Y si llegáis, pies, al límite del cansancio y el vivir no se aviene a dejar vuestra huella en la orilla los días, no temáis el olvido de vuestro paso. Yo os sabré siempre mi soporte, mi pasaporte por parajes de ensueño y por sueños sin abandonar el refugio de las sábanas. Pies, partiremos juntos. Conmigo vendréis hacia ignotos caminos...
Marinel.

domingo, 2 de octubre de 2011

Domingo de cuento.


Ya se acerca el día con su sonrisa, viene con paso firme por la cornisa a instalarse de lleno en mi vereda donde guardo dos sauces llenos de pena.
¿Dónde vas Marinel  con tu camisón?
No dejes que el corazón viva con prisa y vuélvete a los parajes del dormitorio, donde sábanas suaves guarden tu piel del relente nocturno que se quedó en el ambiente de la habitación.
Shhhh, cierra los ojos muy despacito, que ahora y aquí tan suavecito, contaremos el cuento del avioncito que se perdió en la noche:
Estaba solito vagando desolado por las estrellas. LLoraba desconsolado limpiándose la nariz perdido el rumbo, mientras las luminosas muy apenadas tomaban la decisión de ir tomando la formación adecuada para guiar al avión. Hicieron una pista de luces hasta la tierra, por donde el avión chiquito se deslizó, y al llegar a su hangar, muerto de sueño y sin olvidar, se giró hacia el cielo ya sin llorar encendiendo  las luces de su “nariz”  en parpadeo agradeciendo el gesto de sus amigas.
Qué contentas se fueron las rutilantes, camino de su lecho ahora menguante a punto de desaparecer devorado por el alba. El sol apremió su marcha, mira la luna atenazada, pero en el fondo de todo, la sensación de haber hecho algo bueno, la hace sentir afortunada.
Ese día tardó mucho en amanecer…
No quiso éste que las estrellas no pudiesen marchar junto a su mamá, esa luna de plata que una noche lejana hizo novillos y marchó a las montañas del horizonte, para hacer el amor con su galán, esa estrella diurna a la que amaba y que tanto la amó, que de a poco nacieron estrellas a borbotones iluminando el negro por  sus rincones.
Ya la luna sonríe al ver sus niñas, producto del amor entre dos astros enamorados que no pudiendo convivir…idearon una forma de permanecer unidos y ser felices…  
Son esos sauces que reposan en mi vereda con sus hojas llorosas, muertas de pena.

http://us.123rf.com/400wm/400/400/alessandro0770/alessandro07701010/alessandro0770101000005/7966824-los-sauces-llorones-se-refleja-en-el-lago-del-parque-central-nyc.jpg

21 comentarios:

  1. Un precioso cuento muy apropiado para esta mañana dominical, soleada y algo fresquita que ya anuncia los vientos de otoño.

    Me ha encantado Marinel, escribes muy, muy bonito, felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Este texto hace que el domingo sea aún más bonito.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Son cuentos que un poco adaptados a la edad de mis nietos les narro. Quedo como dios.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Esos sauces llorones siempre me han fascinado y más el cuento dominical que hiciste con él. Gracias por el regalo.
    Besos, Marinel.

    ResponderEliminar
  5. Te felicito porque impregnaste de luz y magia cada palabra de este hermoso cuento.
    Cuánta belleza y ternura destilan ese avioncito y esa luna lunera.

    Un fuerte abrazo, me encantó.

    ResponderEliminar
  6. Precioso cuento, relatado con poesía que implicas al propio universo como protagonista junto con los sauces del día.
    Un beso Marinel.

    ResponderEliminar
  7. Me fascinan los sauces llorones desde muy chiquita.
    Ameritan cuento y éste es precioso.


    Besos mil


    SIL

    ResponderEliminar
  8. Que bello y tierno cuento querida amiga que lindo poder leer tan dulce escrito me gusto mucho.
    Besitos de colores que tengas un feliz domingo.

    ResponderEliminar
  9. Un fantastíco relato, muy creativo.


    Lee en mi blog la Obra lírica teatral: Luna deleita entre las mazmorras Oscuras de una
    Hermandad Vampilírica. (Humor)

    PD: Tu presencia en la mesa de esta tertulia seria placentera. Gracias si decides visitarme y quedarte como seguidor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Mi querida Marinel: Es verdad que es un bello cuento en donde jugando aviones, estrellas y luna se perpetua un amor que deja sus huellas en la vereda para que tú puedas observarlas.

    Precioso y dulce.

    Brisas y besos.

    Malena

    ResponderEliminar
  11. Un bonito cuento lleno de dulzura y amor por todas partes.

    Buen comienzo de semana, besos.

    ResponderEliminar
  12. me gustan los cuentos y más en domingo por la tarde.

    ResponderEliminar
  13. Hola Marinel Un relato precioso, yo también volvería a las sábanas suaves para que me cuenten ese cuento lleno de dulzura.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  14. De regreso y este domingo me atrapa con la magia de tu cuento. Tal vez seamos un poco ese avioncito perdido...

    Saludos grandotes, Marinel. Que tengas linda noche.

    ResponderEliminar
  15. Despertar a los recuerdos, bonito modo de despertar el día.

    Un abrazo Marinel

    ResponderEliminar
  16. Ais que cuentito mas bello!
    Cuanta ternura desprende...
    Y esos sauces, esas estrellas,la luna y el sol.. si es que no le falta detalle, pero sobre todo loque tiene es mágia.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  17. Marinel que bonito cuento, me encantó el relato del avioncito y los sauces me trajo bellos recuerdos.
    Buena semana!
    Besitos
    Mabel

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué ternura! Felicito tu cuento,Marinel.
    Buena idea y creatividad para un domingo...

    Abrazos miles!

    ResponderEliminar
  19. Marinel...¡Qué bonito cuento! perfecto para un domingo que nos invita a soñar en la camita...me impresionó saber que las estrellitas también tienen mamá...recibe mi cariño y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  20. que lindo y mágico tu cuento yo que lo leo hoy lunes por la mañana me ha dejado una paz y una energía para empezar el di ..
    que delicia pasar por aquí gracias cariño por dedicarnos estas bellas palabra

    besos y sonrisas con todo mi amor que pases un buen dia.

    ResponderEliminar
  21. Gracias de nuevo,como siempre y a tod@s.
    Besos.

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog