Y si llegáis, pies, al límite del cansancio y el vivir no se aviene a dejar vuestra huella en la orilla los días, no temáis el olvido de vuestro paso. Yo os sabré siempre mi soporte, mi pasaporte por parajes de ensueño y por sueños sin abandonar el refugio de las sábanas. Pies, partiremos juntos. Conmigo vendréis hacia ignotos caminos...
Marinel.

sábado, 20 de agosto de 2011

Todo son amapolas...

Veo campos de amapolas con sus trajes rojos llenándolo todo. La visión me produce tristeza, desasosiego irritante. Al mirarlas, por alguna infeliz razón, en este presente confuso, me atemoriza  su sanguinolenta presencia.

Ábreme la puerta, le digo, que no quiero vivir aquí. Me apeo de esta vida infame donde como una plaga devastadora los sentimientos se van por el sumidero.

Ábreme, le repito, que sentirme parte de este maremoto  de agravios hastía mi alma ya de por sí dolorida. Necesito bajarme de este tren de incierto destino, de nulas paradas en el interior y muchas en el descontento, la desolación, la desidia, el ultraje y la crueldad.

Ábreme, insisto, o en el primer campo de soles  que surja como un milagro…me tiro.

No me responde. Se niega a abrirme. Me obliga a mirar por la ventanilla con un gesto brusco en mi mejilla, ahora enrojecida. Veo un paisaje tenebroso con montones de seres oscuros cuyos ojos proyectan una luz cegadora que imprime un desconsuelo profundo. Una desoladora tristeza asoma a mi rostro viendo sus dientes de luna dando chasquidos al masticar una nada densa e insípida como la misma palabra que la alberga.

El tren de mi vida tiene asideros. Aferro mis manos evitando el mareo de saberme  banal   frente al injusto paisaje que rodea a esas gentes. Al fin tomo conciencia del peso de mi culpabilidad cayendo sobre mis hombros haciéndome sentir la bajeza de mi egocentrismo.  Me siento vacía, tanto como el que ocupa sus bocas.

Ábreme, musito, que quiero unir mi pena a la suya y hacer una vastedad de penas que asole los edificios del alma de todos los que la posean, de aquellos que aún conserven un atisbo de cordura.
Ábreme, que…


http://www.excursionestambul.com/wp-content/uploads/2009/05/gelincik.jpg


Todos los campos son de amapolas...

33 comentarios:

  1. Abro las puertas y te llevo de la mano al mundo de los sentimientos, allá en mi nube verás azules de cielo y verdes y sepias de tierra, verás que la maldad y todo lo que te oprime quedó en pozos sin fondo, y verás muchos colores y manos amigas, verás luz, mucha luz.

    Besos desde mi nube

    ResponderEliminar
  2. La imagen y el texto estan tan compenetrados en tus sentimientos
    que sobran las palabras...me quedo con el sabor de un silncio profundo
    y penetrar en tu mensaje.
    mil gracias, amiga. Un abrazo de Begoña

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu visita, me gustó mucho. Me encanta tu blog, te sigo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Hola: bien expresado el desasoiego.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  5. En este texto me evocaste esos trenes de Uka, con los desasosiegos de esas visiones que todos tenemos, impotentes e incluso llenos de rabia, de no poder bajarnos en ese andén en el que detener la mirada y gritar indefinidamente por hacer vibrar de nuevo esos campos de amapolas.

    Besos, Marinel.

    ResponderEliminar
  6. Al igual que La Zarzamora, este lector también evocó a Uka, sólo que aquí con dolor, desasosiego, rabia e impotencia. No sé qué haya causado el exhabrupto: ¿Los niños muriendo en África? ¿La humillante fastuosidad de ratzinger -en minúsculas- y sus secuaces? Sea lo que sea, mejor volcarlo en letras aunque hoy todo esté lleno de amapolas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Veo que no soy el único que ha recordado una estación lejana mientras leía tu texto.
    Sea cual fuere el motivo (los hay de sobra) has sacado tus sentimientos con una belleza y una fuerza incontestables.
    Tal vez sea porque a veces me llena esa rabia y quisiera apearme, aunque sea a correr entre amapolas.
    Un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. A veces el tren de la vida transita por parajes tristes, cansinos y tortuosos, pero sin duda, querida amiga, ese tren (tu tren) hallará un hermoso paisaje y parará en esa estación que deseas, podrás bajar, pasear descalza y sonreír mirando al cielo.
    Un beso, preciosa bailarina.
    Natacha

    ResponderEliminar
  9. Yo también como tú y Mafalda quiero que me paren el mundo para bajarme.
    En marcha no es cuestión de tirarse, encima no te vas a lastimar ¿no te parece?

    ResponderEliminar
  10. cuantos sentimientos en tus palabras,y que manera de expresarse, haces que llegue a lo mas profundo ..
    magistral..

    por cierto mis seguidores están a la derecha en un recuadrito igual no lo has visto tengo poco,soy novatilla en esto, de todas maneras si no los ves me lo dices ...

    Besos y Sonrisas

    ResponderEliminar
  11. ¡Pero qué placer leerte, Marinel, qué bien escribes!
    Hablas de amapolas, flores malolientes de rojo pasión.
    Detrás dejaré adrede esas flores purpuradas, con solo olor a incienso, que me rompen las venas de la tolerancia...
    (las JOTAS EMES JOTAS)

    Para ellos tu hermosa frase:(Al pápa-star le cae de primera)


    Veo campos de amapolas con sus trajes rojos llenándolo todo. La visión me produce tristeza, desasosiego irritante. Al mirarlas, por alguna infeliz razón, en este presente confuso, me atemoriza su sanguinolenta presencia.

    Muchas gracias por tu comentario en 'SÉPTIMA'

    ResponderEliminar
  12. Hola Marinel!!Empuja la puertas y salta. Nadie puede impedirte elegir tu camino porque eres una alma preciosa.
    Besosssssss

    ResponderEliminar
  13. Marinel...una prosa tremendamente reflexiva y valiente...somos quizás muchos más de los que nos podemos imaginar, los que desearíamos abandonar el tren...por puro ego...por no enfrentar la dureza de la vida...me encantó el mensaje...nuestro dolor o nuestra inconformidad no es el centro del mundo y debemos volvernos hacia los demás y pensar menos en nosotros...QDTB, recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Quizás resumas la tortura del transito por la vida del yo egocéntrico y vacuo que nos inunda para hacernos resistir entre la inmundicia y la profanación. Creo que la vida es mas que un campo de amapolas o un viaje en tren a ninguna parte..los desesperados son los que se descerrajan primero el tiro.
    Bonita composición no creo que sea catarsis...pero por aquí nunca se sabe lo que escribe la gente.
    Saludos desde el sur

    ResponderEliminar
  15. Hace tiempo visitaba a un blog de una amiga llamada como tú, aunque no recuerdo cómo era su blog, y he perdido la pista de ella, aunque no creo que seas tú sería mucha casualidad, de todas formas te lo comento por si fueras tú, me alegría muchísimo. Pero quiero decirte que vengo a visitar tu blog porque nuestro amigo bloguero Julio en su última entrada habla, entre otros, también de tu blog y quise venir a conocerlo, al ver tu nombre y entrar en tu blog me recordaste a aquella amiga bloguera que te comentaba al principio, por si fueras tú, pero de todas formas, seas quién seas, te felicito por tu manera de transmitir, y me alegro que Julio nos recomendara tu blog.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Brillante texto, pensamientos y sentimientos maravillosamente expresados. ¡Felicitaciones! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Esto te pido…? Leo todo lo que escribes pero solo te contesto a uno, el tiempo me hace mecha!! Mi tiempo esta cautivo, pero las amapolas reclaman el infinito, abriéndote la puerta y diciéndote que expreses lo que tú as sido y luego seremos lo mismo. Un beso

    ResponderEliminar
  18. Es cierto. El texto y la imagen se enlazan muy bien.

    Creo que mientras tengamos ese margen para pedir ser salvados, habrá esperanza.

    Precioso, tiene mil aristas, y todas buenas.

    Un beso grande

    SIL

    ResponderEliminar
  19. Un relato algo abrumador, de mucha desesperación hastío melancolía frustración enojo algo así me pareció quien alguna ves no se a sentido así me párese un buen desahogo aveces escribiendo después se siente y se ve todo mejor.
    Abrazos y besos de estrellas que iluminen tu alma querida amiga que tengas un lindo domingo.

    ResponderEliminar
  20. QUEDÉ... DESOLADO... EXCELENTÍSIMO ESCRITO!!! ME ENCANTA. UN PLACER VISITAR SUS LETRAS.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  21. Marinel esta entrada es preciosa, es una de mis favoritas de tu blog. Me sentí identificada en mucho en la lectura. Cuánta fuerza y tristeza hay en tus palabras, hay tanto dolor pero escrito con gran belleza,muy hermoso post!!!

    ResponderEliminar
  22. Yo opino igual que Julio
    También percibí Tu dolor, tu rabia tu impotencia, solo tú sabes que lo causó
    Pero me dejaste pensativa, espero que pase pronto.
    Aunque he de confesarte que el dolor , no logra restarle belleza a tu texto, sigues escribiendo estupendo...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  23. querida Marinel... ese desasosiego... se palpa..se huele y se mastica...
    impresionada..
    un abrazo niña...
    habrá que "mirar" hacia el azul - del mar ó del cielo- y abandonar un poco ese "rojo amapola"
    isla

    ResponderEliminar
  24. profundos sentimientos plasmados en unas letras maravillosamente colocadas. Felicidades por esta entrada. Un beso

    ResponderEliminar
  25. De pronto me ví en ese mismo tren implorando por bajar. Profundo, reflexivo ¡Maravilloso texto, Marinel! De esa maroma de sensaciones emerge tu GRAN sensibilidad. Un beso grande!!!

    ResponderEliminar
  26. Hola, vengo del blog de Julio, y con el calor que hace encontrarme tu mar, qué alivio! Con tu permiso me quedo.

    Siempre hay que mirar por la ventanilla de la esperanza y luchar porque el mundo sea un sitio mejor. No es cuestión de tirarse, mejor empujarlo para mejorar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. es cierto, todo es amapola
    incluso la risa


    excelente poema Marinel
    besitos de luz

    ResponderEliminar
  28. Como un tren transitando las vias del desconcierto.Que gran texto, Marinel. Me recuerdas ella, la niña del andén.

    Saludos muchos. Linda semana para vos.

    (Viajar me desconectó del blog, y bueno, parece que llego tarde a todas partes!! Disculpas miles.)

    ResponderEliminar
  29. Gracias a tod@s,incluidas esas nuevas visitas aconsejadas por Julio.
    Sois estupend@s!

    Mi texto hacía referencia a esa culpabilidad que se nos viene encima cuando observamos que hay gente muriendo de hambre y que ante nuestro rumbo desvirtuado por los NEFASTOS políticos que nos gobiernan,hacen que nos demos cuenta de que lo nuestro, es una nada frente a lo suyo.

    También quise hacer alusión,así como de soslayo, a esa parafernalia montada por la iglesia, que aunque sea libre de gastarse lo que desee en sus fieles,creo que estaría mejor gastado y daría un bellísimo ejemplo de esos que ella proclama, dándoselo en su totalidad a aquellos otros que, en su mayoría,no llegarán ni a la pubertad y su único mal,es haber nacido en un enorme país de intereses materiales creados sin que ellos(las personas) parezcan importar a casi nadie...
    Repito:
    GRACIAS,BIENVENID@S Y BESOS.

    ResponderEliminar
  30. Estos meses pasados estuve buscando amapolas por el campo, para tomar alguna foto... Pero fue inutil... No encontre ninguna...

    Es cierto.

    Un abrazo, Marinel

    ResponderEliminar
  31. Todo son amapolas en los mundos que nos rodean..
    En África, en Asia,En América,En Oceanía y en Europa..
    En todas partes tenemos nuestros campos de amapolas..,sólo que en algunos se disimulan entre campos de trigo.
    Si abrimos la puerta del mundo...éste puede ser el gesto que riegue los campos de amapolas, y los convierta en mares de dicha...,en campos floridos.

    Bellas tus letras...
    me sumo a ellas.
    Besos

    ResponderEliminar
  32. Inmensa turba de monedas les llovía
    Tan intenso era el estruendo
    Que su máximo deseo, había cambiado
    Pedían e idolatraban para que cesaran los monedazos
    Pues habían entendido la soflama que eliminó al otro pueblo
    Aquella vileza por la acumulación, hasta dejar exprimido el aliento del otro pobre hambriento…Rojo teñido el cielo
    Fiel reflejo de las amapolas sembradas…
    Bsts.Velero de mástil álgido.

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog