Y si llegáis, pies, al límite del cansancio y el vivir no se aviene a dejar vuestra huella en la orilla los días, no temáis el olvido de vuestro paso. Yo os sabré siempre mi soporte, mi pasaporte por parajes de ensueño y por sueños sin abandonar el refugio de las sábanas. Pies, partiremos juntos. Conmigo vendréis hacia ignotos caminos...
Marinel.

miércoles, 18 de abril de 2012

Amapolas...

Dicotomía es el recuerdo diluido.
Un paso al frente en la batalla de olvidarnos.
Caímos en la trampa de ilusiones venidas de ambos flancos.
Izamos la bandera antes de cerciorarnos.
Oculto el enemigo sonreía.
dispuesto a ajusticiarnos.
Fue lanza en nuestro pecho aquel engaño.
Ahora este paisaje ya es aquel.
Ya ves…
El campo está minado
de rojas amapolas que rezuman
los besos de tus labios
y mis labios.

Imagen de la red.

41 comentarios:

  1. Preciosa batalla si las armas son las amapolas y las heridas vienen rebosando labios y besos.
    Muy hermoso, feliz día.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. y no tan diluido el recuerdo cundo hacen que broten bellos versos en un campo de batalla entre amapolas rezumando tus besos en sus besos.
    Precioso, apasionado y lleno de espectacular dulzura.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. las amapolas son una de mis flores predilectas !!! y tu poema las coloca en lo prufundo del sentir...me llevo la imagen a mi carpeta de amapolas y la loa la guardo en mi corazon !!!! Un abrazo Marinel de Begoña

    ResponderEliminar
  4. No todo es como parece de sencillo. Perder para ganar es una buena victoria.

    abrazos

    ResponderEliminar
  5. Y pobre de aquel que no haya librado batalla semejante. Eso sí es realmente doloroso.

    ResponderEliminar
  6. Batallas que se van perdiendo por engaños y traiciones. seguros izamos la bandera dentro de un campo minado de amapolas. Esos besos que son rehenes, pronto serán conquistadores de aquel espacio.
    Un abrazo, Marinel.
    Una maravilla de bombardeos de sentimientos.

    ResponderEliminar
  7. Marinel, una poesía llena de imágenes, imposible eludirlas, ese campo de amapolas en flor, es increíble, no se me va de mi imaginación.
    Gracias por ello.

    ResponderEliminar
  8. Amapola, dulcísima amapola... hermosa la canción y mucho mas si tu la relacionas con un beso de amor, dulcísima Marinel...!

    Hermoso poema, muchacha

    Un beso

    Federico

    ResponderEliminar
  9. Siempre me gustas, Marinel; hoy de forma especial.

    ResponderEliminar
  10. Dulce guerra, la de las flores.

    Hermoso poema.



    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. una batalla en que ambos no estban seguros , sin duda el resultado es una recaída y volver a empezar

    encantador poema Marinel
    felicitaciones


    besitos y luz

    ResponderEliminar
  12. A veces la bandera no es tan blanca como parece y la levantamos antes de tiempo.
    Bellísimo, te dejo un fuerte abrazo, bonito miércoles.

    ResponderEliminar
  13. Se ha alzado el tiempo de las amapolas rojas...
    Las dicotomías y las banderas se han quedado obsoletas.

    Besos, Marinel-.

    ResponderEliminar
  14. Hola Marinel...¡Bello poema!
    Me ha encantado porque la separaciones no significan que dos seres se vuelvan enemigos, sino que puede surgir un hermoso sentimiento, tan bello y sublime como un campo de amapolas.
    Recibe mi cariño y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Las amapolas con su sencillez, son un canto a la esperanza... Marinel, en las batallas del amor, se mide la grandeza de las almas, y tu poema refleja la de la tuya.

    Un abrazo con mi cariño.

    ResponderEliminar
  16. Todo son experiencias, pero que nunca se pierda la capacidad de amar ni se tenga miedo para la próxima vez.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. En la batalla del olvido, las amapolas aún rezuman besos...
    Qué hermoso poema !! Un placer reparar en "tus letras derramadas", Marinel.
    Gracias por tus visitas, y por subirte a mi Barco de Papel. Un beso

    ResponderEliminar
  18. Bello poema!! Dificil es olvidar pero no imposible. Que bella son las amapolas!!

    ResponderEliminar
  19. La guerra entre dos fuerzas combatientes da batalla al amor que trae sinsabores, deja huellas y discordias, pero que renace ante una flor entre abrazos y besos.

    Saluditos

    ResponderEliminar
  20. Siempre encuentro en tus letras solidez, y belleza, y emoción, y calorcito, y sencillez... ingredientes básicos de la buena literatura. Marinel, me encanta leerte.

    ResponderEliminar
  21. … no por ello han dejado de brotar las amapolas…rezuman los besos…

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  22. Recuerdo las amapollas de mi niñez, en estos tiempos no son tan comunes
    Mucha ternura en esta batalla
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Hola Marinel, leía el título de tu blog... y eso de intentos de poesía te queda chico linda... ten por seguro que escribes poesía.
    Este poema en particular me gustó mucho, volveré para releerlo que es lo que hago con aquello que es bueno.
    Besos al alma.

    ResponderEliminar
  24. Dan ganas de ser un soldado herido en ese campo de amapolas donde se confunde la sangre con los besos...
    Precioso Marinel!
    Un bso

    ResponderEliminar
  25. Todo es hermoso, el primer verso está limado por los dioses.


    Un beso grande.


    SIL

    ResponderEliminar
  26. Simplemente encantador :)

    Eres maravillosa con los versos...te salen de forma nata y sublime.

    Besitos cariñosos

    ResponderEliminar
  27. Me encanta ese juego, aparentemente contradictorio, de emociones que, de sublimes, adquieren una dimensión poética que se convierte en romanticismo épico con ese hermosísimo final.
    Todos los que hemos sufrido alguna vez por amor comprendemos perfectamente el eje central de este hermoso texto; siempre hay un enemigo a la espera, da igual que sea físico o solamente un freno mental y siempre hay, también, un esfuerzo por olvidar que será inalcanzable, porque el verdadero amor se nos pega al alma para toda la eternidad.
    Un abrazo bien grande, amiga mía.

    ResponderEliminar
  28. Ya ves, cuando las lanzas ya no encuentran carne que sajar ni sangre que derramar, todo se torna amapolas.
    A campo abierto verde enrojecido.
    Impecable, Marinel.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  29. Los ires y venidas de la vida
    son campo de batalla que unas veces se gana y otras se pierde
    pero si en él surgen campos de
    amapolas que rezuman besos
    resurge la esperanza.


    Abrazos

    ResponderEliminar
  30. Que bello escrito a pesar de su contenido un poco triste pero con un final bello de besos de amapola, precioso como siempre.

    Besos querida amiga que estés muy bien.

    ResponderEliminar
  31. Q belleza tus letras u q bellas amaolas q rebosan de plenitud

    Besos

    ResponderEliminar
  32. Nunca hay que izar la bandera de la victoria. La guerra del amor es una sucesión de batallas...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. He estado hablando con ella el lenguaje del cuerpo y las normas sociales. Pero quiero el de los amantes y los amigos.

    ResponderEliminar
  34. La unión con la Tierra nos hace indivisibles; la unión con el cielo también. Somos el quinto elemento, pero el gran obviado. La dicotomía perfecta.

    Las banderas nunca llegan hasta el tope, se quedan a medias. Y caer entre el opio no será lo peor, porque acabará con nuestras obviedades. Además, la sangre también es roja.

    Dicotomía es --también-- que no te vea cuando te hablo.

    Te hablo.

    Un abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  35. Bonita canción y preciosas palabras...un beso desde Murcia...seguimos...

    ResponderEliminar
  36. El desengaño siempre deja heridas rojas sobre el campo de batalla... poco a poco las heridas se cierran y queda el dulce recuerdo de los besos que se dieron sin pensar en otra cosa que el presente...

    Un abrazo Marinel :)

    ResponderEliminar
  37. Si quieres mas fotos de amapolas tienes disponible todas las mias.....

    ResponderEliminar
  38. Si quieres mas fotos de amapolas tienes disponible todas las mias.....

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog