Es el corazón un pájaro libertario. Viaja con sus alas entre la sangre, sobre los huesos y el complicado engranaje de nuestro cuerpo. Saben a gloria sus aleteos felices de los que siempre cae una pluma, y cual una bella durmiente, se aposenta en el lecho de la mente haciéndose recuerdo intenso e inolvidable...
Marinel.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Haciendo trabajar a mis neuronas.

Entre palabras silentes de bocas atropelladas, alguien lanza la pregunta  como botella a la mar, que es disparo de salida, para éstas mis neuronas, que se echan a nadar.
Las veo saltar las olas, en puro rescate van, yo admirada por sus saltos comienzo a estar sin estar.
De nuevo la frase, en apariencia normal, juega al aire engatusar y sale sobre las olas:
¿Qué aprendió la humanidad?
Sucede que sin estando, otra voz se hace sonar adhiriendo otra pregunta a la que nadando está:
¿Y qué has aprendido tú?
Ahora sí da comienzo una batalla campal.
La mitad de mis neuronas tras la primera se van, la otra mitad espera a la segunda llegar. Ya va corriendo a la orilla, ya el alcance le dan sin dejarla que se expanda o el aire la engullirá.
Al fin la lucha, sin daños colaterales, por concluida se da. Me las dejan a recaudo, en esta cárcel tan blanda, de nombre algo arrugado, nada bonito quizá, pero útil para espabilar neuronas que dormitan sin parar.
Cerebro, dime bajito:
¿Qué aprendió la humanidad?
La humanidad ha aprendido que del mal se ha de alejar, aunque vemos cada día, gentes que ni por siglos a hacerlo aprenderán. Aprendieron los humanos a la naturaleza cuidar, demos gracias a enseñados por hacérnoslo enseñar. Aprendió la humanidad  que la igualdad es principio del que no se ha de escapar, pero no toda querida, siempre vestigios de gentes rezagados van detrás.
Aprende la humanidad dando pasitos chiquitos. Muchos le quedan que dar. Cosas miles en tintero dejamos de lo aprendido o queda por aprender,  o seremos a la postre, como esos oradores, políticos que les llaman, que no paran de contar, sin que ya les crean nada…
¡Cosas de la humanidad!
Y tú…
¿Qué aprendiste tú?
Te lo diré claramente:
Aprendiste que aprendiendo, aprenderás al final que por mucho que tú vivas, de  aprender…no acabarás…

http://1.bp.blogspot.com/_hzBvtecc_tA/TBksYXjU4bI/AAAAAAAAAA4/rzSxTWbZthQ/s1600/la+mujer+mirando+al+mar.jpg



¿Cómo el resto de la gente?

¡Por favor, no preguntes más!

36 comentarios:

  1. Buen diálogo filosófico entre tu pensamiento y las olas del mar.
    Más parece un dialogo entre las espumas del agua y la eternidad, contestas con filosofía respuestas sencillas que llevan dentro la realidad.

    Hermoso diálogo entre las olas y la humanidad.
    Sencillamente hermoso como como todo lo que encierra belleza "tú y las olas del mar"".
    Feliz fin de semana .
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Nos dejas tarea para meditar este domingo, que de vez en cuando no está nada mal, sobre todo si lo dices tan bonito.

    ResponderEliminar
  3. Arduo camino es el del aprendizaje, nunca acabamos de aprender nada. Cuanto más creemos saber aún es peor, pues nos damos cuenta de lo que aún ignoramos, que es tanto... Y lo peor es que a pesar de creer haber aprendido ese algo volvemos a tropezar tantas y tantas veces de nuevo en la misma piedra...

    Besos, Marinel.

    ResponderEliminar
  4. Que hermosa prosa poética en donde preguntas y respuestas conjugan de modo magistral...
    Nos haces pensar... y entre tanto el aprendizaje vamos viendo...que por mucho que nos esforcemos, nunca será suficiente.. siempre habrá algo que nos inquiete la mente y queramos aprender mas y mas.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  5. El cerebro humano, que gran máquina, que capacidad de asimilar,de almacenar y aprender. Es un arma que en buenas manos hace avanzar a toda la humanidad y sin embargo en una conciencia malvada, puede hacer mucho daño.
    Un abrazo Marinel

    ResponderEliminar
  6. Mi niña poeta, qué belleza de texto!!!
    Tiene ritmo, música, cadencia, poesía... y a la vez, hizo a mis neuronas activar.
    Una reflexión preciosa, en la que me siento identificada, ya que siempre digo que
    cada día aprendo algo nuevo,
    y cuando eso ya no suceda,
    será porque he muerto...


    Un beso grande, Marinel!

    ResponderEliminar
  7. que linda tus palabras, para meditar y hacernos esa pregunta de que hemos aprendido? lo bueno es no dejar de aprender día a día ...

    que pases un lindo domingo

    besos y Sonrisas

    ResponderEliminar
  8. Siempre se envejece aprendiendo muchas cosas. La clave está e dejar enseñarse por todos los efluvios que nos llegan (a veces también desde las olas del amar)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. La humanidad en su atrevida sabiduría olvido salir de su instinto animal. Seguimos siendo voraces depredadores, por ello interesan más las guerras donde mueren hombres que la hambruna de los pueblos humildes de África. Ojala todos tuvieran pensamientos tan bellos como el tuyo. Pero seguiremos en ese camino (que tan bellamente has narrado)….aprendiendo a ser humanos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. De pronto hasta un cierto temor da preguntarse tanto,no? En todo caso es nuestro deber y un derecho también, a ver si aportamos algo a esta humanidad que hasta el momento aún no despierta totalmente;hay muchas cosas que aún no aprende...

    Marinel,he estado enferma y por lo mismo no podía pasar a comentarte.Quería decírtelo... ;),espero mejorar pronto y no perderme a ningún amigo bloguero.

    Abrazos miles y un feliz domingo!

    ResponderEliminar
  11. Aprender es la clave. Incluso por encima de los recortes.

    ResponderEliminar
  12. La vida es aprendizaje, y lo escribiste excelente
    Feliz domingo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Sabio diálogo, y sabia conclusión. Las traen respuestas que a veces la calma no llega a encontrar.

    Besos querida

    ResponderEliminar
  14. Mi querida Marinel: De buen seguro la Humanidad ha aprendido algo pero a veces se le olvida y debe de empezar a caminar y es que somos muchos y mientras no nos pongamos de acuerdo hacia donde vamos y cual es nuestro objetivo será como aquella canción de "Un pasito pa'lante María, dos pasitos pa'tras". No está mal hacerse esa reflexión de vez en cuando.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  15. Ojala nunca perdamos la ilusion de seguir aprendiendo...

    Un abrazo grande, Marinel

    ResponderEliminar
  16. Hola Marinel!! Me encantó. Tus neuronas son inteligentes, de aprender nunca se termina. Es un texto casi filosófico. Muy bueno.
    Besossss

    ResponderEliminar
  17. Camino, y a cada paso asimilo y aprendo, la luz es mi destino, esa luz que es el conocimiento pero necesitariamos millones de vidas para poder ser unos pequeños sabios, aún así no dejamos de aprender aunque no nos den opciones como en política, elegir al malo o al peor.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  18. No quiero dejar de aprender y de tener inquietudes. Habrá que tener fe en el resto de la Humanidad, que por el momento sólo le interesa el poder, así nos va...

    Buen comienzo de semana, besos.

    ResponderEliminar
  19. No te preocupes por el resto de la humanidad, preocúpate solo de aprender tú y enseñárselo todo a los que te rodean =)

    ResponderEliminar
  20. profunda cavilación , con la sensación de que no hemos aprendido nada, somos la especie técnica, pero humanísticamente deficitaria, nada que hacer , esencia de carbono siempre metiendo en el lodo la intención buena.

    besitos de luz

    ResponderEliminar
  21. Se muere y aun estaremos aprendiendo..lo dijo Einstein "ignoramos siempre mas de lo que sabemos". yo he aprendido que sino volvemos a la espiritual...a nos pensar en el yo sino en función del nosotros..no habrá convivencia posible..esta es una nave que se hundirá en las galaxias con nosotros sin haber salido nunca de este planeta..no olvidemos que siempre la raza humana para sobrevivir a su inevitable fin terricola debe pensar en otros mundos..
    Un abrazos desde el sur

    ResponderEliminar
  22. Hola Marinel, me encantó la competencia de tus neuronas y todo lo que aprendieron...y la mías no se han quedado rezagadas, también aprendieron otra lección, que nunca nos acostaremos sin haber aprendido algo nuevo.
    QDTB, recibe un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  23. Un muy bonito diálogo poético, es más, yo te lo pediría prestado como un cuento para contarlo a mis nietos lentamente y con voz bajita.
    Recuerdo las viejas fábulas y también el poema de Rubén Darío, A Margarita Debayle:

    Margarita está linda la mar,
    y el viento,
    lleva esencia sutil de azahar;
    yo siento
    en el alma una alondra cantar;
    tu acento:
    Margarita, te voy a contar
    un cuento:

    Un abrazo grande

    PD: Has leído el poema?

    ResponderEliminar
  24. hola marinel cielito que la verdad es asi la via enseña pero que poco aprendemos ? si to el mundo aportaramos bondad sinceridad y mirasemos por los demas seriamos seres que creceriamos con la justicia mirando con los ojos llenos de amor a los demas hay diferencia de clase y toooooo nacemos igual desnuos y morimos idem de lo mismo amiga te dejo mi nueva dire por si quieres estar en mi nuevo rincon cerre embrujo ya sabes del problema y yo no te se agregar besitosssssssssssss
    http://embrujodelsur-embrujo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  25. Unas preguntas muy filosóficas para mí..yo no sé nada de nada...cada vez menos..no entiendo éste mundo..un beso desde ya sabes...Murcia...

    alp

    ResponderEliminar
  26. Querida Marinel: Hoy has subido tu listón a una altura inalcanzable, FELICIDADES, de corazón.
    Hay algo en tu bello relato poético, que encierra gran verdad, pese al paso de los años, siempre estamos abiertos a aprender más y más.
    Abrazos en el corazón.
    kasioles

    ResponderEliminar
  27. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  28. Me encanta el escrito es precioso y sobre todo lo de las olas del mar y es verdad cuando te hacen una pregunta te pones a meditar.
    Besitos muchos te quiero.

    ResponderEliminar
  29. La clave está en querer aprender.....buena reflexión!!

    Un abrazo
    Isabel

    ResponderEliminar
  30. Marinel, perdón por el retraso, estuve sin conexión.
    Volver y encontrarme con esta entrada, en pleno diálogo interior ha sido reconfortante. Y aleccionador. Aprender a lo largo de nuestra vida es imprescindible, incluso si hace falta hay que aprender de nuevo lo olvidado. Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  31. Genial...

    Un bravo por tus letras, cada día, con cada nuevo amanecer se recibe una nueva enseñanza.

    Abrazos y linda semana, Marinel.

    ResponderEliminar
  32. Aprendí.... ¡que nos falta muchísimo por aprender!


    besos

    ResponderEliminar
  33. ...aprenderás al final que por mucho que tú vivas.......de aprender... no acabarás.
    Me voy con ésto y con una bella lección aprendida, es bonito escuchar tus pensamientos, pues con ellos también aprenderemos.
    Besos reina!

    ResponderEliminar
  34. Ya es una suerte que tengas varias, mi cerebro siempre digo es mononeuronal y unidireccional, de lo cual me alegro porque me evita muchos conflictos, y visto lo visto en los últimos, cada día me alegro más, porque, xiqueta, estic a punt de tancar portes. En ma vida havía trobat tanta pedra enmig!
    Besus...:)
    Y disculpa mi ausencia involuntaria.

    ResponderEliminar
  35. Gracias de nuevo amig@s querid@s.
    Besos.

    ResponderEliminar
  36. Bueno, si un grande dijo que sólo sabía que nada sabía, podemos nosotros decir con orgullo que moriremos aprendiendo.

    Besos mil


    SIL

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog