Partiremos, no lo dudéis. Pasará el tiempo raudo llevándonos a la cima del recuerdo, pero no lo haremos solos, partirán con nosotros los sueños.
Marinel.

jueves, 13 de octubre de 2011

Ser o sentirse.

Hubo una vez un pájaro  apostado en mi ventana. Me miraba. Lo miraba. Comenzó con sus trinos una tarde cualquiera, acudió a mi regazo una mañana feliz y quedó dormido en la cuna de mis manos.
Lo arrullé como a un sueño hecho realidad. Colmé de mimos sus alas, alisé sus plumas, tejí sus desvelos haciéndole una colcha mullida para sus  ilusiones, deslicé poemas entre sus patas, abrillanté su pico con besos nuevos inventados para él.
Fuimos tanto el uno para el otro, que acabé confundida no sabiendo dónde acababa yo y comenzaba él  o viceversa.
Diluimos instantes de vendavales en caldo de buen olvido, dándole sorbos pequeños para saborear nuestro a solas. Dibujamos vuelos imposibles debido a la carencia de mis alas, pero él, en su altruismo, me prestaba las suyas y aun sin moverme, surcábamos altos cielos de amaneceres de días, planeábamos a ras del suelo en noches consteladas y traviesas en las que las horas hacíamos tránsfugas.
Como ave libre que era, se hacía eco en la lejanía del horizonte, para volver por el mismo hasta mis manos abiertas.
Siempre lo esperé como se espera la felicidad…
Con impaciencia.
Un día, sin embargo, se hizo ausencia permanente. El cielo palideció persiguiendo su vuelo dejando tras de sí, una  estela  de ida impenetrable.

http://1.bp.blogspot.com/_i5YawJLVkuo/TEcTueM6QVI/AAAAAAAABso/dGo8i9g7H4s/s320/PEREZ+CECILIA.jpg

38 comentarios:

  1. Siempre he deseado ser ave, planear, otear el horizonte, volar bajo a la altura de las olas del mar, pero lo que son las cosas, tengo miedo a las alturas, tampoco soy libre como ese ave que mimabas, me atan demasiadas cosas que me impiden volar y perderme.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hermoso! muy hermoso texto que nos habla demasiado a cada uno, nos habla de alcanzar ese vuelo imaginado en sueños, un vuelo que se eleva hasta lo indescifrable,lo indecible... haciendo irresistible no vivir la experiencia completa. Nos habla de ansias de libertad... aunque sea probar por una sola vez eso tan anhelado.

    Sabes que estás escibiendo cada vez mejor, en mi opinión personal.
    Te felicito por tu sensibilidad,Marinel. Y tu destreza, que queda más que manifiesta en esta prosa.

    Abrazos miles!

    ResponderEliminar
  3. Has tenido en tus brazos un niño has sido niña entre sus alas , y ese niño se convirtió en amor y en cariño, . y cuando es auténtico
    porta la generosidad de la libertad. Quien puede como tú haber disfrutado del infinito.
    Dejó tras de sí estelas de amor.
    ¡Precioso!
    un beso

    ResponderEliminar
  4. Qué grande, qué hermoso, qué manera de describir lo indescriptible.
    Bravo.

    PD-Estuve en la anterior manifestación y procuraré estar en esta, creo que hay que decir basta, antes de que terminen por aniquilarnos con la violencia económica que nos imponen.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Querida marinel,
    como siempre, me quedo prendada de tu manera de sumergirnos en deliciosos terciopelos y arroparnos con las más dulces palabras.
    Volar por tu blog es un placer y un disfrute de los sentidos.
    Muchas gracias, querida amiga, por hacernos "sentir".
    Recibe el más tierno de los abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Hola marinel!! Me pareció precioso, lleno de poesía y fantasía. Cómo me hubiera gustado volar como un ave...
    Lamentablemente todo tiene un final.
    Hermoso
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  7. No importa cuán lejos haya volado ni cuánto tarde, tu cariño dejó indicado el camino, y por muy débil que sientas su canto, tarde o temprano siempre volverá a tu ventana. Los pájaros nunca olvidan el árbol donde fueron felices.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Marinel cariño que bello..no he podido evitar emocionarme porque me ha recordado a unos de mis agapornis que esta semana se fue al cielo convertido en ángel..
    y tu poesía a despertado en mi mucho sentimientos..
    que tengas un lindo dia preciosa.
    muchos besos y sonrisas...

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. En algún lugar seguirán sus vuelos, y aún sentirá las caricias de tus manos porque en su otro mundo, ese de vuelos del alma, podrá decir que encontró el amor, en tus besos y en tu regazo.

    Un beso de un pajarraco en su nube

    ResponderEliminar
  13. Marinel cariño que mi ordenador se ha vuelto loco y me las ha publicado por doble no por tiple jaja..

    ResponderEliminar
  14. Ser vuelo, sentirse volar en otras alas...que bello lo has escrito, Marinel.

    Un saludo enorme. Que tengas linda tarde.

    ResponderEliminar
  15. Preciosa historia Marinel, me has hecho recordar un pájaro azul que recogí herido una vez y lo cuidé hasta que pudo volar, se marchó, como el tuyo, nunca más volvió, pero estuvo como un mes libre yendo y viniendo hasta mi hombro... En el fondo sabía que un día no volería más... Cuando pienso en él, me gusta sentirlo libre en no se sabe dónde... Y después no han sido pájaros sino personas, esa es la alegoría de la que aprendemos constantemente. Me ha encantado leerte, amiga. Me gusta mucho tu blog. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Muy bonito, se degusta una vez más de forma relajada. Tus textos son auténtico bálsamo camino del relax total, pese a que este parece contener moraleja inquietante. Veo que te superas a cada intento. En este caso concentras un a cuestión dulce y amarga a la vez. Cést la vie, supongo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  17. Bonito y triste.

    A veces no se vuelve. Se pierde el camino de regreso.

    Es la vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Regla tonta: cuanto mejor vuela, menos se queda.

    No compréis halcones a vuestros hijos.

    ResponderEliminar
  19. Muy bueno, muy conmovedor y tierno.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. PRECIOSO!!! Marinel
    es una prosa emotiva, exquisita en sus imagenes
    FELICITACIONES


    besitos y feliz semana

    ResponderEliminar
  21. Hola Marinel...¡Hermoso! Es una prosa mágica donde el amor desinteresado despliega sus alas en completa libertad...aunque el avecilla no vuelva, seguro nunca olvidará...es un placer leerte...QDTB, recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Lo importante es que lo viviste y disfrutaste. Seguro que regresa.

    Muy lindo!

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Simplemente precioso, como todo lo que nos brindas. Un gran trabajo. ¡Felicitaciones! Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Es precioso realmente.
    Se puede aplicar a mil cosas y casos.
    Se me ocurre los hijos, la felicidad... la juventud.

    Lo efímero de lo sublime.


    Besos mil


    SIL

    ResponderEliminar
  25. .....diluimos instantes de vendavales en caldo de buen olvido......Varias veces he leído el texto, y mis ojos se detienen en una eterna constante sobre esta frase.
    Hay que dejar volar para realmente apreciar la libertad.
    Tus textos nos hacen disfrutar siempre de una hermosa estancia en tu pequeña isla (máxime en mis silencios, cuando la reflexión es necesaria, me arropo de ellos).
    Dulces besos.

    ResponderEliminar
  26. USTED SIEMPRE CON SUS GENIALIDADES.
    BESOS

    ResponderEliminar
  27. Que lindo como dos almas se funden en una sola, manteniendo la esencia de ambas... pero juntámndolas.
    Haciendo que sus corazones se unan.
    Un relato preciso.
    Y te sigo sin dudarlo.

    ResponderEliminar
  28. Pero, supongo por lo que leo que te dejó unas alas...una vez que se emprende el vuelo se hace difícil resignarte al suelo. ¡Precioso!


    besito volado.

    ResponderEliminar
  29. Ser, sentirse, desplegar las alas y alzar ese vuelo que se nos niega.
    Cerrar los ojos y compartir ese sueño que aletea a ras del suelo.
    Compartir la felicidad que nos brinda lo efímero, ese instante en el que nos fundimos con aquellas aves libres en la inmensidad de un horizonte lejano pero abierto...

    Besos, Marinel.

    ResponderEliminar
  30. Qué bonito, querida. Y qué triste. Cuando reconocemos que no tenemos alas para volar, vivimos casi de préstamo de quien nos las deja... Pero eso no son alas, sino más bien reflejos. Para volar, hay que colocar pluma a pluma, día a día, la simiente del empeño.

    Gracias por tus palabras.
    Siempre aprendo de ti.

    Besos

    ResponderEliminar
  31. Que bonito Marinel!! Un amor que perdura a pesar de las diferencias, que sufre las consecuencias de la desigualdad.. pero que aun a pesar de todo el amor triunfa... aunque sea por un espacio corto de tiempo...

    Me dió algo de penita el final...

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  32. Marinel Sencillamente hermoso!
    particular maneraq de dejar volar tu imaginación ¡me sorprendes!
    Feliz fin de semana
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. ¡Magnífico relato!
    Te prestó sus alas, compartieron el vuelo hacia el infinito y sigues volando, cada vez más alto, "derramando letras" como sólo tú sabes hacerlo.
    Cariños varios, querida Marinel

    ResponderEliminar
  34. Esos instantes de comunicación..son ancestrales..vienen de la historia del principio de la vida..y se pierden en el futuro..el presente..fue solo un suspiro inolvidable de goce y felicidad..que disfrutaron..
    Abrazote desde el sur

    ResponderEliminar
  35. El alma, el espiritu ansían volar liberados por el espacio infinito al igual que lo hacen los pajaros, y ese es nuestro deseo más íntimo que en ocasiones nos agobia, cuando deseamos ser libres al viento.
    Hermoso poema Marinel.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Has llegado a mi isla.Bienvenido/a. Ahora eres parte de ella...relájate. Estás en tu casa, en tu isla...

Unas palabras profundas...

Ahí afuera, mas allá de ideas de bien o mal,

hay un lugar.

Nos vemos ahí.

Cuando el alma yace sobre la yerba.

El mundo esta demasiado lleno para hablar de él.

Las ideas, el lenguaje, incluso la frase 'cada uno'

No tienen sentido.



"Yalal ad-Din Muhammad Rumi"
















Archivo del blog