Partiremos, no lo dudéis. Pasará el tiempo raudo llevándonos a la cima del recuerdo, pero no lo haremos solos, partirán con nosotros los sueños.
Marinel.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Algo habitual, algo distinto.


Viene siendo habitual en mí dar las gracias. Lo hago porque la gratitud es algo constructivo, un sentir bien hacia una misma y hacia el resto, en éste caso vosotros, que perdéis parte del tiempo particular en el que vivís, para acercaros hasta mi isla y dejar huella de vuestro paso.



Como decía Cervantes:
"De gente bien nacida es agradecer los beneficios que recibe."
Yo nací regular, pero aun así, me educaron en esa virtud y os agradezco.
Os dejo esto en forma de gracias. No sé si es una bonita manera de agradeceros la visita de aquellos que derramáis palabras para mí y de los que sólo pasan y leen, pero me lo pareció. Por tanto, sirva este detalle como regalo de gratitud.


Ahora viene lo distinto, diferente, inusual…

¿Recuerdas cariño?
Pasábamos las horas muertas, hui, ¡muertas!…jugando a su alrededor, leyendo en sus faldas, plantando florecillas. Nació tozudamente ahí en medio del jardín, justo en frente de tu cuarto. Papá lo taló en varias ocasiones, pero el árbol no cedió nunca a sus deseos. Renacía una y otra vez escalando el aire, casi diría con prisas por llegar hasta tu ventana.
No sé si te acuerdas de aquella vez que estuvimos cuidando a tío Tomás…a mí no se me va de la memoria el desasosiego tuyo, esa tensión por marcharte a casa, ese estado de tristeza en el que parecías transitar a diario. Era como si te faltara la vida lejos del hogar, de tu árbol…
Tío Tomás preguntaba una y otra vez. Al fin le dije que estabas medio ennoviada, sabiéndolo imposible-no me preguntes por qué-con tal de que no volviese a cuestionarse tu apatía.
Me emociono sin desearlo, al verte abrazar aquel tronco encorvado. Volvimos ya tarde, el anochecer se nos tragó en la carretera y solo hubo tiempo de asearse e irse a dormir. Al amanecer acudí rauda a la puerta del jardín; algo me decía que allí estarías tú.
El árbol había envejecido hasta el punto de aparecer un anciano enfermizo, a punto de pasar a mejor vida. No obstante, al día siguiente volvió a ser el árbol erguido, fuerte e impresionante de siempre. Tú, en medio de sus hojas recostada, me pareciste algo así como su alimento, su elixir de vida.
De ahí caíste aquel día.
No hubo gritos de miedo por la caída. Nada de espantos. Silencio absoluto tampoco, porque te escuchaba hablarle como cada día lo hacías bajito, dulcemente. ¡Cuántos quebraderos de cabeza produjiste a tu pobre padre haciendo esto!
Intuición, eso es lo que fue. Ambos salimos despedidos de la cocina donde preparábamos las conservas, sabiendo que algo extraño ocurría. Llegamos justo en el instante en el que una gran rama parecía descender a recoger tu cuerpo que bajaba rápido hacia el suelo.
Nos impactó tu sonrisa en sus brazos.
Pero…mucho más impresionó nuestras mentes el hecho de no verte al acercarnos unos segundos después.
Tu desaparición fue un hecho irresoluble.
No creas que para mí, cariño, yo sí sé dónde estás. Por algo tenemos el árbol floreado más bonito de toda la vecindad y lo mejor es que no hay estación que te marchite, mi vida.
Ninguna estación seca tus flores.



http://1.bp.blogspot.com/_xXXPF9h52FE/S_VoMD9Zb6I/AAAAAAAAQEI/s7YWiaD5yv0/s1600/Entre+hojas.jpg

38 comentarios:

  1. Maravillosa historia, Marinel, repleta de ternura y de delicadeza, y qué bien has fundido arbol y persona, arbol y vida, arbol y sentimiento. Enhorabuena de las buenas.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu magníico relato, que ha dejado agridulce miboca.

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Marinel: Es un bellísimo relato lleno de dulzura y ternura. Esa hermosa historia del árbol y la niña que no pudo romper el tiempo. Es muy hermosa, Marinel. Triste pero hermosa.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  4. Interesante, pintorezca, algo mórbida, compleja...

    Me gusta tu prosa!

    ResponderEliminar
  5. Una fusión con el tronco y la raíz que infunde vida.
    Gracias a ti, siempre por tus letras, y por tu cariño.
    Besos, Marinel.

    ResponderEliminar
  6. El árbol...elemento imprescindible.
    El árbol-raíz.
    El árbol hoja caída.
    El árbol sombra.
    Escondite de los amantes.

    GRACIAS A TI, Marinel,por estas palabras hermosas que nos regalas siempre.

    ABRAZOS GRANDES.

    ResponderEliminar
  7. Si, una magnifica historia de vida y muerte pero con la esperanza de un renacimiento floral que une ambas vidas eternamente. Me ha encantado.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. Yo te agradezco a ti, por darme la posibilidad de leer escritos tan bellos como éste, lleno de dulzura y derramando ternura por doquier...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  9. Tierno relato de la fusión prematura del hombre con la naturaleza.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Es un disfrute leerte señora de las letras.

    Gracias y Besos

    ResponderEliminar
  11. Qué perla de esperanza das en las líneas finales...!!

    Qué atinada y perfecta la frase cervantina.

    Gracias a vos.


    Beso grande.

    SIL

    ResponderEliminar
  12. Sueño abrazado a ese árbol de la vida de tu jardín, y sueño en hojas y flores, en esa niña que lo ama y en ese escrito que nos dejas, lleno de ternura, pasión y sobre todo amor.

    Será porque eres eso, AMOR.

    Un beso desde mi nube

    ResponderEliminar
  13. Hola Marinel!! Hermoso amiga. El juego de palabras del árbol-persona es magnífico. Una imaginación que no me sorprende viniendo de tus palabras.
    Besossssssss

    ResponderEliminar
  14. Quería agradecerte tu comentario en mi blog y siento no haber pasado antes a visitarte, pero estaba fuera. Me quedo para seguir leyéndote.
    Un beso !

    ResponderEliminar
  15. Amor más allá de la muerte narrado con una delicadeza y dulzura como solo tú sabes hacerlo.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  16. Claro que es una maravillosa manera de decir gracias. Pienso que también los que te leemos tenemos que agradecerte con igual intensidad que nos dejes entrar en tu mundo y nos regales textos tan escelentes, como el de hoy.
    ¡¡¡Gracias!!!!
    Un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Árboles somos, frutos, raíces y el aire en las ramas.

    Gracias por tan bello relato.


    besos

    ResponderEliminar
  18. Primero no tienes nada que agradecer, al contrario, cruzar este umbral es regalarse un espacio al sosiego.
    Así como ese árbol, confío en que tus letras siempre sigan floreciendo en estas tierras blogueras.

    Un abrazo grande, bonita tú

    ResponderEliminar
  19. Creo que más bien somos quienes recalamos en tu isla quienes deberíamos dar gracias por tener la posibilidad de leer la ternura y un sin fin de sentimientos desleídos en tus letras.
    El relato es sublime, y deja al pensamiento ensoñar.
    Gracias por ser, gracias por estar!!
    Un abrazo inmenso y besos con sabor a mar.

    ResponderEliminar
  20. Marinel, gracias por manifestar tu gratitud en una manera tan bonita y por deleitarnos con el relato de hoy, me ha emocionado muchísimo...el amor que echa raíces profundas, nunca muere...recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Una belleza de relato que nos ofreces, querida amiga, y como ya se dijo anteriormente, hermosa analogía entre árbol-vida, vida-recuerdos, raíces, rama, flor, estación. Sólo he de aclarar que para este lector ¡jamás! es una pérdida de tiempo venir a leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Con cuanta belleza coronas el eterno verdor del árbol. Fusionando en las aguas vagabundas de la imaginación tan bello relato. Ha sido un placer leerte. Un beso

    ResponderEliminar
  23. Una historia maravillosa, con toda la ternura que eres capaz de plasmar en tus letras.

    Besos

    ResponderEliminar
  24. Me parece una hermosa historia de fusión. Cuántas veces hemos deseado algo similar, bien con un árbol, con un paisaje, con una persona. De alguna manera, ya el sólo hecho de desearlo es una forma de conseguirlo porque el deseo se satisface por sí mismo en alguna medida. Una forma de muerte es justo el no desear. Adelante con los riesgos. Soñar es gratis y que tú nos cuentes los tuyos, puesa es lo que estamos esperando. Un beso

    ResponderEliminar
  25. Buen día Marinel!!!
    Tu isla es un remanso y venir a leerte en ella es una delicia matutina....por tanto : muchas gracias son mutuas. La cita de Cervantes, viene a pelo, un detalle literario de lujo, me gusta.
    Y tu relato, todo emoción:
    la imagen que has escogido se fusiona con tu relato, escondiendo pensamientos y sentimientos profundos, bellos, tiernos y amables...has conseguido que casi casivea el arbol en su plenitud, la relacion tan bella y la niña..
    Su envejecimiento y decritud es una explosión de vida cumplida plenamente.
    Un abrazo llenito de gratitud Begoña

    ResponderEliminar
  26. ¡Ay Marinel...!
    ¡Qué preciosidad de relato nos dejas hoy!
    Es bellísima la simbiosis que relatas entre la niña y el árbol..,solo espero que sea fruto de la imaginación y no realidad.
    Yo te doy las gracias a tí por derramar tus letras para todos.

    Te envío un beso desde mi patio,con aroma de naturaleza viva,como tu relato.

    Muuuaaac.

    ResponderEliminar
  27. mi querida Marinel, ha sido un placer tan grande leerte hoy...
    tu historia es tan.. TANNNNN bonita... tan grata en su desarrollo tan dulce seguirla..
    aisssss.. PRECIOSAAAAAA!!!
    besazo niña ...
    que gusto de verdad...!!!
    isla

    ResponderEliminar
  28. Que bonita historia Marinel.
    Una fusión entre el alma y el arbol...
    Me ha encantado esa visión del arbol floreado perpetuamente...

    Que bonito!

    Besitos.

    ResponderEliminar
  29. tierno y dulce relato Marinel, Felicitaciones

    un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  30. Hola, Marinel:

    Finalmente, quisiera reencarnar en un frondoso árbol y morar por siempre, en un hermoso jardín.

    Un abrazo, gracias por visitarme.

    ResponderEliminar
  31. Gracias Marinel por hacerme partícipe imaginaria de las historias tan bonitas que cuentas.
    Gracias también, por tus visitas a mi espacio.
    http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com

    ResponderEliminar
  32. muchas gracias a ti, por este relato magnífico, por tus comentarios siempre, por ti en general, y ti en particular.
    un beso.

    ResponderEliminar
  33. Hermosisímo relato, me ha emocionado ciertamente, ¿quien no ha conocido a alguno de esos espiritus libres, que sólo parecen comulgar con la naturaleza?
    Y ese amor y comprensión de la madre a pesar de todo, fantástico, de verdad que me pareció brillante.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Querida Marinel: Preciosa historia que al finalizar me ha dejado un poso de tristeza.
    No todo en esta vida puede acabar bien.
    A veces, asociamos nuestros recuerdos con algo, ese árbol, todavía lleno de vida, lo recordará.
    Hoy he dejado comentarios en mi última entrada.
    Abrazos.
    kasioles

    ResponderEliminar
  35. Y se fundió en sus ramas, se hizo tronco y fruto. La niña partió pero ahora renace en primavera y estío.
    Besitos, hermoso relato.

    ResponderEliminar
  36. GRACIAS DE NUEVO A TOD@S POR DESEMBARCAR EN MI ORILLA.
    BESOS!

    ResponderEliminar
  37. Creo que nunca es tarde para visitar a los amigos...
    Y ninguna estación borra recuerdos tan dulces. Y todas las estaciones te llenan de bellas historias.

    Saludos de lunes, Mainel.

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog