrazo siempre en este domingo gris y lluvioso.
    FELIZ SEMANA.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  16. Sí, intactas en la batalla, pero con invisibles heridas y constantes...

    Besos

    ResponderEliminar
  17. La actitud lo hace todo. La lumbalgia me ha venido bien para descansar, y me lo tomo como buen ánimo. Mañana a currar y con buena disposición. Después iré al fisio, mientras estoy con la manta electrica y antiinflamatorios.

    Hay que coger a la vida por los cuernos, que no queda otra, o eso o te mustias.

    Besotes hermosa!

    ResponderEliminar
  18. A las buenas, mejor que la columna
    no se abata al menor contratiempo.
    A las malas, cualquiera sea la actitud que tomes, se convertirá en fracaso, Marinel...

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Batallar, luchar, caminar, y CREER en nuestra fortaleza interior...
    Un abrazo en la tarde, amiga Marinel :)

    ResponderEliminar
  20. Quizás se trata de no pensarlo tanto y de dejarse llevar más por el instinto y por los sentimientos; ya sé, es dificl entre tantas batallas de la vida diaria, pero a veces sólo hay que dar unos pasos y cruzar la calle.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Por eso siempre digo que no me gustan las sorpresas.

    Texto y foto para enmarcar.
    Besos.

    ResponderEliminar

  22. Hola Marinel.
    Cada día nos trae un nuevo afán.
    PAZ, AMOR Y ARMONIA, te deseo desde Valencia.
    Un beso, Montserrat

    ResponderEliminar
  23. Buenos versos... que en la brevedad germine el sentido, que se abra un acceso, que vislumbremos... "dejándome abatida la columna" me parece una imagen muy potente. Y en cuanto al contenido: la batalla diaria de la vida vs esos excepcionales momentos y sentires que nos devuelven a nuestra más intrínsica naturaleza.
    Un saludo fraterno desde el confín austral!

    ResponderEliminar
  24. Es cierto que el día a día aprisiona y aplasta en una espiral de rutina; e invocamos a la sorpresa y a la interrogación....Bellas imágenes literarias para una vital reflexión.Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  25. En la sorpresa, en el asalto es donde la pericia marca la diferencia; allí donde no cabe la meditación ni la espera.
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Pues es mejor esa falta en el asalto, deja que el asombro no se consuma jamás.

    ResponderEliminar
  27. Querida Marinel: Cada día que pasa, es una batalla que le vamos ganando a la vida.
    Tú, amiga mía,eres una mujer fuerte, no hará falta que nadie te de instrucciones para afrontar lo que sea.
    Hoy quiero dejarte un cariño muy especial.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  28. Nuestras armas son las letras; nuestra lanza, la palabra ... el enemigo es poderoso, pero le ganaremos la batalla.
    tu fiel seguidor.
    Spaghettti

    ResponderEliminar
  29. No hay que rendirse, y mucho menos perder la capacidad de asombro.

    un abraxo!

    ResponderEliminar
  30. La lucha en el asombro resucita la fortaleza para sobrellevar las heridas del combate.

    Besos

    ResponderEliminar
  31. Pues ya es mucho eso de conservar intacta la pericia en la batalla diaria

    Muy bonita tu forma de decirlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Aun resta el tiempo...

    Saludos, Marinel. Buenas tardes.

    ResponderEliminar
  33. La lucha por la vida. Estamos preparados para las pequeñas escaramuzas,pero en ocasiones sobrevienen ofensivas inesperadas que desarman. Muy hermoso y muy cierto lo que nos cuentas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Mejor.

    No creo mucho en la ventaja del asalto, sino más en la caricia cotidiana de la lluvia y las flores.


    Precioso.

    Mil besos.



    SIL

    ResponderEliminar
  35. Me falta sin embargo aleccionarme en el asalto

    Sin palabras, Marinel

    Abrazos muchos

    ResponderEliminar
  36. Si perdemos la capacidad de asombro, nos quedamos incompletos.
    Lo importnte es seguir, con la espalda derecha y mirando al frente...
    Y caminando.
    Cariños varios, mi niña.
    (¡Me encantan tus letras!)

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog