Partiremos, no lo dudéis. Pasará el tiempo raudo llevándonos a la cima del recuerdo, pero no lo haremos solos, partirán con nosotros los sueños.
Marinel.

viernes, 27 de abril de 2012

Cuento minimalista.


Una vez más amanece, un día nuevo se abre repleto de matices de sobra conocidos, otros, acechando inquietos deseosos de ser descubiertos, como niños atrapados en el juego del escondite.
Son horas maternales con besos, los arrumacos y las cosquillas hasta que la risa estalla iluminando más que el sol, todos los rincones de la habitación de nata y fresa.
Y el camino por delante. La misma ruta que nuestros pies podrían seguir solos, pero nosotras acompañamos con esas charlas íntimas entre madre e hija que tanto nos gustan.
Viene el parque por donde crecen a borbotones los árboles y las flores y allí, en ese mágico lugar de nuestros-más tuyos que míos, en los que estoy alquilada- días colegiales, salimos a inventarnos, como siempre y sin cansarnos, los cuentecitos pequeños de rimas sencillas:
Yo-¿Empiezas tú?
Sandra-¡Vale!
Sandra-En ese arbolito pía un pajarito.
Yo-Llama a  su mamá, que se quedó detrás.
Sandra-En las flores moradas se esconden mil hadas.
Yo-Que duermen aún ¡tan regaladas!
Sandra-Saldrán de paseo llenas de perfume.
Yo-Y harán que la pena se esfume.
Sandra-Los árboles están calladitos.
Yo-Esperan al sol que les da calorcito.
El parque se queda con nuestros pasos ya dados mientras se aproxima un griterío infantil saliendo a recibirnos parte de él. Las niñas y madres, hay padres también. Hoy hay monitores que os llevan de excursión, jóvenes que os harán disfrutar del día.
Todos uniformados con vuestro chándal, gorras, y las mochilas cargadas de esa infantil felicidad que se os desprende impregnándonos a los adultos a los que tanta falta nos hace.
Besos lanzados desde la ventanilla del autobús que recojo y te devuelvo con ese amor inmenso e inagotable que siento hacia ti.


Imagen de la red.

18 comentarios:

  1. ¡Cómo me has hecho retroceder hasta la infancia de mis hijos, la puerta del cole, los sábados por la mañana en la Casa de Campo, la búsqueda de flores silvestres con las que regresar a casa para sorprender a la mamá, los juegos, los cuentos, los diálogos, la preguntas... la vida misma!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bello es este cuento con sabor a cotidianeidad maternal! Es un amor inmenso e inagotable que vibra con sus gozos y con lo mínimo que requieren para ser felices: nuestra presencia, nuestra mirada amorosa, nuestros mimos, nuestros juegos. Todo lo que se convierte en un estadillo de risa pura que celebra el estar y ser juntos en el mundo.

    Un beso, Marinel.

    ResponderEliminar
  3. Que bonito!
    Me has hecho recordar a mis sobrinos. Las tardes que bajo al pueblo y voy a recoger a la guardería al pequeño Arnau... esa felicidad que se contagia, esa sonrisa y esas ganas!
    Ojala nunca perdieran esa inocencia y esa vitalidad...
    Sin ellos el mundo seria mucho más gris.

    Besitos mediterráneos, desde Girona.

    ResponderEliminar
  4. Cotidianeidad llena de poesía y ternura, viendo la realidad con otros ojos. con otra mirada...

    ResponderEliminar
  5. Hola ¿se puede?
    Siempre que vengo encuentro un recuerdo al que engancharme...
    Bendita infancia cuando es vivida con amor...
    Precioso texto, preciosa bailarina.
    Besitos de esos de siempre, de colores.

    ResponderEliminar
  6. Un cuento muy sencillo y hermoso que nos hace brotar una sonrisa a las que ya tenemos los niños crecidos y emancipados. Bueno, ahora a esperar los nietos:)

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Fue como volver a la infancia, me encantó leerte.
    Te dejo un fuerte abrazo y te deseo un hermoso fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Precioso el juego de palabras entre Sandra y Marinel y preciosa la forma de enseñarla a soñar y a escribir.

    Me ha gustado mucho, tierno, imaginativo y lleno de luz.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  9. Un cuento lleno de Ternura y momentos inolvidables. Esos juegos, esa predisposición a ser felices sin ningún tipo de traba.
    Precioso, Marinel. Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por poner un toque de alegría y luminosidad a un dia oscuro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Gracias por tu cuento, nos regresa a nuestra infancia y siempre hay recuerdos que nos haces ser felices
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  12. Gracias por regresrnos a la infancia, a la inocencia
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Cuanta ternura! Me encantaría ser madre por un día, solo para sentir lo que tu sientes.
    un bso

    ResponderEliminar
  14. Gracias!
    Se me vino todo el amor de golpe pensando en mi niña excursionista y tuve que escribir algo al respecto.
    Yo y mis espontaneidades.
    Me ha resultado curioso,aunque lo imaginaba,que mis comentaristas de este arrebato,fuesen pocos y mayoritariamente mujeres...
    Gracias a Francisco,Saudades y Spaghetti,por ponerse en situación de ternura maternal sin prejuicios.
    Y a todas las damas también,faltaría más!
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Mira, te he leído con una sonrisa dibujada en mi cara, imaginando esas escenas, sintiendo esos pasos, esas charlas, esas miradas, esos momentos que una a la otra os regaláis...

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  16. También las palabras sirven para explicar lo que solo el silencio puede explicar.

    Es un relato precioso.

    Un abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  17. El dulce minimalismo de las grandes cosas de la vida, las más importantes; los recuerdos de la niñez son eternos y siempre volverán a nosotros cuando más los necesitemos y así será hasta la llegada d e la ultima excursión de la vida en la que volveremos libres a esos hermosos jardines.
    conmovedor, amiga mía.

    ResponderEliminar
  18. :)

    Ese es el único amor incondicional que nos ata a la vida.

    Besos, Marinel.

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog