Y si llegáis, pies, al límite del cansancio y el vivir no se aviene a dejar vuestra huella en la orilla los días, no temáis el olvido de vuestro paso. Yo os sabré siempre mi soporte, mi pasaporte por parajes de ensueño y por sueños sin abandonar el refugio de las sábanas. Pies, partiremos juntos. Conmigo vendréis hacia ignotos caminos...
Marinel.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Discurriendo...

Es un día perezoso en medio del mundanal ruido de la tiránica rutina. Sonrío irónicamente pensando en que es un día encontrado. Sí, lo es porque esta sociedad nos apunta a golpe de calendario, cuando podemos o no hacer un alto en el camino laboral.
Me lo encontré a los pies de la oficina, saltando como niño retozón queriendo subir  a mis brazos. Lo acojo con alegría y sin embargo…
Me siento como flor reseca en su maceta, mustia por falta de agua, con apetito de un abono vital que me aligere de esta sensación aplastante que me impide saborear las horas que, sin piedad, van transitándome como si fuese una carretera en circulación continua.
Pienso, más bien recuerdo, sin saber muy bien por qué, aquella visita de hace años a unos suburbios alejados del ir y venir de los transeúntes acomodados o de clase media, como tan manidamente llamamos a las personas cuyo ritmo es  un monótono viaje del trabajo a casa, fiesta los fines de semana y algunas de guardar como la que me asiste hoy.
Se me vienen a la mente aquellos niños, tan niños como yo lo era entonces, con sus vestiduras zarrapastrosas, sus narices enrojecidas por el frío, de las que brotaba un viscoso líquido que en mí, así como en mis compañeros de clase, producía como mínimo, incomodidad, por no decir asco.
La precariedad de aquellas chozas hechas de jirones materiales, los charcos ennegrecidos, los vehículos-casa tan decrépitos, el aullido de las ratas recorriendo su terreno compartido con humanos.
Y aquellos ojos limpios, sus miradas diáfanas, sus sonrisas vertiendo rayos de luna y carcajadas de sol.
Me atropella de nuevo la amalgama de sentimientos que emergieron como jardín en mí, la pesadumbre de ser incomparable a ellos por mi físico cuidado, mis ropas oliendo a suavizante y suave perfume, mis sempiternas trenzas de pelo pulcro y sin tirones. La, quizá, nostalgia por esa libertinaria libertad de hacer y decir cuando placiera a mis interioridades. Ese volar sin ser vista, sin burocráticos calendarios, sin presiones lapidarias.


http://3.bp.blogspot.com/_2I6u1MBmav4/S3OQ6vq_rZI/AAAAAAAAAZg/zyZWOTjZPzw/s400/MIS+ALAS.jpg
 
 
Ser. Sencillamente ser y vivir sin otra pretensión que hacerlo.

34 comentarios:

  1. Puede que ellos piensen lo mismo. A cada cual le toca su vela y sólo queda soplar en la dirección que se ajuste.

    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  2. Marinel, me viene a la memoria un tiempo compartido con mi otra mitad de ayuda a los drogadictos, allá en el lugar más perdido de los suburbios de la ciudad, en aquellas noches heladoras de invierno repartiendo cafés calentitos, bocadillos y ropa a esos seres decrépitos, algunos, otros aún empezando y son tantas las historias, son tantos los padres arruinados que vuelves a casa, cansado, desilusionado y llega un momento que tienes que dejarlo de tanto ver la "cara oculta de la Luna" esos seres olvidados por la sociedad.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué dificil... habrá que intentarlo, pero no ayuda verte mustia por el desencanto.

    ResponderEliminar
  4. Dios es un enigma.

    El lugar de cada uno en el mundo es un enigma.

    Solo vale mejorar el "entorno cercano". Solo eso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Recuerdos de un hermoso ayer donde no había PsP Ni móviles , y a pesar de todo sus ojos con límpidas miradas llenaban la inocencia de las calles.
    la nostalgia brota del alma a las letras, y en ese dia "encontrado"
    hemos tenido la suerte de penetrar más en tu dulce personalidad.
    Bonito post , entrañable con dosis de un precioso inconformismo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Quizás el alma les huela mejor que a nosotros....


    besos

    ResponderEliminar
  7. Vivir, que no es poca cosa, dejarse ser, sólo eso...
    Los colores son iguales pra todos, solo hay que mirarllos.

    Un saludote grandote, Marinel.La vida es bella.

    ResponderEliminar
  8. Hola Marinel!! Precioso discurrir. Cuando una deja la imaginación volar junto a recuerdos, vivencias, surgen sentimientos y deseos. Como tú dices vivir y ser sin otra pretensión.
    Besossssssss

    ResponderEliminar
  9. ESOOOOOOOOO!!! LA LIBERTAD ES NATURAL!!! ME GUSTA SU DETERMINACIÓN Y COHERENCIA.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  10. Hola! Ya está el programa número 11de Desde mi Butaca. Es televisión por Internet. El tema es “Los musicales en el cine”. Debo elogiar el excelente trabajo en la postproducción de Marvin Soto Cordero.
    Este es el enlace:
    http://www.mibutacavip.com/product.php?id_product=253

    ResponderEliminar
  11. No podemos cambiar las condiciones de los otros, tal vez sólo nuestro entorno cercano. Está bien cavilar en ellos, pero creo que no lo es derrumbarse. Hay Alguien que tiene el control de todo, aunque parezca injusto!
    Bueno, es mi opinión.

    Abrazos miles por tu texto, por tu vida,por todos y todo...

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado especialmente este texto Marinel, tiene sabores que han vuelto a mi mientras recorría tus letras...hasta las distancias en el tiempo parecían encogerse...

    Impresionante el comentario de "DE CENIZAS".. uffff..
    un beso grande guapa
    isla

    ResponderEliminar
  13. Marinel, sabes, yo a veces pienso -vamos estoy seguro- de que este mundo ya no es mi mundo...

    Intento acomodarme lo mejor que puedo, pero creo que mi mundo era otro. Ahora todo es muy distinto. Supongo que es la ley de la vida, que implica un cambio continuo.

    Un abrazo y mucho animo, amiga

    ResponderEliminar
  14. Parecemos marionetas en manos del tiempo y de los demás, esto no es vida, no, pero es lo que hay y lo que nos toca, eso sí, tenemos el derecho a protestar.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  15. Es imposible cambiar la vida de todos los seres que habitan en la miseria; pero si que podemos con nuestras manos, ayudar a generar ideas y desarrollar capacidades. Hace poco falleció un hombre maravilloso, que me enseñó a mí , a mis compatriotas, a la burocracia reinante, que si se puede construir una Escuela en quince días. Él lo hizo. Creó una Fundación, para reconstruir mi país, y no tan sólo construyó esa Escuela sino que varias más, que fueron arrasadas por el tsunami en mi país... Marinel, no podemos desaparecer la pobreza; pero si que podemos ser generadores de los cambios, que ayuden a erradicarla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Yo me sumo al comentario de Taty. No creo que estemos aquí sin otro sentido que vivir mirándo y aceptando,
    me rebelo ante el fatalismo. Creo firmemente en que podemos, al menos, intentar ayudar a que los demás puedan encender sus velas.
    Me engachó tu texto...com sempre :)
    Petonets.

    ResponderEliminar
  17. Mi querida Marinel: Te comprendo perfectamente porque toda mi vida profesional se ha desarrollado en los suburbios de esta gran ciudad que es Barcelona y he visto y he atendido a los más afectados por las peores lacras de esta sociedad que los ignora.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  18. ojala, en nuestras manos estuvbiera la capacidad de cambiar la vida de la gente...Tocaste un tema para mi muy delicado y doloroso.Por que hay muchiiisima gente sufriendo y nosotros nos cruzamos de brazos,es cierto...Mil besos Marinel,y mil gracias

    ResponderEliminar
  19. Ser, simplemente ser y ser sintiendo la vida, esa que a veces se nos escapa corriendo tras el tiempo que ansiamos.
    ¿Habrá mejor manera de apreciar la vida misma si no es en esa libertad?
    Besos dulces mi niña!

    ResponderEliminar
  20. Es tanta la precariedad que hay en el mundo que si miramos a nuestro alrededor nuestros ojos se encharcarían de lágrimas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Somos tan afortunados y nos quejamos tanto...
    Cuando nos paramos a discurrir en otros seres, de igual condición que nosotros, que no tuvieron o no tienen tanta suerte... y viven.. como nosotros... en otras circunstancias...
    Que injustos somos a veces con nuestros deseos...

    Precioso y conmovedor texto Marinel.

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  22. Como dicen por aquí, cada uno barre su parte de la acera. Para ciertas cosas, cada persona tiene sus ideas y es muy difícil que todos nos ajustemos a lo mismo. Muy buena reflexión.
    Un abrazo !!

    ResponderEliminar
  23. Marinel, conozco el tema. He trabajado en escuelas de barrios muy humildes en donde una cama era una chapa con una manta encima.Lamentablemente no está en nosotros cambiar su historia, debería partir de los gobiernos para que esa gente, educándose, pueda salir de la miseria. Pero no podrán mientras acepten las dádivas de aquéllos.
    Beso

    ResponderEliminar
  24. Hola Marinel...un encuentro entre dos mundos distintos, para nosotros, pero que al final, será igual para todos...hay un momento en la vida en que las diferencias dejan de ser...como siempre es un placer leerte, QDTB, recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  26. Yo las he visto Marinel, he visto esas miradas, he palpado el fondo de ojos de esos niños. Y es tan jodidamente fácil poder tender la mano que me rebelo ante la necedad de los otros "pobres", los que poseen recursos pero ni un gramo de humanidad.

    Hoy tu entrada me ha tocado muy dentro, mucho, por motivos personales y porque tienes una forma excepcional de adentrarnos en las palabras.

    Un besito, preciosa..(me fastidia siempre no tener más tiempo para visitarte con calma)

    ResponderEliminar
  27. Cuando nos acostumbramos a vivir en cautiverio, nos acometen dos ideas reincidentes.

    Volar lejos de la jaula de oro, y saber que moriremos si lo intentamos.

    Y así, transcurrimos la vida.

    Excelente el disparador de este relato.


    Beso grande

    SIL

    ResponderEliminar
  28. hola marinel cielito a veces se nos quea una imagen grabaita en la retina eran niños que no podian tener mas y eran felices con lo poco que tenian asi es el mundo llenos de niños viviendo en la miseria pero amiga no podemos hacer na lo pueen los poderosos que inventan maquinas pa matar y gastan fortunas en ellas, los poderosos deberian de pensar que hay muchas criaturitas que no tienen lo necesario ni una infancia bonita muuu buena entraita disculpa mi tardanza en venir besitossssssss

    ResponderEliminar
  29. Algo puede cambiar.

    Cada uno aporta un poco o mucho.Pero no bajar

    los brazos.

    En un punto, nos encontraremos todos.

    Enigma del resultado ?? Te saludo desde el mar.

    ResponderEliminar
  30. Enteramente de acuerdo con los poetas Taty y Eduardo, no podemos dos cosas: Cambiar aquellas vidas inmersas en la pobreza ni abusar de lirismos proclamando nuestra sensibilidad a ultranza de sus precariedades. El asunto es proponer, hacer. Como sea, tu llamado siempre es oportuno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Enteramente de acuerdo con los poetas Taty y Eduardo, no podemos dos cosas: Cambiar aquellas vidas inmersas en la pobreza ni abusar de lirismos proclamando nuestra sensibilidad a ultranza de sus precariedades. El asunto es proponer, hacer. Como sea, tu llamado siempre es oportuno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Enteramente de acuerdo con los poetas Taty y Eduardo, no podemos dos cosas: Cambiar aquellas vidas inmersas en la pobreza ni abusar de lirismos proclamando nuestra sensibilidad a ultranza de sus precariedades. El asunto es proponer, hacer. Como sea, tu llamado siempre es oportuno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Estoy con añil y con El Gaucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  34. Esos días encontrados son los que pueden cambiar las cosas, y despertarnos del letargo...
    Besos, Marinel.

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog