Y si llegáis, pies, al límite del cansancio y el vivir no se aviene a dejar vuestra huella en la orilla los días, no temáis el olvido de vuestro paso. Yo os sabré siempre mi soporte, mi pasaporte por parajes de ensueño y por sueños sin abandonar el refugio de las sábanas. Pies, partiremos juntos. Conmigo vendréis hacia ignotos caminos...
Marinel.

jueves, 6 de octubre de 2011

Desbaratado...

Nos encontramos no hace mucho tras más de veinte años sin vernos. A pesar del paso del tiempo sobre nosotras, nos reconocimos de inmediato. Fue una alegría inmensa. Quedamos en vernos. Nos hemos visto y como suele suceder en estos casos, los recuerdos han venido en tropel a socorrer silencios avezados que intentaban colarse entre nosotras.
En medio de la bruma del pasado, nos apisona sin remedio la amargura de un suceso que trastocó tu vida e hizo trastabillar mis ideas algo ingenuas sobre la vida...
Me dices que ella, su novia, venía a menudo a tu casa, pero acababa por marcharse anegada en lágrimas...así, de a poco acabaron sus visitas y nada más supistéis.
-Se la tragó la tierra. En cierto modo murió con él...
Él; era tu hermano. El que no supo o no tuvo oportunidad de darse otra oportunidad. El que trajo una vejez prematura a los rostros de tus padres, al tuyo, al de la mujer que lo amaba...
Yo anduve confusa ante la situación nueva y escribí entonces, lo que con afan he buscado ahora entre mis escritos de aquella època , para plasmarlo hoy aquí,como antes, como siempre...
A mi modo...

Se precipitó al vacío como un saco de peso descomunal al que la fuerza de gravedad, atrajo rápida e indefectiblemente hacia la tierra. El tiempo se tradujo en pocos minutos de descenso, tan veloz fue, que en un visto y no visto, sus huesos quedaron deformados en la planicie antes lejana.
Una pierna aquí, otra acullá. Un brazo irrisoriamente colocado, el otro convertido en miles de bracitos. Su cabeza le produjo la sensación de sonajero repleto de bolitas en constante movimiento. De sus ojos brotaban lágrimas, no acertaba  a saber si por el aire en su rostro al caer o por toda la tensión, la ilimitada pena alojada tanto tiempo en su interior, que al fin y como él, había estallado.
Por unos segundos, terribles segundos, deseo caer de pie-como los gatos-pero en el último suspiro antes de proceder al declive de su vida, rodó en el espacio intermedio entre el vivir o el morir, haciéndose un ovillo.
¿Un brote de remordimiento? ¿Duda cruel ante lo inevitable? ¿Manera sutil, tal vez, de amortiguar el golpe?
Yaciendo tragicómicamente sobre la dureza de aquella superficie elegida tiempo atrás, comprendió que no importaba nada de lo pensado en la brevedad del recorrido. Ahora era un muñeco de trapo desbaratado e inútil de imposible recomposición.
¿Había valido la pena tanto esfuerzo, tanta meticulosidad en el planteamiento del hecho ya consumado?
Sus ojos se cerraron lentos. Su boca se llenó de jugos desconocidos, sus manos recogieron entre  sus dedos, parte de la arena arremolinada a su alrededor para llevarla consigo allá donde se fuese tras el paso por la vida.
Una lucidez aterradora de postrero final, vino a torturarle…
Mañana el sol saldría de nuevo. Las flores continuarían con su ciclo vital. Los ríos no se secarían. El mar seguiría su ritmo. La música decoraría instantes. Todo, todo ignoraría su estúpido arrebato, su cobardía ante el mundo, su imposibilidad de enfrentarse de cara a los problemas.
Además, estaba el hecho trascendental del dolor producido a los que lo amaban…

 http://www.tartessos.info/mistico/images/Porte_interiori.jpg

23 comentarios:

  1. Una historia desgarradora, tremenda.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Qué tremendo lo que narras,Marinel. Casi que se me ahoga el alma leyéndolo.
    Hay tantas y tantas circunstancias así de desgarradoras en la vida (lamentablemente). El mundo se les hace grande a muchos, es más, no les pertenece,nada les pertenece y el dolor y la amargura que llevan dentro les gana la partida; pero el mundo sigue...(sólo que cuando se te muere alguien tan querido y miras el mundo como continúa en su mover...ay,mejor no sigo).

    ABRAZOS MILES.

    ResponderEliminar
  3. Triste y dolorosa historia ¡ Y¿ quien soy yo para juzgarlo?
    ¿cobardía , quimera, locura , dolor;?
    Aun quedan rescoldos que queman y producen dolor?
    ¿para que soplar sobre cenizas'
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Una historia de vida terrible. Y desgraciadamente se repite por distintos motivos. La has narrado con respeto y me parece que así debe ser, nadie puede juzgar esos corazones perdidos.

    Un abrazo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  5. Suscribo el comentario de Andre.

    ResponderEliminar
  6. Pero qué maravilla de descripciones! Me ha encantado la materialidad que hay en ellas como cuando hablas del sonajero, o de un "brazo irrisoriamente colocado", me ha gustado mucho porque pareces abordar un agónico momento, del último momento y ese contraste entre lo material de la forma y lo espiritual del discurso me ha parecido fascinante.
    Ah! y bueno, dices que puedes parecer exagerada, pues entonces prepárate conmigo (sonrío) que me tengo que coser las emociones cuando comento a muchos de mis compañeros.
    Me alegra un montón haberte descubierto!

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  7. Tremendo hecho, lo que tan bien relatas.

    Pero no culpo al suicida por el daño a sus seres queridos. No se piensa asì en esos momentos.

    Se piensa que se los està dañando, permaneciendo en vida.

    Y se acaricia esa decisiòn.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. la realidad es más dura que la ficción

    ResponderEliminar
  9. Hola Marinel!! Que tristeza amiga. tus palabras emocionan. La vida sigue pero el que queda no sé como lo hace. Muy bueno.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  10. Perdí a uno de mis mejores amigos durante la adolescencia así...
    El vacío es terrible.
    Besos, Marinel

    ResponderEliminar
  11. Tremendo, pero no soy juez ni verdugo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Nunca suelo quedarme asombrado con un relato, pero de veras te digo que este ha sido, por la estructura, por la manera de contarlo, por todo, uno de los mejores que leí nunca. Felicidades.

    ResponderEliminar
  13. Es tremendo el relato pero juzgarlo es ponerse al lado de esa historia personal.Que bien lo haces Marinel.


    un fuerte saludo

    fus

    ResponderEliminar
  14. Cuando tenía 22 años perdí a mi amigo de toda la vida, así es la vida que
    nos toca vivir, unas veces con alguna alegría y otras muchas muy triste y muy dura.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Amiga Marinel, como dije antes, la vida es una inmensa llanura llena de barrancos donde cabe todo. Lo mejor no contarlo porque mientras lo contamos estamos sin pensarlo, sumergidos en ese abismo.
    Un abrazo amiga.
    Gracias por compartir.
    Jecego.

    ResponderEliminar
  16. Querida Marinel, el relato es impactante y conmovedor...enigmas que se van a la eternidad... ¡Triste!
    Te dejo mi abrazo sincero.

    ResponderEliminar
  17. A veces somos egoistas y no pensamos en el daño que hacemos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. ¡Estremecedora y dolorosa historia, Marinel! Pero no lo voy a juzgar porque no soy quien para hacerlo. No le habrá sido nada fácil tomar una determinación de semejante magnitud; sin dudas, en un estado de desesperación y aturdimiento no logró encontrar otra salida. Para los que quedan, habrá sido una absurda sinrazón pero no estuvieron ni en su piel ni en su mente. Hay situaciones que escapan a nuestra comprensión: sólo suceden y difícilmente podamos hacer algo para evitarlo. Un beso grande, amiga!!!!

    ResponderEliminar
  19. Ante cosas asi, amiga, no hay palabras...

    Creo que nunca entenderemos los misterios de la vida... Todo es demasiado complicado...

    La vida es bella, pero muy, muy, complicada...

    Y algunos, no lo resisten

    Un abrazo fuerte, Marinel

    ResponderEliminar
  20. Al publicar esta entrada,lo hice desenterrando este escrito de entonces,algo retocado,perfeccionando el lenguaje y la forma de escribirlo,ya que voy aprendiendo a fuerza de escribir.
    La esencia es la misma,el hecho terrible al que tuvo que enfrentarse esa familia y el entorno más próximo.
    Yo formaba parte de ese entorno,porque su hermana era compañera de trabajo y amiga y quedé totalmente impresionada.
    Hay seres cuyo deterioro físico o mental,no importan las causas e incluso la mayoría de las veces,se desconocen, les llevan a hacer algo así y los de alrededor advierten asustados que pueda suceder.
    No era el caso.Era un joven lleno de vida y simpatía, a punto de casarse, con todo preparado para ello y la novia,una chica estupenda,lo amaba profundamente.
    Así pues...¿cómo esperar semejante desenlace?
    Me hiere aun recordarlo,pero más me duele ver que a ella,mi amiga,no le ha sido posible olvidar.
    Y claro...¿cómo olvidar algo así?
    Jamás lo juzgué ni creo que nadie lo hiciese,es sóloque nadie lo entendió;lo entedimos.
    Gracias a tod@s,como siempre,por vuestros comentarios.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Tremendo, desgarrador Marinel, he vivido bastante cercano algo semejante y me quedo sin palabras...Tan bien descrito y con tanto detalle, ufff, terrible.

    He entrado en un mal momento, pero desde luego,reconozco que escribes maravillosamente bién.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Lo pincelaste, Marinel.

    Este instante de lucidez antes del final es lo que más impacto me causó.

    Felicitaciones. Magnífica la puesta de esta historia.

    Otro beso


    SIL

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog